Con­ge­la­mien­to de par­que de ta­xis

La Tercera - - OPINIÓN -

UN PRO­YEC­TO de ley pre­sen­ta­do por un se­na­dor de la Nue­va Ma­yo­ría pro­po­ne sus­pen­der por cin­co años la ins­crip­ción de ta­xis en cual­quie­ra de sus mo­da­li­da­des (bá­si­cos, eje­cu­ti­vos y de tu­ris­mo) en el Re­gis­tro Na­cio­nal de Ser­vi­cios de Trans­por­te de Pa­sa­je­ros, pro­ce­so que se de­bie­se re­li­ci­tar a fi­nes de es­te año. Se tra­ta de una me­di­da cues­tio­na­ble, en­tre otras ra­zo­nes por­que vul­ne­ra el pre­cep­to cons­ti­tu­cio­nal que ga­ran­ti­za a las per­so­nas el de­re­cho de rea­li­zar li­bre­men­te una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

El par­que vehi­cu­lar de ta­xis se con­ge­ló en 1998, y a par­tir de esa fe­cha la me­di­da ha si­do ex­ten­di­da en va­rias opor­tu­ni­da­des –man­te­nien­do una flo­ta de 27 mil de es­tos vehícu­los en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na-, lo cual ha per­mi­ti­do la crea­ción de una suer­te de mo­no­po­lio en torno a es­ta ac­ti­vi­dad. Ello, en di­rec­to per­jui­cio de quie­nes le­gí­ti­ma­men­te es­tán in­tere­sa­dos en par­ti­ci­par del ne­go­cio, pe­ro que de­bi­do a las res­tric­cio­nes im­pues­tas por la au­to­ri­dad, no lo han po­di­do ha­cer.

Más que un in­te­rés por mi­ti­gar el im­pac­to de la congestión vial, es­ta res­tric­ción ha per­mi­ti­do a los ac­tua­les ope­ra­do­res de ta­xi con­tar con una ren­ta se­gu­ra, pri­vi­le­gio que no se ex­tien­de a otros sec­to­res pro­duc­ti­vos. A ello se su­ma tam­bién la op­ción que se les con­ce­dió de po­der tran­sar el per­mi­so de ins­crip­ción, cu­yo va­lor hoy su­pera los ocho mi­llo­nes de pe­sos de­bi­do pre­ci­sa­men­te a la al­ta de­man­da por ob­te­ner uno y al con­ge­la­mien­to del par­que de ta­xis.

Si el ob­je­ti­vo de la au­to­ri­dad es man­te­ner un con­trol de es­te mer­ca­do, lo que co­rres­pon­de­ría ha­cer es con­vo­car a una li­ci­ta­ción abier­ta a la que se pue­dan pre­sen­tar to­dos los in­tere­sa­dos y so­bre la ba­se de cri­te­rios objetivos, asig­nar los mis­mos cu­pos exis­ten­tes en la ac­tua­li­dad a quie­nes cum­plan de me­jor for­ma esos re­qui­si­tos. Así se po­dría evi­tar lo que ocu­rre en la ac­tua­li­dad, don­de no exis­ten in­cen­ti­vos po­de­ro­sos pa­ra que los ac­tua­les ope­ra­do­res de ta­xi, por ejem­plo, re­nue­ven sus vehícu­los o en­tre­guen un ser­vi­cio de ma­yor ca­li­dad a los usua­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.