EL RE­GRE­SO DE LA MA­QUI­NA DE DIOS

Nuevos ima­nes Co­ne­xio­nes más fuer­tes Ima­nes más se­gu­ros Ra­yos de ener­gía más al­tos pa­ra co­li­sio­nes El vol­ta­je más al­to Crio­ge­nia su­pe­rior pa­ra con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra Pro­tón ne­ga­ti­vo El Pro­ton Syn­chro­tron (PS) y el Su­per Pro­ton Syn­chro­ton (SPS), co­lis

La Tercera - - SOCIEDAD -

ció el bo­són de Higgs.

El LHC no ha es­ta­do exen­to de po­lé­mi­ca, en 2008 exis­tió te­mor so­bre el im­pac­to que po­dría sig­ni­fi­car re­crear las con­di­cio­nes ini­cia­les del Uni­ver­so. De­trac­to­res del pro­yec­to plan­tea­ron que se po­dría lle­gar a crear un agu­je­ro ne­gro que des­trui­ría la Tie­rra. “Re­ci­bi­mos un mon­tón de pre­gun­tas ca­da día y los agu­je­ros ne­gros aún es­tán pre­sen­tes, pe­ro me­nos que en el 2008 cuan­do el LHC arran­có por pri­me­ra vez”, ex­pli­can des­de el Cern.

Bus­can­do a Susy

Án­gel Abus­le­me, pro­fe­sor del De­par t a men­to d e In­ge­nie­ría Eléc­tri­ca de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y co­la­bo­ra­dor en el pro­yec­to ATLAS, ex­pli­ca que los cam­bios en el LHC apun­tan a me­jo­rar la de­tec­ción de nue­vas par­tí­cu­las.

“Cuan­do se ha­cen es­tas pa­ra­das una de las co­sas que me­jo­ran es la ener­gía de las par­tí­cu­las lo que se re­la­cio­na con su ve­lo­ci­dad, por­que al cho­car con más ener­gía se pue­den ex­plo­rar re­gio­nes de la ma­te­ria que re­quie­ren de más ener­gía pa­ra su aná­li­sis”, di­ce el in­ves­ti­ga­dor de la UC, quien ade­más tra­ba­ja en el desa­rro­llo de mi­cro­chips pa­ra el fu­tu­ro Co­li­sio­na­dor Li­neal In­ter­na­cio­nal (ILC), un nue­vo ace­le­ra­dor de par­tí­cu­las que pro­ba­ble­men­te se cons- tru­ya en Ja­pón. ¿Qué bus­ca­rán aho­ra los cien­tí­fi­cos? La pri­me­ra vez el ob­je­ti­vo f ue c l a r o : hal l a r e l bo­són de Higgs, eje del de­no­mi­na­do Mo­de­lo Es­tán­dar de la Fí­si­ca. Sin em­bar­go, aho­ra los ex­per­tos han re­co­no­ci­do que los al­can­ces son in­sos­pe­cha­dos. “Lo más ex­ci­tan­te es que no sa­be­mos lo que va­mos a en­con­trar”, di­jo Rolf Lan­dua, in­ves­ti­ga­dor del Cern, es­ta se­ma­na.

El au­men­to de po­ten­cia del LHC po­dría per­mi­tir la apa­ri­ción de la pri­me­ra par­tí­cu­la lla­ma­da su­per­si­mé­tri­ca, lo que da­ría nue­vas pis­tas so­bre la ma­te­ria os­cu­ra. To­da la ma­te­ria vi­si­ble en el Uni­ver­so, los planetas, las es­tre­llas y las ga­la­xias su­man só­lo un 4% de lo que lo com­po­ne. El res­to es ener­gía os­cu­ra (73%) y ma­te­ria os­cu­ra (23%).

La su­per­si­me­tría, tam­bién lla­ma­da Susy, es una adi­ción al Mo­de­lo Es­tán­dar y pos­tu­la que a ca­da cla­se de par­tí­cu­la co­no­ci­da le co­rres­pon­de una su­per­com­pa­ñe­ra has­ta aho­ra no de­tec­ta­da.

Iván Sch­midt, in­ge­nie­ro del de­par­ta­men­to de Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca Fe­de­ri­co San­ta Ma­ría, ex­pli­ca que las me­jo­ras al LHC con­ti­nua­rán, de he­cho ya tra­ba­ja jun­to a un equi­po de cien­tí­fi­cos del plan­tel pa­ra op­ti­mi­zar ATLAS. Su ta­rea se­rá cons­truir pie­zas pa­ra es­te de­tec­tor -en con- jun­to con Ca­na­dá, China e Is­raely to­do tie­ne que es­tar lis­to en 2018 pa­ra un nue­vo big bang. “Va­mos a es­tar muy in­vo­lu­cra­dos en es­te pro­yec­to por­que par­te de ATLAS lo va­mos a cons­truir acá en Chile”, di­ce Sch­midt.

¿El co­mien­zo del fin?

Los es­tu­dios del Cern fi­nal­men­te po­drían dar res­pues­tas que apun­ta­rían al co­lap­so de to­do lo que co­no­ce­mos. Des­pués del big bang se su­po­ne que el cam­po de Higgs lo inun­da­ba to­do, pe­ro fí­si­cos teó­ri­cos creen que po­dría exis­tir un se­gun­do cam­po de Higgs, más den­so. “La me­ra exis­ten­cia de otro es­ta­do del cam­po de Higgs plantea un pro­ble­ma po­ten­cial”, di­jo Gian Giu­di­ce, fí­si­co del Cern, en una char­la TED en 2013.

Si exis­te un es­ta­do ul­tra den­so de Higgs, po­dría dar­se la po­si­bi­li­dad de que emer­ja una bur­bu­ja de él en nues­tro Uni­ver­so, a tra­vés de un tú­nel cuán­ti­co en el es­pa­cio. “¿Es­te es un gran pro­ble­ma? Sí, es un gran pro­ble­ma. Si el cam­po de Higgs es un po­co más in­ten­so ve­ría­mos áto­mos en­co­gién­do­se, neu­tro­nes de­ca­yen­do den­tro de los nú­cleos ató­mi­cos, los nú­cleos de­sin­te­grán­do­se y el hi­dró­geno se­ría el úni­co ele­men­to quí­mi­co pre­sen­te en el Uni­ver­so”, di­jo Giu­di­ce.

Pe­ro, has­ta aho­ra, to­do es­to es só­lo teo­ría.

Fran­cia

100 m de pro­fun­di­dad 8.6

km

FO­TO: AFP

Una tra­ba­ja­do­ra re­co­rre las ins­ta­la­cio­nes sub­te­rrá­neas del co­li­sio­na­dor de ha­dro­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.