Só­lo fal­ta la fir­ma de la Pre­si­den­ta pa­ra que el pro­yec­to en­tre al Con­gre­so.

La Tercera - - POLÍTICA -

que la De­ci­mo­sex­ta Re­gión con­ta­rá con tres provincias: la de Pu­ni­lla con cin­co co­mu­nas y ca­pi­tal San Carlos; la de La­ja-Dia­gui­llín con ocho co­mu­nas y ca­pi­tal Bul­nes; y la del Va­lle del Ita­ta con 8 co­mu­nas y ca­pi­tal Qui­rihue; y con­ta­rá con un in­ten­den­te re­gio­nal.

El ma­pa se­na­to­rial

Las mo­di­fi­ca­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas, si es que el pro­yec­to de ley se aprue­ba en el Con­gre­so, ame­na­zan, ade­más, con pro­vo­car un cam­bio al pa­no­ra­ma se­na­to­rial.

L a Re g i ó n d e l B i o b í o tie­ne 1.965.199 ha­bi­tan­tes y tras la re­for­ma al sis­te­ma bi­no­mi­nal, pas a r á de t e ner c uat r o a c i nco se­na­do­res.

De crear­se la Re­gión de Ñu­ble, la re­gión pen­quis­ta que­da­ría con 1.527.096 per­so­nas, si­mi­lar nú­me­ro a los 1.723.547 ha­bi­tan­tes de la Re­gión de Val­pa­raí­so. Por eso, en Bio­bío as­pi­ran a que­dar­se con una re­pre­sen­ta­ción se­na­to­rial pa­re­ci­da a la re­gión por­te­ña, que de acuer­do a la mo­di­fi­ca­ción al sis­te­ma elec­to­ral, ten­drá cin­co es­ca­ños en la Cá­ma­ra Al­ta.

En esa lí­nea es que sur­ge la pre­gun­ta de dón­de sur­gi­rán los es­ca­ños pa­ra Ñu­ble. Por­que si Bio­bío man­tie­ne sus cin­co, obli­ga­to­ria­men­te ha­bría que crear dos es­ca­ños más, con lo que de los fu­tu­ros 55 se­na­do­res que con­tem­pla la re­for­ma apro­ba­da en enero, se de­be­ría su­bir a 57.

Y si se op­ta sa­car­le a Bio­bío los dos par­la­men­ta­rios pa­ra Ñu­ble, el re­cla­mo pen­quis­ta, ase­gu­ran en la zo­na, no se ha­rá es­pe­rar.

Na­va­rro se­ña­ló que “no es­tá cla­ro cuál va a ser la de­sig­na­ción de se­na­do­res. La re­gión del Bio­bío tie­ne cin­co y no es­tá cla- ro si Ñu­ble va a te­ner dos se­na­do­res más o va a ser una di­vi­sión de la ac­tual re­gión. Es un de­ba­te que es­tá pen­dien­te”.

A su vez, el se­na­dor PPD por la zo­na, Fe­li­pe Har­boe, le res­tó dra­ma­tis­mo al nú­me­ro de le­gis­la­do­res y com­pa­ró el ca­so con lo ocu­rri­do en la Se­gun­da Re­gión de An­to­fa­gas­ta, que tras la re­for­ma elec­to­ral au­men­tó en uno el nú­me­ro de re­pre­sen­tan­tes, que­dán­do­se fi­nal­men­te con tres. La po­bla­ción de An­to­fa­gas­ta que, se­gún el cen­so de 2012 es de 530.879 per­so­nas, es la re­gión con po­bla­ción más si­mi­lar a la ci­fra de la ac­tual pro­vin­cia del Ñu­ble.

Res­pec­to a la crea­ción de la nue­va cir­cuns­crip­ción que co­rres­pon­de­ría a la ac­tual pro­vin­cia, Har­boe ex­pli­có que “en la dis­cu­sión de la re­for­ma al bi­no­mi­nal, me preo­cu­pé de in­cor­po­rar una nor­ma que di­ce que la crea­ción de una re­gión con­lle­va au­to­má­ti­ca­men­te la crea­ción de su res­pec­ti­va cir­cuns­crip­ción. Con ello se evi­ta lo que pa­só en Ari­ca, en don­de se creó la re­gión pe­ro no la cir­cuns­crip­ción”.

Des­de de que la Pre­si­den­ta die­ra a co­no­cer en su cam­pa­ña pre­si­den­cial en no­viem­bre de 2013, que se crea­ría di­cho pro­yec­to, han pa­sa­do 14 me­ses y la ini­cia­ti­va aún no in­gre­sa al Con­gre­so.

El do­cu­men­to se en­cuen­tra re­dac­ta­do y lis­to en la Sub­se­cre­ta­ría de Desa­rro­llo Re­gio­nal, y só­lo fal­ta la fir­ma pre­si­den­cial pa­ra des­pa­char­lo al Par­la­men­to pa­ra que se ini­cie su dis­cu­sión.

Al ser los pre­si­den­tes los úni­cos que tie­nen la po­tes­tad de pro­po­ner mo­di­fi­ca­cio­nes a la di­vi­sión po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va del país, es­tá en ma­nos de la Man­da­ta­ria agi­li­zar di­cha ac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.