Caí­da de transac­cio­nes en bol­sa chi­le­na De­trás de la baja en los vo­lú­me­nes tran­sa­dos sub­ya­ce la cau­te­la que pro­vo­ca una apa­ren­te evo­lu­ción del país ha­cia una ma­yor in­je­ren­cia del Es­ta­do.

La Tercera - - OPINIÓN -

DES­DE NI­VE­LES muy de­pri­mi­dos a fi­nes de 2013 (lue­go de una caí­da de 25% res­pec­to de fi­nes de 2010) los pre­cios en pe­sos de las ac­cio­nes de so­cie­da­des anó­ni­mas chi­le­nas, me­di­dos a tra­vés del IP­SA, re­pun­ta­ron le­ve­men­te (4%) du­ran­te 2014. Es­to se com­pa­ra po­si­ti­va­men­te con ca­sos como Pe­rú y Co­lom­bia, don­de las ac­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­ron fuer­tes caí­das en 2014; con Bra­sil, que mos­tró caí­das mar­gi­na­les, e in­clu­so con Mé­xi­co, cu­yos pre­cios de ac­cio­nes ape­nas subie­ron. Sin em­bar­go, al mi­rar el vo­lu­men tran­sa­do en es­tos mer­ca­dos ac­cio­na­rios el pa­no­ra­ma es en­te­ra­men­te dis­tin­to. Mien­tras en Chile di­cho vo­lu­men ca­yó 21% en­tre 2013 y 2014, es­te cre­ció en las otras pla­zas ac­cio­na­rias men­cio­na­das, sal­vo en Mé­xi­co, don­de tam­bién ca­yó, aun­que só­lo la mi­tad que en Chile.

Es­tas cifras ex­pli­can la preo­cu­pa­ción sur­gi­da en torno al ba­jo ni­vel de transac­cio­nes ac­cio­na­rias en las bol­sas chi­le­nas. No se tra­ta de un me­ro re­fle­jo de me­no­res pre­cios de ac­cio­nes, sino de un gra­do im­por­tan­te de ener­va­mien­to en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros del país. Des­de lue­go, la ex­pli­ca­ción ba­sa­da en que no hu­bo aper­tu­ra de nue­vas em­pre­sas en 2014 es cir­cu­lar, en la me­di­da que ello es con­se­cuen­cia de los mis­mos fac­to­res más pro­fun­dos en ope­ra­ción y que es ur­gen­te de­tec­tar, ana­li­zar y co­rre­gir.

Par­te de la re­ti­cen­cia a tran­sar ac­cio­nes chi­le­nas pue­de de­ri­var del de­te­rio­ro en la ima­gen del mer­ca­do fi­nan­cie­ro chi­leno, a par­tir de epi­so­dios pun­tua­les -pe­ro de fuer­te im­pac­to- que afec­ta­ron in­tere­ses de in­ver­sio­nis­tas. Al res­pec­to –sin per­jui­cio de pre­ci­sar los ver­da­de­ros al­can­ces de las ac­tua­cio­nes irre­gu­la­res, pa­ra evi­tar per­cep­cio­nes exa­ge­ra­das- no ca­be sino man­te­ner una ac­ti­tud vi­gi­lan­te y san­cio­na­do­ra por par­te de las au­to­ri­da­des re­gu­la­do­ras y las bol­sas de co­mer­cio. En una pers­pec­ti­va de lar­go pla­zo, sin los es­fuer­zos de es­tas en­ti­da­des por ge­ne­rar un am­bien­te más con­fia­ble no ha­brá un desa­rro­llo vi­go­ro­so del mer­ca­do de ca­pi­ta­les chi­leno.

Pe­ro la ma­yor ex­pli­ca­ción al ma­ras­mo bur­sá­til de­ri­va de la cau­te­la que im­po­ne una apa­ren­te evo­lu­ción del país, sin res­tric­cio­nes efec­ti­vas, ha­cia el es­ta­tis­mo. La pro­vi­sión de ser­vi­cios edu­ca­cio­na­les con par­ti­ci­pa­ción de en­ti­da­des con fi­nes de lu­cro, que ge­ne­ró un me­jo­ra­mien­to edu­ca­cio­nal y pro­yec­tos pro­ba­da­men­te más atrac­ti­vos pa­ra la po­bla­ción, da­rá pa­so a una educación en ma­nos de em­plea­dos pú­bli­cos -que por cier­to tam­bién tie­nen fi­nes de lu­cro- sin que se co­noz­ca de re­gu­la­cio­nes o in­cen­ti­vos efi­ca­ces pa­ra evi­tar la fal­ta de ca­li­dad y con­trol pro­pia de las so­lu­cio­nes pu­ra­men­te es­ta­ta­les.

Se pro­mue­ve, sin con­tra­pe­so efec­ti­vo, un for­ta­le­ci­mien­to sin­di­cal que va a da­ñar el mer­ca­do la­bo­ral. Se as­pi­ra a re­vi­sar los de­re­chos de apro­ve­cha­mien­to de aguas que dan su va­lor a las tie­rras agríc ol a s . Los ma­yo­res i mpues­tos a pl i c a dos y a co­mien­zan a pa­re­cer in­su­fi­cien­tes en la nue­va reali­dad del país. Así, no es po­si­ble des­car­tar que el co­lap­so de las transac­cio­nes ac­cio­na­rias sea una ma­ni­fes­ta­ción más de la cre­di­bi­li­dad lo­gra­da por hi­pó­te­si s de a l t e r a c i ón prof unda del ré­gi­men eco­nó­mi­co chi­leno. La coa­li­ción de go­bierno tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de ajus­tar esa ex­pec­ta­ti­va si sus pro­pó­si­tos son más aco­ta­dos que lo que flu­ye de la dis­cu­sión ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.