Re­ce­tas pa­ra una cri­sis

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

Die­ci­sie­te días pa­sa­ron pa­ra que la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let rea­li­za­ra su pri­me­ra de­cla­ra­ción pú­bli­ca so­bre el mi­llo­na­rio ne­go­cio en el que par­ti­ci­pó Sebastián Dá­va­los y su mu­jer, Na­ta­lia Com­pag­non, por la com­pra y pos­te­rior ven­ta de unos te­rre­nos en Ma­cha­lí, po­lé­mi­ca que de­vino en la re­nun­cia de su hi­jo al car­go de di­rec­tor So­cio­cul­tu­ral de La Mo­ne­da.

En una cui­da­do­sa pues­ta en es­ce­na, en uno de los sa­lo­nes del se­gun­do pi­so de La Mo­ne­da, la Man­da­ta­ria le­yó un tex­to don­de re­for­zó su com­pro­mi­so con pro­mo­ver la igual­dad y jus­ti­cia en su go­bierno, agre­gan­do –vi­si­ble- men­te afec­ta­da- que “lle­var ade­lan­te es­ta ta­rea im­pli­ca mu­chas ve­ces te­ner que to­mar de­ci­sio­nes que pue­den ser do­lo­ro­sas”.

Des­de La Mo­ne­da ase­gu­ran que la de­cla­ra­ción de la Pre­si­den­ta bus­ca po­ner pun­to fi­nal a es­ta po­lé­mi­ca y de­jar que el ca­so si­ga su cur­so en la fis­ca­lía. Sin em­bar­go, es­to se ve com­ple­jo con­si­de­ran­do que el plan ori­gi­nal del go­bierno era que es­te ca­pí­tu­lo se ce­rra­ra tras la re­nun­cia de Dá­va­los a su car­go, lo que fi­nal­men­te no fue po­si­ble.

Es­to, ase­gu­ran ex­per­tos, res­pon­de­ría a la po­ca cla­ri­dad con la que el go­bierno ha en­fren­ta­do es­ta si­tua­ción, ade­más de la am­bi­güe­dad con que la pro­pia Man­da­ta­ria abor­dó el te­ma ayer.

“Sin per­jui­cio de va­lo­rar el ges- to hu­mano, las de­cla­ra­cio­nes de la Pre­si­den­ta me pa­re­cie­ron in­su­fi­cien­tes. Con esa ex­pli­ca­ción es­tá le­jos de ce­rrar es­ta po­lé­mi­ca pa­ra el go­bierno”, ase­gu­ró ayer a La Ter­ce­ra el abo­ga­do y ex mi­li­tan­te DC, Jor­ge Navarrete, agre­gan­do ade­más que “Ba­che­let per­dió una opor­tu­ni­dad pa­ra no so­lo ha­ber re­suel­to es­te pro­ble­ma pa­ra el go­bierno sino ade­más se pu­do ha­ber es­ta­ble­ci­do un es­tán­dar éti­co y pro­fe­sio­nal de con­duc­ta pa­ra los fun­cio­na­rios pú­bli­cos”.

Y es que uno de los prin­ci­pa­les cues­tio­na­mien­tos que han sur­gi­do en el ca­so Ca­val es el even­tual trá­fi­co de in­fluen­cias o uso de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da por par­te de Dá­va­los y su mu­jer por un even­tual cam­bio del plan re­gu­la­dor en la zo­na y la reunión que sos­tu­vo el hi­jo de la Pre­si­den­ta con el due­ño del Ban­co de Chile, An­dró­ni­co Luk­sic.

Al res­pec­to, el ana­lis­ta po­lí­ti­co de la Uni­ver­si­dad Adolfo Ibá­ñez, Max Co­lo­dro pre­ci­só: “No que­dó des­pe­ja­do si lo res­pal­da o cues­tio­na su ac­tua­ción; y en un con­tex­to don­de la in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción re­cha­za el abu­so de pri­vi­le­gios, su am­bi­güe­dad es una se­ñal de­ma­sia­do cer­ca­na a una ac­ti­tud que ava­la la con­duc­ta de Dá­va­los”.

Si­mi­lar diag­nós­ti­co en­tre­gó Gon­za­lo Mü­ller, di­rec­tor del pro­gra­ma de Opi­nión Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad del Desa­rro­llo: “Los ciu­da­da­nos es­ta­ban es­pe­ran­do res­pues­tas so­bre sí ha­bían exis­ti­do inf l ue nc i a s d e a ut o r i d a d e s d e l go­bierno res­pec­to del ne­go­cio y no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.