Cat Ste­vens

La Tercera - - SOCIEDAD -

* Romeo Santos

Pue­de que su voz al­te­re tím­pa­nos y que su per­for­man­ce de ga­lán en plan des­pe­di­da de sol­te­ra de­to­ne la aler­gia de un pú­bli­co ha­bi­tua­do a la can­ción la­ti­na de ma­yor eti­que­ta. Pe­ro el ex Aven­tu­ra es­tá lla­ma­do a ser la fi­gu­ra más vehe­men­te del cer­ta­men, el pro­pie­ta­rio de las pos­ta­les de pa­sión ge­nui­na y des­bor­da­da. Su sen­ti­do del show, su per­so­na­je úni­co en el cir­cui­to -mez­cla de di­vo en cor­te­jo in­ter­mi­na­ble y em­ble­ma de un gé­ne­ro car­nal como la ba­cha­ta- y un ar­se­nal de te­mas asen­ta­dos en­tre lo más po­pu­lar del úl­ti­mo lus­tro sin­te­ti­zan pre­ci­sa­men­te lo que bus­ca la Quin­ta Ver­ga­ra: un cre­do ab­so­lu­to en el es­pec­tácu­lo he­cho y de­re­cho.

To­do eso su­ma­do a se­cuen­cias más pro­pias de la TV que de los con­cier­tos, como su­bir pú­bli­co al es­ce­na­rio y re­ga­lar di­ne­ro a quien imi­te me­jor su voz, com­pe­ten­cia que pro­me­te re­pe­tir es­te año. Como sim­bo­lis­mo, los dos ál­bu­mes que re­su­mi­rá en un show de ca­si 90 mi­nu­tos se lla­man Fór­mu­la (I y II): es el guión y la re­ce­ta de un ar­tis­ta des­ti­na­do al amor o al odio, ja­más a la in­di­fe­ren­cia. Jue­ves 26.

* Vi­cen­ti­co

Hay dos as­pec­tos que arro­jan va­lía so­bre el re­torno del lí­der de Los Fa­bu­lo­sos Ca­di­llacs. Cla­ra­men­te uno de ellos no es la no­ve­dad: Vi­cen­ti­co ya es par­te ha­bi­tual del pai­sa­je del país con anun­cios y car­te­les de sus shows que se re­pi­ten un pu­ña­do de ve­ces du­ran­te el año. Pe­ro, apar­tan­do su pre­sen­cia reite­ra­da en la car­te­le­ra lo­cal, el ar­gen­tino es qui­zás el úni­co gran pro­ta­go­nis­ta de Vi­ña 2015 no en­claus­tra­do en un so­lo gé­ne­ro, con un per­fil elás­ti­co que va de la ba­la­da con bor­de croo­ner, al ska y la cum­bia en su ro­pa­je más pa­chan- gue­ro. O sea, un can­tau­tor de ca­rác­ter y ma­yor es­pe­sor crea­ti­vo en un car­tel do­mi­na­do por el con­ser­va­du­ris­mo. En se­gun­do lu­gar, ha im­pul­sa­do una ca­rre­ra so­lis­ta con­sis­ten­te, de ple­na vi­gen­cia sin arrin­co­nar­se en mi­ra­das nos­tál­gi­cas, do­ta­da de hits me­mo­ra­bles - Se des­pier­ta la ciu­dad, su ver­sión pa­ra Los ca­mi­nos de la vida- que por mo­men­tos ha­cen ol­vi­dar su pa­sa­do Ca­di­llac. No es po­co: en un even­to ren­di­do a los ído­los fa­bri­ca­dos en se­rie, Vi­cen­ti­co se mues­tra al me­nos como el más in­quie­to. Miér­co­les 25.

* Em­ma­nuel

Vi­ña tie­ne hi­jos pró­di­gos, crías que pa­re­cie­ron na­cer en­tre sus ce­rros, que ma­du­ra­ron jun­to a la ex­tin­ción pau­la­ti­na de la con­cha acús­ti­ca y que, ya en su adul­tez, des­apa­re­cie­ron pa­ra de­jar el pues­to a otros y dis­fru­tar de la co­mo­di­dad de una ca­rre­ra si­nó­ni­mo de clá­si­co. Em­ma­nuel es uno de los que en­car­na esa le­yen­da.

Con un de­but en la ci­ta en 1983, tras ese mo­nu­men­to a la ba­la­da que sig­ni­fi­có su dis­co In­ti­ma­men­te (1980), el me­xi­cano vino va­rias ve­ces en los 90, pe­ro no re­gre­sa­ba des­de 2000.

Con un con­jun­to vo­lu­mi­no­so de him­nos, y ese sim­bo­lis­mo que siem­pre sig­ni­fi­ca que un hé­roe pre­té­ri­to vuel­va a una de sus cu­nas, es el gran nú­me­ro clá­si­co jun­to a Cat Ste­vens. Y no vie­ne re­su­ci­ta­do por esa mo­da kitsch que ha re­ci­cla­do en es­plen­do­ro­so lo que an­tes era ba­su­ra: Em­ma­nuel, a la luz de su dis­co­gra­fía y sus úl­ti­mas vi­si­tas, si­gue do­mi­nan­do el es­ce­na­rio y man­te­nien­do el re­gis­tro vo­cal de los días en que in­cu­ba­ba su le­yen­da. Mar­tes 24

* Nano Stern

En al­gún mo­men­to de un pa­sa­do

Pa­ra los que afi­lan los dar­dos y se re­tuer­cen en im­pro­pe­rios ca­da vez que tro­pie­zan con la ofer­ta de Vi­ña, vin­cu­lán­do­la a la es­tri­den­cia o los nú­me­ros ar­tís­ti­cos anec­dó­ti­cos, aquí hay una ra­zón su­fi­cien­te pa­ra le­van­tar ban­de­ra blan­ca y no cam­biar de ca­nal: el bri­tá­ni­co es por le­jos el in­vi­ta­do de ma­yor tra­yec­to­ria y tras­cen­den­cia. Ade­más, una suer­te de con­tra­pun­to: ar­ma­do no tan re­mo­to, en al­gu­na som­bría jor­na­da de los años en que Me­ga o la alian­za TVN/Ca­nal 13 go­ber­na­ba las emi­sio­nes de Vi­ña, el cua­dro era im­pen­sa­do: un nom­bre na­ci­do y cre­ci­do en la in­de­pen­den­cia mu­si­cal chi­le­na ob­te­nien­do mi­nu­tos de vi­tri­na es­te­lar en la Quin­ta Ver­ga­ra. Ese so­lo he­cho -ya dis­fru­ta­do por Ma­nuel Gar­cía, Fran­cis­ca Va­len­zue­la y Ge­pe- con­fi­gu­ra un es­ta­tus atrac­ti­vo pa­ra el de­but de Nano Stern. Due­ño de seis ál­bu­mes, un elo­cuen­te ta­len­to como de gui­ta­rra a le­ña, una ilu­mi­na­ción te­nue, una ban­da en las som­bras y un as­pec­to de ado­ra­ble ca­li­dez se­xa­ge­na­ria, el ar­tis­ta es la ca­ra más tem­pla­da de una fies­ta don­de la mú­si­ca a ve­ces pa­re­ce sim­ple com­par­sa. Su so­la pre­sen­cia jus­ti­fi­ca que a un even­to como és­te se le si­ga ape­lli­dan­do como “Fes­ti­val de la Can­ción”: con Ste­vens, nun­ca ese con­cep­to fue más cer­te­ro. Vier­nes 27. mul­ti­ins­tru­men­tis­ta y can­cio­nes que tie­nen a la gui­ta­rra como eje, aun­que for­ta­le­ci­das con ma­yo­res arre­glos y un folk can­ta­do con sa­ña roc­ke­ra, el can­tau­tor de­be­ría tim­brar el cre­ci­mien­to ar­tís­ti­co y po­pu­lar acu­mu­la­do des­de ha­ce al­gu­nas tem­po­ra­das. No es­tá tan sim­ple: es el úl­ti­mo día de Vi­ña y lue­go de la úl­ti­ma gran es­tre­lla que pa­sa­rá por el cer­ta­men, Cat Ste­vens, por lo que de­be­rá ba­ta­llar con esa inevi­ta­ble sen­sa­ción de que la lar­ga fies­ta por fin ter­mi­na y es ho­ra de des­can­sar de una vez. Vier­nes 27.

*

El me­xi­cano es un mons­truo de dos ca­be­zas. Por un la­do, el ca­ba­lle­ro de go­mi­na y tez al­go tos­ca que se ci­ñe al pa­pel del ro­mán­ti­co em­pe­der­ni­do, con una só­li­da ca­pa­ci­dad in­ter­pre­ta­ti­va y un des­plan­te que tum­ba a cual­quie­ra. Por el otro, el ma­ria­chi de pan­ta­lo­nes apre­ta­dos y som­bre­ro ge­ne­ro­so que lle­ga a des­en­fun­dar un re­per­to­rio tan re­co­no­ci­do y que­ri­do como ese mis­mo tra­je. Son los po­los por don­de tran­si­ta­rá su es­pec­tácu­lo de ca­si 80 mi­nu­tos. En un país don­de la mú­si­ca tra­di­cio­nal de Mé­xi­co re­sue­na en su geo­gra­fía pro­fun­da des­de ha­ce más de 50 años, y don­de la ba­la­da se­gui­rá rei­nan­do qui­zás por me­dio si­glo más, Fernández tie­ne to­do a su fa­vor pa­ra lu­cir sus mé­ri­tos y, de pa­so, ha­cer ca­nas­ta com­ple­ta. Mar­tes 24.

* Cul­tu­ra Pro­fé­ti­ca

Es cier­to que Vi­ña, por his­to­ria y por pre­sen­te, nun­ca se ha in­cli­na­do ha­cia las sor­pre­sas y los ries­gos. Pe­ro lo que ca­li­fi­ca más cer­cano a ese ítem pa­ra es­ta nue­va ver­sión es es­to: un gru­po puer­to­rri­que­ño afi­lia­do a la bue­na vi­bra y la con­cien­cia so­cial pro­pia del reg­gae, de es­ca­so co­no­ci­mien­to en las ma­sas, pe­ro que acre­di­ta un cul­to que el año pa­sa­do los lle­vó a re­ple­tar dos ve­ces el Mo­vis­tar Are­na. Son el úl­ti­mo fe­nó­meno si­len­cio­so y ale­ja­do de las pla­ta­for­mas más ofi­cia­les que rei­na en el mer­ca­do lo­cal. Vi­ña se hi­zo eco del su­ce­so y va­le la pe­na cons­ta­tar por qué una es­tam­pi­da ju­ve­nil los ve­ne­ra ca­da vez que pa­san por el país. Miér­co­les 25.

Ale­jan­dro Fernández

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.