“Con Chile te­ne­mos un ro­man­ce que aho­ra ven­go a re­vi­vir”

Can­tan­te me­xi­cano: El me­xi­cano, uno de los hi­jos pró­di­gos del Fes­ti­val, com­par­te sus re­cuer­dos en el cer­ta­men, al que lle­ga des­pués de quin­ce años y con un nue­vo ál­bum ba­jo el bra­zo.

La Tercera - - SOCIEDAD -

Se­gún cuen­ta de en­tra­da el mis­mo Em­ma­nuel, su lle­ga­da a San­tia­go - ayer a las seis de la ma­ña­na- lo de­jó al­go can­sa­do y con ga­nas de dor­mir, y su re­la­to ha­ce di­fí­cil no re­cor­dar el tí­tu­lo de una de sus can­cio­nes, Quie­ro dor­mir can­sa­do, que era par­te de Ín­ti­ma­men­te, aque­lla colección de éxi­tos de 1980 que de­jó una de­ce­na de him­nos en el can­cio­ne­ro ro­mán­ti­co con­ti­nen­tal y que con­vir­tió al me­xi­cano en una es­tre­lla de los es­ce­na­rios his­pa­noa­me­ri­ca­nos, in­clu­yen­do el de Vi­ña del Mar, don­de de­bu­tó en 1983. Más de tres dé­ca­das des­pués, Em­ma­nuel re­gre­sa a un cer­ta­men don­de fi­gu­ra como hi­jo ilus­tre, aho­ra con 59 años y un nue­vo ál­bum de es­tu­dio ( Iné­di­to), pa­ra co­ro­nar con clá­si­cos la no­che de ma­ña­na, la ter­ce­ra del Fes­ti­val.

“Vi­ña siem­pre es una ale­gría y una ex­pec­ta­ti­va”, ase­gu­ra uno de los ar­tis­tas que me­jor co­no­ce to­do lo que ro­dea al even­to, y que hoy lle­ga­rá a la Quin­ta Re­gión pa­ra reavi­var un ro­man­ce que es­tu­vo en pau­sa por 15 años.

“Va­rias ve­ces ha­bía­mos te­ni­do con­ver­sa­cio­nes pa­ra ve­nir y no se ha­bían con­cre­ta­do, por di­ver­sas ra­zo­nes. Ade­más, tu­ve unos seis años de mu­chí­si­mo tra­ba­jo y jus­to cuan­do pa­re­cía que ve­nía a Vi­ña, es­ta­ba en me­dio de una gi­ra y no se po­día con­cre­tar. Es­ta vez la idea se con­ver­só cin­co me­ses an­tes, en­ton­ces se pu­do apar­tar la fe­cha con tiem­po”, de­ta­lló el me­xi­cano, que lle­gó al país jun­to a Ale­xan­der Acha, su hi­jo can­tan­te y uno de los prin­ci­pa­les com­po­si­to­res y re­pon­sa­bles del so­ni­do de su úl­ti­mo ál­bum, cu­yo primer sen­ci­llo, Ella, ha te­ni­do al­ta ro­ta­ción en las ra­dios az­te­cas. ¿Can­ta­rá al­gu­na de sus nue­vas can­cio­nes en su show en Vi­ña? Me­te­re­mos al­go del úl­ti­mo ál­bum, pe­ro só­lo un par de te­mas yo creo. La “Ha cam­bia­do la for­ma de de­cir las co­sas, es ló­gi­co. Pe­ro el que ama se­gui­rá di­cien­do ‘Te amo’, eso no cam­bia­rá nun­ca”. gen­te es­pe­ra real­men­te que uno can­te sus éxi­tos, y ahí hay va­rios. No se pue­den in­cluir de­ma­sia­das can­cio­nes nue­vas, por­que la asi­mi­la­ción de és­tas siem­pre es al­go di­fí­cil. Re­cuer­do muy bien cuan­do to­qué To­da la vida en San Jo­sé, Ca­li­for­nia, con mu­cha ilu­sión. Allí la can­ción ya so­na­ba pe­ro la gen­te aún no lo co­no­cía, así que los aplau­sos fue­ron al­go ti­bios... ¡Y es­ta­mos ha­blan­do de To­da la vida! ¿Guar­da bue­nos re­cuer­dos de sus pa­sos an­te­rio­res por el Fes­ti­val? To­das mis pre­sen­ta­cio­nes an­te­rio­res fue­ron ex­ce­len­tes. Re­cuer­do per­fec­ta­men­te mi primer con­tac­to en Chi- le, fue her­mo­so to­do lo que ocu­rrió. Es­pe­ro que la gen­te dis­fru­te y que sea una no­che bo­ni­ta y má­gi­ca, como siem­pre su­ce­de en Vi­ña, y que nos di­vir­ta­mos to­dos, por­que ve­nir al Fes­ti­val siem­pre es un via­je en el que ocu­rren mu­chas co­sas en el co­ra­zón y via­jas por to­dos los tiem­pos con ese pú­bli­co ma­ra­vi­llo­so. ¿En es­tos años ha po­di­do ver al­go del Fes­ti­val? Siem­pre es­toy de gi­ra por es­tas fe­chas así que no sé bien có­mo se ve aho­ra, no sé có­mo es­tá. Pe­ro sí sé que el pú­bli­co es ma­ra­vi­llo­so, y que el co­ra­zón de los chi­le­nos siem­pre es el mis­mo. Su hi­jo Ale­xan­der ha si­do imo­por­tan­te en su nue­va eta­pa ar­tís­ti­ca ¿Es­tá la op­ción de que suba al es­ce­na­rio a can­tar con us­ted? Va­mos a ha­cer una es­pe­cie de sor­pre­sa pa­ra la gen­te ,y es pro­ba­ble que ha­ga una can­ción con él. Ale­xan­der ya ha­bía es­ta­do en otro dis­co mío, y en el úl­ti­mo es­tá él y mu­cha gen­te jo­ven. La fres­cu­ra de ellos va ha­cia ade­lan­te, como a mí me gus­ta ha­cer las co­sas, y esa ac­tua­li­dad só­lo se con­si­gue a tra­vés de los so­ni­dos. ¿Se sien­te co­nec­ta­do con la au­dien­cia de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes? En Mé­xi­co ya son tres ge­ne­ra­cio­nes de gen­te com­pran­do mis dis­cos. És­te úl­ti­mo ha en­tra­do como man­te­qui­lla en los cha­vos, y el an­te­rior fue cua­drú­ple pla­tino. Los jó­ve­nes siem­pre es­tán des­cu­brien­do, y en mis con­cier­tos te di­ría que hay mu­chos mu­cha­chos de en­tre 15 y 30 años, que de­ben ser como 30 por cien­to del pú­bli­co. ¿Có­mo ve el es­ta­do ac­tual de la ba­la­da la­ti­noa­me­ri­ca­na? Hay una ma­ne­ra di­fe­ren­te de ex­pre­sar el amor, por­que el mun­do ca­li­fi­ca de for­ma di­fe­ren­te su len­gua­je. Ha cam­bia­do la for­ma de de­cir las co­sas, es ló­gi­co, al igual que los gé­ne­ros mu­si­ca­les, que cam­bian a una ve­lo­ci­dad in­creí­ble. Pe­ro el que ama se­gui­rá di­cien­do “Te amo”, eso no cam­bia­rá nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.