“Te­nía la ca­be­za en Sa­turno”

Me­dio­cam­pis­ta de Pa­les­tino El vo­lan­te ha­bla de su pe­río­do gris, cuan­do es­tu­vo re­ti­ra­do. Hoy, con Pa­les­tino, ha re­co­bra­do to­da la ilu­sión. Hoy en­fren­ta a Co­lo Co­lo y ad­mi­te que tie­ne mu­chos ami­gos en el equi­po y no guar­da ren­cor con­tra Héctor Ta­pia.

La Tercera - - DEPORTES - Ian Pie­rre Ne­veu

Lle­na de tro­pie­zos, pe­ro con ga­nas de dar­le un gi­ro. Así po­dría ha­ber s e re­su­mi­do l a c a r r e r a de Mat­hías Vi­dan­gossy has­ta ha­ce un tiem­po, cuan­do su his­to­ria en el fút­bol pa­re­cía re­to­mar el ca­mino lue­go de su bre­ve re­ti­ro, en 2009. Po­co a po­co fue vol­vien­do a su me­jor ni­vel, al que se le co­no­ció en la se­lec­ción Sub 20, y lo­gró lle­gar a Co­lo Co­lo. Sin em­bar­go, la mí­ni­ma op­ción de mos­trar­se lo obli­gó a par­tir des­de el equi­po de Ma­cul.

Aho­ra ha vuel­to te­ner otra opor­tu­ni­dad, un nue­vo co­mien­zo. Su es­fuer­zo lo ha lle­va­do a su­mar lo­gros en Pa­les­tino, qui­zás el cua­dro sen­sa­ción de los úl­ti­mos me­ses. El desafío es Co­lo Co­lo, su ex equi­po ¿Có­mo ve el par­ti­do? Es un lin­do par­ti­do. Ten­go mu­chas ga­nas de po­der ju­gar­lo y ten­go ca­ri­ño por mu­chos com­pa­ñe­ros de Co­lo Co­lo. Quie­ro que Pa­les­tino co­mien­ce a ven­cer, por­que es­ta­mos ju­gan­do bien, pe­ro no es­ta­mos ga­nan­do. ¿Qué opi­na del ni­vel de Co­lo Co­lo? No lo he vis­to mu­cho. Sé que es­tá en al­za, y bien, que si­ga así. ¿Y de Héctor Ta­pia? Muy bue­na. Agra­dez­co ha­ber si­do par­te del úl­ti­mo cam­peo­na­to de Co­lo Co­lo. Yo iba siem­pre a la ban­ca y me to­ca­ba en­trar a ve­ces, pe­ro bien. Na­da qué de­cir de él. ¿Por qué us­ted no si­guió ahí? Por­que Tito me di­jo que si te­nía la po­si­bi­li­dad de bus­car un equi­po, lo hi­cie­ra. No ten­go ren­cor, na­da y apre­cio mu­cho al cuer­po téc­ni­co. En ese mo­men­to no ne­ce­si­ta­ban que yo si­guie­ra ahí, así es que me fui a otro lu­gar. ¿Sien­te que po­dría ha­ber da­do más en los al­bos? Sí, siem­pre que­dé con esa es­pi­na. Sien­to que la vez que más me to­có ju­gar, que fue con La­bru­na, la apro­ve­ché bien. Ya las otras no las apro­ve­ché tan bien como esa. ¿Qui­zás no le die­ron re­gu­la­ri­dad? Es di­fí­cil cuan­do uno so­lo quie­re ju­gar y no te dan con­ti­nui­dad. En ese mo­men­to que no ju­ga­ba, sin em­bar­go, el equi­po sa­lió cam­peón; así es que no me pue­do que­jar. ¿Se sien­te par­te de ese cam­peo­na­to que ob­tu­vo Co­lo Co­lo? Sí y no. A ve­ces me to­ca­ba en­trar y creía que lo ha­cía bien. Des­pués ya no ju­ga­ba tan­to. Fue sú­per in­ter­mi­ten­te ese cam­peo­na­to pa­ra mí. Co­lo Co­lo sa­lió cam­peón y me sien­to con­ten­to por ha­ber par­ti­ci- pa­do, pe­ro me cues­ta sen­tir­me como uno más. ¿Aún es­tá vin­cu­la­do a Co­lo Co­lo? Ter­mino con­tra­to en ju­nio. ¿Y có­mo se pro­yec­ta? A lo que ven­ga no más. Es­toy tra­tan­do de su­bir el ren­di­mien­to en Pa­les­tino. Sien­to que es un equi­po, ofen­si­vo, in­te­li­gen­te y que va tam­bién con mi fút­bol, así es que me sien­to muy có­mo­do acá. ¿Más que en Co­lo Co­lo? Es que no pa­sa por­que sea Co­lo Co­lo o Pa­les­tino. Aquí me han da­do más mi­nu­tos y las opor­tu­ni­da­des las he apro­ve­cha­do. En Co­lo Co­lo no tu­ve tan­tas op­cio­nes y te­nía que es­tar más cons­cien­te que lo que me to­ca­ba ju­gar. Pe­ro ce­ro ren­cor, na­da. Hoy es­toy más ma­du­ro en Pa­les­tino. ¿Cuál fue su me­jor mo­men­to? Cuan­do es­tu­ve en la Sub 20 sen­tí que es­ta­ba en un mo­men­to pleno, por­que es­ta­ba re­cién em­pe­zan­do. Des­pués, mi ca­rre­ra fue un po­co enredada por si­tua­cio­nes per­so­na­les que no su­pe lle­var. ¿Esa ca­rre­ra enredada fue pro­duc­to de su in­ma­du­rez? Sí, to­tal­men­te. El he­cho de no sa­ber con­tro­lar si­tua­cio­nes, el ser pa­sio­nal pa­ra mis co­sas, fue al­go que no su­pe su­pe­rar. En un mo­men­to me sa­lí del fút­bol. Es­ta­ba cha­to, las co­sas no sa­lían, pe­ro me die­ron ga­nas de vol­ver a ju­gar y ahí em­pe­cé de nue­vo. ¿Fue di­fí­cil el re­torno? Fue di­fí­cil sa­lir­se, fue di­fí­cil vol­ver. Igual es te­ma el es­tar ju­gan­do en Es­pa­ña, des­pués ve­nir a ju­gar a Chile y que las co­sas no te sal­gan, has­ta lle­gar al pun­to de re­ti­rar­se. Pe­ro siem­pre hu­bo gen­te apo­yan­do de to­dos la­dos. ¿Qué hi­zo ese año? Na­da. La ca­be­za la te­nía en Sa­tur- no, en­ton­ces no que­ría na­da. A lo lar­go de su ca­rre­ra, no ha lo­gra­do re­gu­la­ri­dad en nin­gún equi­po. ¿Por qué? Por un te­ma de in­ma­du­rez, de mi per­so­na­li­dad, que soy un po­co in­tro­ver­ti­do y a ve­ces eso a los téc­ni­cos les mo­les­ta, pien­san que soy de una for­ma y no tie­nen una con­ver­sa­ción con­mi­go. ¿Por qué no han lo­gra­do re­mon­tar en el cam­peo­na­to na­cio­nal? ¿En es­tos cua­tro par­ti­dos? Sí... No sé. Lo que pa­sa es que sien­to que sa­li­mos a bus­car el par­ti­do y es­ta­mos co­me­tien­do pe­que­ños erro­res. Si los ajus­ta­mos, van a ir sa­lien­do los go­les. Si ha­ce un gol fren­te a Co­lo Co­lo, ¿lo ce­le­bra­rá? No. In­de­pen­dien­te­men­te de lo que pa­sé con ellos, hay un ca­ri­ño muy gran­de.

FO­TO: AGENCIAUNO

Mat­hías Vi­dan­gossy ha ju­ga­do en Es­pa­ña y Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.