Allen­de y Ma­du­ro

La Tercera - - OPINIÓN - Oscar Guillermo Ga­rre­tón

DE UN tiem­po a es­ta par­te, le ha da­do al Pre­si­den­te Ma­du­ro de Ve­ne­zue­la por com­pa­rar­se con el Pre­si­den­te Allen­de. Más allá de la evi­den­te di­fe­ren­cia de es­ta­tu­ra de los per­so­na­jes, só­lo fal­sean­do he­chos se pue­de pre­ten­der ves­tir la cri­sis de Ve­ne­zue­la con la reali­dad vi­vi­da en Chile. Más aun, al me­nos pa­ra mí, es una afren­ta que in­ten­te dis­fra­zar­se con la fi­gu­ra his­tó­ri­ca del ex Pre­si­den­te de Chile.

Por de pron­to, Allen­de fue un Pre­si­den­te que lle­gó a ser­lo en elec­cio­nes abier­tas, a par­tir de su de­sig­na­ción por una coa­li­ción que re­co­no­ció su li­de­raz­go po­pu­lar. No lle­gó a Pre­si­den­te por el de­da­zo de al­gún lí­der con el po­der per­so­nal su­fi­cien­te como pa­ra de­sig­nar­lo he­re­de­ro.

Pe­ro es en el ejer­ci­cio del go­bierno don­de la di­fe­ren­cia es aún más no­to­ria. Allen­de se enor­gu­lle­cía de ha­ber si­do par­la­men­ta­rio por 30 años, en el Con­gre­so tu­vo ma­yo­ría opo­si­to­ra y nun­ca pre­ten­dió cons­truir una Asam­blea Po­pu­lar a su pin­ta. Allen­de nun­ca con­tro­ló el Po­der Ju­di­cial; en cam­bio, en Ve­ne­zue­la es­tá al ser­vi­cio del go­ber­nan­te. Allen­de nun­ca apre­só a los di­ri­gen­tes opo­si­to­res a su go­bierno aun­que en el dis­cur­so lle­ga­ran a exal­ta­cio­nes sin du­da gol­pis­tas y to­dos tu­vie­ron la ca­lle pa­ra ma­ni­fes­tar­se; mien­tras, en Ve­ne­zue­la se apre­sa ar­bi­tra­ria­men­te a los prin­ci­pa­les lí­de­res opo­si­to­res -López y Le­des­ma- con una far­sa de acu­sa­cio­nes y se re­pri­me a los que se mo­vi­li­zan en las ca­lles. En Chile la pren­sa opo­si­to­ra siem­pre exis­tió a pe­sar de la des­me­su­ra de al­gu­na de sus pá­gi­nas que cual­quie­ra pue­de co­no­cer le­yen­do dia­rios del año 73, mien­tras en Ve­ne­zue­la han si­do ex­pro­pia­dos, eli­mi­na­dos o apro­pia­dos los más di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Pe­ro me­re­ce pá­rra­fo apar­te el cla­mor de Ma­du­ro so­bre su­pues­tos in­ten­tos “gol­pis­tas” de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na. En Chile las FF.AA no eran una guar­dia de corps del Pre­si­den­te, so­me­ti­da a su vo­lun­tad, sino ins­ti­tu­cio­nes con sus pro­pias re­glas. A di­fe­ren­cia de las de Ve­ne­zue­la don­de el go­bierno es­tá im­bri­ca­do con ellas y se ha bus­ca­do sis­te­má­ti­ca­men­te com­pro­me­ter­las más y más con la “revolución bo­li­va­ria­na”. Mal que mal, en Chile fue­ron las FF.AA en­ca­be­za­das por el Co­man­dan­te en Je­fe del Ejér­ci­to las que die­ron un gol­pe cruen­to y bom­bar­dea­ron la ca­sa del go­bierno de Chile. Acu­sar de “gol­pis­tas” a ma­ni­fes­tan­tes des­ar­ma­dos, agre­di­dos por la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal del go­bierno de Ma­du­ro, es una bur­la a la in­te­li­gen­cia hu­ma­na.

Y per­mí­tan­me una men­ción al im­pe­ria­lis­mo a que tan­to alu­de Ma­du­ro. No fue la UP sino Kis­sin­ger y el in­for­me Church del Con­gre­so ame­ri­cano los que de­ve­la­ron la in­ter­ven­ción ame­ri­ca­na con­tra Allen­de. Hoy EE.UU pue­de sen­tar­se a es­pe­rar de bra­zos cru­za­dos la ago­nía de un ré­gi­men que ya no tie­ne pe­tró­leo pa­ra re­par­tir, ni si­quie­ra a los su­yos. Qui­zás lo úni­co de Oba­ma que tie­ne efec­to di­rec­to en Ve­ne­zue­la, es su acuer­do de nor­ma­li­za­ción pro­gre­si­va de re­la­cio­nes con Cu­ba, pe­ro al ha­cer­lo ni Oba­ma ni Cas­tro tu­vie­ron su men­te en Ve­ne­zue­la.

Como ven, Ma­du­ro no ca­li­fi­ca como he­re­de­ro de Allen­de. En reali­dad, los más cer­ca­nos he­re­de­ros de es­te úl­ti­mo, como lo mues­tra la pren­sa, es­tán con López y Le­des­ma. Es una afren­ta que Ma­du­ro in­ten­te dis­fra­zar­se con la fi­gu­ra del ex Pre­si­den­te de Chile. Es­te úl­ti­mo no re­pri­mió a sus opo­si­to­res ni pre­ten­dió cons­truir una Asam­blea Po­pu­lar a su pin­ta. A PE­SAR de los in­nu­me­ra­bles cues­tio­na­mien­tos po­lí­ti­cos, éti­cos y de fal­ta de leal­tad fa­mi­liar que ob­ser­va­mos in­clu­so de la mis­ma Nue­va Ma­yo­ría res­pec­to al ca­so Dá­va­los, que has­ta lle­ga­ron a re­co­no­cer que “de­cir que es una re­la­ción en­tre pri­va­dos es de una simpleza que aten­ta con­tra el sen­ti­do co­mún”, más las pro­pias ex­pli­ca­cio­nes del hi­jo de la Pre­si­den­ta que siem­bran más du­das a la le­gi­ti­mi­dad de su ac­tua­ción, se abrió el ca­mino a un cam­bio po­si­ti­vo en el qué y có­mo ha­cer las co­sas.

El vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co de Chile mos­tró ha­bi­li­dad al en­tre­gar una in­for­ma­ción has­ta ese mo­men­to des­co­no­ci­da: la par­ti­ci­pa­ción de Dá­va­los en la reunión. Sin em­bar­go, que­dan otras du­das: la pre­sen­cia en el di­rec­to­rio de per­so­nas muy cer­ca­nas a la Pre­si­den­ta -uno de ellos a car­go en un mo­men­to de re­cau­dar fon­dos pa­ra su cam­pa­ña- ¿tu­vo in­je­ren­cia pa­ra fa­ci­li­tar una transac­ción es­pe­cu­la­ti­va ne­ga­da a la gran ma­yo­ría de las Py­mes? La ta­sa pre­fe­ren­cial a una em­pre­sa que no cum­ple con los re­qui­si­tos exi­gi­dos por el ban­co, el pla­zo en que fue apro­ba­do y sa­bien­do que era un ne­go­cio ex­clu­si­va­men­te es­pe­cu­la­ti­vo, ha­cen pen­sar que te­nían la cer­te­za de su re­sul­ta­do, so­lo por quien es­ta­ba in­vo­lu­cra­do, su red de con­tac­tos, in­fluen­cia e in­for­ma­ción.

La de­cla­ra­ción del mi­nis­tro de Jus­ti­cia de que “la ope­ra­ción ban­ca­ria que be­ne­fi­ció a la em­pre­sa de la cual es so­cia la es­po­sa de Dá­va­los fue to­tal­men­te re­gu­lar”, des­car­tan­do por com­ple­to una ac­ción de trá­fi­co de in­fluen­cias, a tres días del re­por­ta­je de Qué Pa­sa, ¿in­di­ca que ya te­nía an­te­ce­den­tes de la ope­ra­ción? Si no, tan­to o más gra­ve es que con su in­ves­ti­du­ra ha­ya emi­ti­do un jui­cio que só­lo po­dría ser ex­pli­ca­do por un ser­vi­lis­mo ver­gon­zo­so a una cau­sa po­lí­ti­ca.

La Pre­si­den­ta, ade­más de un si­len­cio que só­lo alien­ta las es­pe­cu­la­cio­nes ne­ga­ti­vas a su par­ti­ci­pa­ción y co­no­ci­mien­to, per­dió la gran opor­tu­ni­dad de apa­re­cer ella pi­dien­do de in­me­dia­to la re­nun­cia de su hi­jo pa­ra per­mi­tir a la jus­ti­cia acla­rar su si­tua­ción. De es­ta ma­ne­ra, ha­bría man­te­ni­do en par­te im­por­tan­te su al­ta ima­gen o, me atre­ve­ría a de­cir, has­ta au­men­tar su ad­he­sión por un ges­to no­ble y cohe­ren­te con la ima­gen que has­ta es­te des­afor­tu­na­do even­to tu­vo. Pe­ro es­to abre una luz de es­pe­ran­za. Sin que­rer, ha lo­gra­do ba­jar la in­cer­ti­dum­bre a in­ver­sio­nis­tas que veían con preo­cu­pa- ción la de­mo­ni­za­ción que el ofi­cia­lis­mo ha­bía sem­bra­do so­bre su ac­ti­vi­dad, ya que si un fun­cio­na­rio pú­bli­co, mi­li­tan­te so­cia­lis­ta e hi­jo de la Pre­si­den­ta lo en­cuen­tra le­gí­ti­mo, pro­ba­ble­men­te el go­bierno se ve­rá obli­ga­do a ba­jar el tono agre­si­vo en su con­tra. Más aún, cuan­do ya es­tán apa­re­cien­do es­tu­dios con las em­pre­sas, ne­go­cios pri­va­dos y for­tu­nas de va­rios po­lí­ti­cos de la Nue­va Ma­yo­ría.

Los sos­te­ne­do­res de co­le­gios, pa­dres y apo­de­ra­dos, ven di­fí­cil que el mi­nis­tro Ey­za­gui­rre pue­da se­guir uti­li­zan­do el dis­cur­so del lu­cro pa­ra ex­pli­car la ma­la ca­li­dad de la educación, lo que ob­via­men­te no tie­ne vin­cu­la­ción.

Es de es­pe­rar que con es­ta lec­ción el go­bierno sea más me­su­ra­do, cui­da­do­so y me­nos arro­gan­te y apro­ve­che la opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer un tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo se­rio, sin más im­pro­vi­sa­cio­nes, es­cu­chan­do a la gen­te y eva­luan­do ca­da me­di­da en fun­ción del Chile del fu­tu­ro y de­jan­do (al­go) de la­do sus in­tere­ses per­so­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.