Bom­ba­zo a igle­sia: ras­trean víncu­los con ar­te­fac­tos si­mi­la­res

En enero del año pa­sa­do, un dis­po­si­ti­vo pa­re­ci­do -una olla a pre­sión re­lle­na con pól­vo­ra- fue ins­ta­la­da fren­te a una co­mi­sa­ría.

La Tercera - - NACIONAL - Fe­li­pe Díaz

Uno de los ele­men­tos que lla­mó con ma­yor fuer­za la aten­ción de los ca­ra­bi­ne­ros que asis­tie­ron el sá­ba­do al pro­ce­di­mien­to en Las Con­des, lue­go que una bom­ba art es anal es t al l ara en el fron­tis de la pa­rro­quia San Pe­dro, fue la com­po­si­ción del ar­te­fac­to.

A di­fe­ren­cia de la gran ma­yo­ría de es­tos aten­ta­dos -en que los au­to­res uti­li­zan ex­tin­to­res de un ki­lo re­lle­nos con pól­vo­ra ne­gra-, en es­ta oca­sión se tra­tó de una olla a pre­sión, que te­nía en su in­te­rior un ki­lo y me­dio de pól­vo­ra ca­se­ra y de­ce­nas de es­quir­las (cla­vos cor­ta­dos).

Fue el mis­mo fis­cal re­gio­nal Sur, Raúl Guz­mán, quien a po­cas ho­ras de ocu­rri­do el bom­ba­zo re­ve­ló la im­por­tan­cia de es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca. In­di­có que es­ta bom­ba en par­ti­cu­lar tie­ne una “si­mi­li­tud con otros ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos que he­mos te­ni­do en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na en los úl­ti­mos años. Eso ya nos da unas lí­neas in­ves­ti­ga­ti­vas”.

Uno de los ca­sos a los que ha­cía re­fe­ren­cia el per­se­cu­tor ocu­rrió el 1 de enero del año pa­sa­do, a me­tros de la 18a Co­mi­sa­ría de Ca­ra­bi­ne­ros de Ñu­ñoa. En esa oca­sión, una olla a pre­sión fue de­ja­da a un cos­ta­do del cuar­tel, tam­bién con es­quir­las en su in­te­rior. Al igual que el sá­ba­do, se tra­ta­ba de cla­vos cor­ta­dos. De­bi­do a un des­per­fec­to en el dis­po­si­ti­vo de ac­ti­va­ción, di­cha bom­ba no es­ta­lló.

Por es­tos an­te­ce­den­tes, quie­nes aten­ta­ron con­tra la pa­rro­quia po­drían ser los mis­mos que in­ten­ta­ron ata- car la co­mi­sa­ría.

Es­te cam­bio en el mo­dus ope­ran­di ge­ne­ró preo­cu­pa­ción en el equi­po de Ca­ra­bi­ne­ros que es­tá in­da­gan­do es­tos aten­ta­dos. Pri­me­ro, por­que es­te ti­po de ar­te­fac­to es ca­paz de pro­vo­car un da­ño más con­si­de­ra­ble que los ex­tin­to­res, ya que son ca­pa­ces de acu­mu­lar un ma­yor vo­lu­men de ex­plo­si­vo que el ex­tin­tor.

Otro de los fac­to­res que man­tie­ne en aler­ta a los in­ves­ti­ga­do­res es que es­te ti­po de dis­po­si­ti­vo per­mi­te, con ma­yor fa­ci­li­dad, equi­par­lo cá­ma­ra de se­gu­ri­dad apun­ta­ba di­rec­ta­men­te al lu­gar en que la bom­ba es­ta­lló. per­so­nas se en­con­tra­ban en la igle­sia cuan­do ex­plo­tó el ar­te­fac­to. con di­ver­sos ti­pos de es­quir­las. Los aná­li­sis pre­li­mi­na­res ha­brí a n a r r oj a do que la com­po­si­ción de es­te ar­te­fac­to ten­dría una si­mi­li­tud con las que es­ta­lla­ron en el ma­ra­tón de Bos­ton, en abril de 2013.

Los in­ves­ti­ga­do­res han de­tec­ta­do que es­te ti­po de bom­ba es co­mún en­tre anar­quis­tas eu­ro­peos, por lo que se sos­pe­cha que per­so­nas en Chile es­tén imi­tan­do es­ta téc­ni­ca. Las prin­ci­pa­les pis­tas apun­tan a tras­pa­so de in­for­ma­ción a tra­vés de in­ter­net.

FO­TO: AGENCIAUNO.

Ca­ra­bi­ne­ros ais­ló el en­torno de la pa­rro­quia San Pe­dro tras la ex­plo­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.