La fe­li­ci­dad no es co­lec­ti­va sino in­di­vi­dual. Los in­ten­tos de crear so­cie­da­des fe­li­ces han pro­du­ci­do ver­da­de­ros in­fier­nos.

La Tercera - - MUNDO -

Leí en al­gu­na par­te que una en­cues­ta he­cha en el mun­do en­te­ro ha­bía de­ter­mi­na­do que Di­na­mar­ca era el país más fe­liz de la tie­rra y me dis­po­nía a es­cri­bir es­ta co­lum­na, pres­tán­do­me el tí­tu­lo de un li­bro de cuen­tos de mi ami­go Al­fre­do Bry­ce que ve­nía como ani­llo al de­do a lo que que­ría -bur­lar­me de aque­lla en­cues­ta-, cuan­do ocu­rrió en Co­pen­ha­gue el do­ble aten­ta­do yiha­dis­ta que ha cos­ta­do la vida a dos da­ne­ses –un ci­neas­ta y el guardián ju­dío de una si­na­go­gay mal­he­ri­do a tres agen­tes.

¿Qué me­jor de­mos­tra­ción de que no hay, ni ha ha­bi­do, ni ha­brá nun­ca “paí­ses fe­li­ces”? La fe­li­ci­dad no es co­lec­ti­va sino in­di­vi­dual y pri­va­da –lo que ha­ce fe­liz a una per­so­na pue­de ha­cer in­fe­li­ces a mu­chas otras y viceversa- y la his­to­ria re­cien­te es­tá pla­ga­da de ejem­plos que de­mues­tran que to­dos los in­ten­tos de crear so­cie­da­des fe­li­ces –tra­yen­do el pa­raí­so a la tie­rra- han crea­do ver­da­de­ros in­fier­nos. Los go­bier­nos de­ben fi­jar­se como ob­je­ti­vo ga­ran­ti­zar la li­ber­tad y la jus­ti­cia, la educación y la sa- lud, crear igual­dad de opor­tu­ni­da­des, mo­vi­li­dad so­cial, re­du­cir al mí­ni­mo la co­rrup­ción, pe­ro no in­mis­cuir­se en te­mas como la fe­li­ci­dad, la vo­ca­ción, el amor, la sal­va­ción o las creen­cias, que per­te­ne­cen al do­mi­nio de lo pri­va­do y en los que se ma­ni­fies­ta la di­cho­sa di­ver­si­dad hu­ma­na. Es­ta de­be ser res­pe­ta­da pues to­do in­ten­to de re­gi­men­tar­la ha si­do siem­pre fuen­te de in­for­tu­nio y frus­tra­ción.

Di­na­mar­ca es uno de los paí­ses más ci­vi­li­za­dos del mun­do por el fun­cio­na­mien­to ejem­plar de su de­mo­cra­cia –bas­ta ver la mag­ní­fi­ca se­rie te­le­vi­si­va Bor­gen pa­ra com­pro­bar­lo-, por su pros­pe­ri­dad, por su cul­tu­ra, por­que las dis­tan­cias que se­pa­ran a los que tie­nen mu­cho de los que tie­nen po­co no son tan ver­ti­gi­no­sas como, di­ga­mos, en Es­pa­ña o en Pe­rú, y por­que, has­ta aho­ra al me­nos, su po­lí­ti­ca ha­cia los in­mi­gran­tes, es­for­zán­do­se por in­te­grar­los y al mis­mo tiem­po res­pe­tar sus cos­tum­bres y creen­cias, ha si­do una de las más avan­za­das, aun­que, por des­gra­cia, tan po­co exi­to­sa como las de los otros paí­ses eu­ro­peos. Pe­ro la fe­li­ci­dad o in­fe­li­ci­dad de los da­ne­ses es­tá fue­ra del al­can­ce de las me­di­cio­nes su­per­fi­cia­les y ge­né­ri­cas de las es­ta­dís­ti­cas; ha­bría que es­car­bar en ca­da uno de los ho­ga­res de ese be­llo país y, pro­ba­ble­men­te, lo que re­sul­ta­ría de esa ex­plo­ra­ción im­per­ti­nen­te de la in­ti­mi­dad da­ne­sa es que las do­sis de di­cha, sa­tis­fac­ción, frus­tra­ción o de­ses­pe­ra­ción en esa so­cie­dad son tan va­rias, y de ma­ti­ces tan di­ver­sos, que to­da ge­ne­ra­li­za­ción al res­pec­to re­sul­ta ar­bi­tra­ria y fa­laz. Por otra par­te, bas­ta con pa­sar re­vis­ta a las ma­ni­fes­ta­cio­nes de do­lor, per­ple­ji­dad, an­gus­tia y con­fu­sión en que ha su­mi­do al pue­blo da­nés el úl­ti­mo aten­ta­do te­rro­ris­ta pa­ra ad­ver­tir có­mo, al igual que to­dos los otros paí­ses de la tie­rra, de los más ri­cos a los más po­bres, de los más li­bres a los más ti­ra­ni­za­dos, tam­bién en Di­na­mar­ca la se­gu­ri­dad es aho­ra pre­ca­ria y na­die allá es­tá li­bre de ser ase­si­na­do –o de­ca­pi­ta­do- por la ola de fa­na­tis­mo que se si­gue ex­ten­dien­do por el mun­do igual que esas pes­tes que en la Edad Me­dia pa­re­cían caer so­bre los hom­bres como cas­ti­gos di­vi­nos.

El te­rro­ris­ta, Omar Ab­del Ha­mid el Hus­sein, un jo­ven de 22 años, de ori­gen pa­les­tino pe­ro na­ci­do y edu­ca­do en Di­na­mar­ca, no era, se­gún el tes­ti­mo­nio de pro­fe­so­res y com­pa­ñe­ros, un mar­gi­na­do se­mi­anal­fa­be­to lleno de ren­cor ha­cia la so­cie­dad de la que se sen­tía ex­clui­do, sino –al­go que no es in­fre­cuen­te en­tre los úl­ti­mos yiha­dis­tas eu­ro­peos- in­te­li­gen­te, es­tu­dio­so, ama­ble y “con vo­lun­tad de ser­vir a los de­más”, se­gún pre­ci­sa uno de sus co­no­ci­dos. Sin em­bar­go, for­mó par­te de pan­di­llas y es­tu­vo en pri­sión por atra­cos y vio­len­cias di­ver­sas. En al­gún mo­men­to es­ta “bue­na per­so­na” se vol­vió un de­lin­cuen­te y un fa­ná­ti­co. An­tes de co­me­ter sus crí­me­nes col­gó ví­deos de pro­pa­gan­da del Es­ta­do Is­lá­mi­co –pro­ba­ble­men­te en los mis­mos días en que es­te gru­po de­ca­pi­ta­ba en Li­bia a 21 cris­tia­nos cop­tos só­lo por el cri­men de no ser mu­sul­ma­nes y fil­ma­ba se­me­jan­te ha­za­ña con lu­jo per­ver­so de de­ta­lles- y lan­za­ba fe­ro­ces aren­gas an­ti­se­mi­tas. To­do in­di­ca que sin el valeroso Dan Uzan, que le im­pi­dió la en­tra­da ofren­dan­do de es­te mo­do su vida, el te­rro­ris­ta hu­bie­ra per­pe­tra­do en la si­na­go­ga, don­de se ce­le­bra­ba un bar mitz­vah, una ma­tan­za des­co­mu­nal.

Su ob­je­ti­vo pri­me­ro, cuan­do ata­có el cen­tro cul­tu­ral don­de lo ata­ja­ron los tres guar­dias que re­sul­ta­ron mal­he­ri­dos, era Lars Vilks, el di­bu­jan­te y ca­ri­ca­tu­ris­ta sue­co -Sue­cia es, como Di­na­mar­ca, otro de los paí­ses más ci­vi­li­za­dos, de­mo­crá­ti­cos y prós­pe­ros del mun­do-, a quien los fa­ná­ti­cos is­la­mis­tas per­si­guen con sa­ña des­de que, en 2007, reali­zó una ex­po­si­ción de sus tra­ba­jos en los que Maho­ma apa­re­cía con el cuer­po de un pe­rro. Hom­bre tran­qui­lo, na­da pro­vo­ca­dor, Lars Vilks ha ex­pli­ca­do que no hi­zo aque­llo con el áni­mo de ofen­der las creen­cias re­li­gio­sas de na­die, sino pa­ra ejer­ci­tar una li­ber­tad que con­si­de­ra la irre­ve­ren­cia y el hu­mor cáus­ti­co de­re­chos irre­nun­cia­bles. Lo ha pa­ga­do ca­ro; ya ha si­do víc­ti­ma de dos aten­ta­dos, le han que­ma­do su ca­sa, de­be an­dar pro­te­gi­do por una es­col­ta del go­bierno sue­co las vein­ti­cua­tro ho­ras del día y Al Qae­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.