La pres­crip­ción del doc­tor

Ro­nald Fuen­tes no que­ría se­guir en el fút­bol lue­go del re­ti­ro. Sin em­bar­go, Re­né Oroz­co, ex pre­si­den­te de la U, lo con­ven­ció pa­ra que asu­mie­ra la­bo­res de en­tre­na­dor. Hoy en­fren­ta a los azu­les, el club que lo for­mó como téc­ni­co y don­de des­ta­có como ju­ga­dor

La Tercera - - DEPORTES - Ma­tías Par­ker Cas­tro Ma­riano Pu­yol Cé­sar Vac­cia

El par­ti­do que hoy se vi­vi­rá en el es­ta­dio CAP ten­drá un con­di­men­to es­pe­cial. No por ver a Uni­ver­si­dad de Chile, ac­tual cam­peón del Aper­tu­ra 2014, tra­tan­do de ga­nar como sea pa­ra es­ca­par del fon­do de la ta­bla, ni me­nos por pre­sen­ciar el glorioso pre­sen­te de Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción, que pe­lea en lo más al­to del Tor­neo de Clau­su­ra 2015.

Lo es­pe­cial se vi­vi­rá, des­de el primer mi­nu­to, en torno a Ro­nald Fuen­tes. El ac­tual téc­ni­co de Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción aca­pa­ra­rá to­das las mi­ra­das por en­fren­tar a la U, equi­po don­de se con­sa­gró como ju­ga­dor y co­men­zó a desa­rro­llar­se como DT.

Su nom­bre es­tá mar­ca­do con le­tras do­ra­das en la his­to­ria azul. Sus tí­tu­los en la es­cua­dra es­tu­dian­til son su me­jor car­tel pa­ra ser con­si­de­ra­do como un his­tó­ri­co. No cual­quier ju­ga­dor tie­ne en su cu­rrí­cu­lum cua­tro tor­neos lo­ca­les y dos Co­pa Chile.

El due­lo, sin em­bar­go, es­tá le­jos de in­quie­tar a Fuen­tes. Como to­da su ca­rre­ra en el fút­bol, pre­fie­re man­te­ner el ba­jo per­fil. Ase­gu­ra que me- dir­se an­te su ex equi­po no tie­ne ma­yor im­por­tan­cia y que só­lo le in­tere­sa que­dar­se con las uni­da­des.

“Es un par­ti­do im­por­tan­te, por la ca­te­go­ría del ri­val, pe­ro pa­ra na­da es­pe­cial. Me preo­cu­pa más que mi equi­po vuel­va al ni­vel de las pri­me­ras fe­chas y que la caí­da an­te Unión La Ca­le­ra sea re­cor­da­da como un pa­so en fal­so”, co­mien­za di­cien­do.

Pe­se a su in­di­fe­ren­cia por en­fren­tar a la ca­mi­se­ta de­fen­dió du­ran­te ocho años, no pue­de ocul­tar que su pa­so por el equi­po que vis­te de azul ter­mi­nó de­fi­nien­do su vida. Qui­zás en la U no lo­gró ama­rrar un mi­llo­na­rio con­tra­to en el ex­tran­je­ro que le per­mi­tie­se ase­gu­rar su fu­tu­ro, pe­ro sí pu­do des­ci­frar la ac­ti­vi­dad que rea­li­za­ría una vez re­ti­ra­do del fút­bol, que se con­cre­tó du­ran­te la tem­po­ra­da 2001, lue­go de su­frir una le­sión a la ro­di­lla.

“Te­nía pro­ble­mas en una ro­di­lla y eso ter­mi­nó ga­ti­llan­do su re­ti­ro. Siem­pre es­ta­ba en­car­gan­do a Es­ta­dos Uni­dos al­gu­nas in­yec­cio­nes y me­di­ca­men­tos. Fue una lás­ti­ma que no si­guie­se ju­gan­do”, re­cuer­da Cé­sar Vac­cia, quien lo di­ri­gió al mo­men­to de col­gar los bo­ti­nes.

Una vez con­su­ma­da su re­nun­cia al fút­bol, el mun­dia­lis­ta no que­ría sa­ber na­da más con el ba­lón. “Cuan­do me re­ti­ré, nun­ca pen­sé en ser téc­ni­co. Que­ría ha­cer otras co­sas y no me veía sen­ta­do en una ban­ca”, re­ve­la.

El de­seo ini­cial de Fuen­tes es­ta­ba le­jos de cum­plir­se. “Los equi­pos de Ro­nald Fuen­tes jue­gan bien al fút­bol y no se com­pli­can con na­da”. “Nun­ca se apu­ró e hi­zo to­dos los pa­sos an­tes de lle­gar a Pri­me­ra Di­vi­sión”. Re­né Oroz­co, pre­si­den­te de Uni­ver­si­dad de Chile en 2001, lo con­ven­ció pa­ra que si­guie­se li­ga­do al fút­bol, asu­mien­do la­bo­res en las se­ries me­no­res del club.

“Al doc­tor Oroz­co le de­bo mu­cho. Él creía que mis ocho años de ex­pe­rien­cia en la U po­dían ayu­dar en la for­ma­ción de los ju­ga­do­res jó­ve­nes del club. Se pre­sen­tó la op­ción de asu­mir el desafío y lo to­mé. Me re­ti­ré un 31 de ju­nio y ya el 3 de ju­lio es­ta­ba di­ri­gien­do. Des­de ahí me pi­có el bi­chi­to de ser téc­ni­co y no pa­ré nun­ca más”, di­ce en­tre ri­sas.

El es­ti­lo Fuen­tes

La di­ná­mi­ca que ha ex­hi­bi­do Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción en el Clau­su­ra 2015 lo tie­ne pe­lean­do en la par­te al­ta del cer­ta­men. Pa­ra Ma­riano Pu­yol, quien es­ta­ba a car­go de la Sub 20 azul cuan­do Fuen­tes co­men­zó en las in­fe­rio­res del club, el equi­po del ex de­fen­sor des­ta­can por el buen fút­bol, con­di­ción que el de­fen­sor cen­tral ya ex­hi­bía como ju­ga­dor.

“Los equi­pos de Ro­nald son si­mi­la­res al es­ti­lo de jue­go que él te­nía como fut­bo­lis­ta. Jue­gan bien al fút­bol y no se com­pli­can al mo­men­to de sa­lir sa­lien­do”, re­cuer­da el his­tó­ri­co ju­ga­dor de la U.

De pa­so, agre­ga que el ac­tual téc­ni­co del Campanil rea­li­za­ba ayu­dan­tías en la S ub 2 0 del e qui po a z ul , cuan­do ape­nas ha­bía asu­mi­do la Sub 14. “Hay téc­ni­cos de Pri­me­ra Di­vi­sión que nun­ca han es­ta­do en ca­de­tes. Ro­nald Fuen­tes pa­só por to­das esas eta­pas en la U y lo hi­zo muy bien. Ayu­dó a for­mar ju­ga­do­res como Ni­co­lás Ca­na­les, Ma­nuel Iturra, Mi­guel Pin­to, Emi­lio Hernández, en­tre otros”.

Otro que ala­ba el equi­po del ex de­fen­sor es Cé­sar Vac­cia, DT bi­cam­peón con los es­tu­dian­ti­les.

“Nun­ca se apu­ró e hi­zo to­dos los pa­sos an­tes de lle­gar a Pri­me­ra. Fue un gran ju­ga­dor y, por lo que se ha vis­to, tie­ne to­da la ca­pa­ci­dad pa­ra trans­mi­tir sus co­no­ci­mien­tos. Tie­ne to­do pa­ra se­guir triun­fan­do como en­tre­na­dor”, re­ve­la.

Así, Fuen­tes se pre­pa­ra pa­ra en­fren­tar al equi­po que lo mar­có como ju­ga­dor pro­fe­sio­nal y, tam­bién, lo ayu­dó a en­con­trar su vo­ca­ción como en­tre­na­dor de la ac­ti­vi­dad que más ama: el fút­bol.

La quie­bra de la U

“Su­frí mu­cho con la quie­bra de la U. Apar­te de lo emo­cio­nal, me que­da­ron de­bien­do mu­cha pla­ta en el club”.

Gol inol­vi­da­ble

“Cuan­do le mar­qué a San Lorenzo so­bre la ho­ra, en la Co­pa Mer­co­sur (1994)”.

Ami­gos ju­ga­do­res

“Lo más im­por­tan­te son los ami­gos que for­mé en el fút­bol. Wal­do Pon­ce, Mar­cos González, en­tre otros”.

FO­TO: AGENCIAUNO

Ro­nald Fuen­tes, jun­to al res­to de su cuer­po téc­ni­co, pre­sen­cia un due­lo de Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.