Es­ta ame­na­za no va a des­truir Oc­ci­den­te. El pe­li­gro es que por pru­den­cia los go­bier­nos oc­ci­den­ta­les co­mien­cen a ha­cer con­ce­sio­nes.

La Tercera - - MUNDO -

ofre­ce un pre­mio de US$ 100 mil a quien lo ma­te (y 50 mil a quien “de­güe­lle” a Ulf Johans­son, el edi­tor que pu­bli­có sus ca­ri­ca­tu­ras).

El ca­so de Lars Vilks es in­tere­san­te por­que mues­tra las am­bi­cio­nes ecu­mé­ni­cas del fa­na­tis­mo is­la­mis­ta: no per­si­gue só­lo res­tau­rar el fun­da­men­ta­lis­mo pri­mi­ti­vo de su re­li­gión en­tre los cre­yen­tes sino in­ter­ve­nir en los es­pa­cios don­de el Is­lam no exis­te o es mi­no­ri­ta­rio a fin de so­me­ter­lo a las mis­mas prohi­bi­cio­nes y ta­búes os­cu­ran­tis­tas. El Oc­ci­den­te de­mo­crá­ti­co y li­be­ral, que ha de­ja­do de con­si­de­rar a la mu­jer un ser in­fe­rior y un ob­je­to en ma­nos del va­rón, que ha se­pa­ra­do la re­li­gión del Es­ta­do, que res­pe­ta la crí­ti­ca y la di­si­den­cia y prac­ti­ca la to­le­ran­cia y co­exis­ten­cia en la di­ver­si­dad, es su enemi­go y un ob­je­ti­vo ca­da vez más fre­cuen­te de sus ope­ra­cio- nes san­gui­na­rias.

Es ob­vio que es­ta ame­na­za no va a te­ner éxi­to ni des­truir a Oc­ci­den­te. El pe­li­gro es que, por pru­den­cia o, in­clu­so, por con­vic­ción, al­gu­nos go­bier­nos oc­ci­den­ta­les co­mien­cen a ha­cer con­ce­sio­nes, au­to­im­po­nién­do­se li­mi­ta­cio­nes en el cam­po de la li­ber­tad de ex­pre­sión y de crí­ti­ca, con el ar­gu­men­to mul­ti­cul­tu­ra­lis­ta de que las cos­tum­bres y las creen­cias del otro de­ben ser res­pe­ta­das (¿aún a cos­ta de te­ner que re­nun­ciar a las pro­pias?). Si es­te cri­te­rio lle­ga­ra a pre­va­le­cer, los fa­ná­ti­cos is­la­mis­tas ha­brían ga­na­do la par­ti­da y la cul­tu­ra de la li­ber­tad en­tra­do en un pro­ce­so que po­dría cul­mi­nar en su des­apa­ri­ción. Por es­te ca­mino to­das las gran­des con­quis­tas de la de­mo­cra­cia, des­de el plu­ra­lis­mo po­lí­ti­co, la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res, has­ta el de­re­cho de crí­ti­ca que in­clu­ye el de la irre­ve­ren­cia por su­pues­to, ha­brían se­lla­do su sen­ten­cia de muer­te. Ya en al­gu­nos lu­ga­res en Eu­ro­pa se ha ad­mi­ti­do el uso del ve­lo is­lá­mi­co, sím­bo­lo fla­gran­te de la hu­mi­lla­ción y dis­cri­mi­na­ción de que es víc­ti­ma la mu­jer en al­gu­nos paí­ses mu­sul­ma­nes, y la exis­ten­cia de pis­ci­nas pú­bli­cas se­pa­ra­das por se­xos, con ar­gu­men­tos que po­drían lle­gar a la de­men­cia de to­le­rar los ma­tri­mo­nios pac­ta­dos por los pa­dres y has­ta la cas­tra­ción ritual de las ado­les­cen­tes pa­ra ga­ran­ti­zar su vir­tud. Cual­quier con­ce­sión en es­te cam­po no sir­ve pa­ra apa­gar la sed de los fa­ná­ti­cos; por el con­tra­rio, los en­va­len­to­na y con­ven­ce de que el enemi­go es­tá re­tro­ce­dien­do, que tie­ne mie­do y se sa­be ya de­rro­ta­do.

La pri­me­ra mi­nis­tra da­ne­sa, He­lle Thor­ning-Sch­midt, en el ho­me­na­je que rin­dió a sus com­pa­trio­tas ase­si­na­dos por el yiha­dis­ta da­nés, re­cor­dó que las ma­yo­res víc­ti­mas del fa­na­tis­mo is­la­mis­ta son los pro­pios mu­sul­ma­nes, a los que los fa­ná­ti­cos ase­si­nan y tor­tu­ran por mi­lla­res en Me­dio Orien­te y en Afri­ca. Hay que te­ner­lo pre­sen­te y sa­ber, por eso, que los eu­ro­peos que como el di­bu­jan­te Lars Vilks se en­fren­tan con co­ra­je al desafío del te­rror, lu­chan pa­ra sal­var de la bar­ba­rie no só­lo a Eu­ro­pa y Oc­ci­den­te, sino a la hu­ma­ni­dad en­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.