Ba­che­let dual: “Como ma­dre y Pre­si­den­ta”

La Tercera - - TEMAS DE HOY -

SÁ­BA­DO 21 DE FE­BRE­RO, La Rei­na. Has­ta la re­si­den­cia de Mi­che­lle Ba­che­let, lle­gan su más es­tre­cho equi­po de ase­so­res, en­tre es­tos, su je­fa de ga­bi­ne­te, Ana Lya Uriar­te. Una vez reuni­dos, la Pre­si­den­ta les in­for­ma que ha de­ci­di­do re­fe­rir­se pú­bli­ca­men­te a la re­nun­cia de Sebastián Dá­va­los a la Di­rec­ción So­cio­cul­tu­ral de la Pre­si­den­cia, lue­go de re­ve­lar­se que és­te ges­tio­nó un mi­llo­na­rio cré­di­to an­te el vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co de Chile, An­dró­ni­co Luk­sic. Allí co­mien­zan a tra­zar las pri­me­ras lí­neas de una de­cla­ra­ción que lee­rá dos días des­pués, a pri­me­ra ho­ra.

La ela­bo­ra­ción del tex­to es com­ple­ja; ex­pli­ca­rá como Pre­si­den­ta y no ob­via­rá su con­di­ción de ma­dre de Dá­va­los. No pe­di­rán ex­cu­sas, pues es­tas ya las dio Dá­va­los el día de su re­nun­cia, 13 de fe­bre­ro, tex­to que fue­ra coor­di­na­do con su pro­pia ma­dre en Ca­bur­gua. Se de­ci­de, ade­más, que el co­mu­ni­ca­do se­rá leí­do en la ca­sa de go­bierno, a fin de dar­le un ca­rác­ter so­lem­ne a la pues­ta en es­ce­na. Pe­se a es­tar de va­ca­cio­nes, el tex­to es vi­sa­do a dis­tan­cia por el mi­nis­tro del In­te­rior, Ro­dri­go Pe­ñai­li­llo, quien li­de­ró el ini­cio de es­ta cri­sis, a pe­ti­ción ex­pre­sa de la pro­pia Pre­si­den­ta.

Lu­nes 23 de Fe­bre­ro, La Mo­ne­da.

Sebastián Dá­va­los.

Hi­jo de Mi­che­lle Ba­che­let , quien se desem­pe­ñó has­ta el vier­nes 13 de fe­be­ro como Di­rec­tor So­cio­cul­tu­ral de Pre­si­den­cia. Re­nun­ció al car­go tras re­ve­lar­se un po­lé­mi­co ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio. quie­nes se pre­pa­ra­ban pa­ra una ac­ti­vi­dad a las 10.30, don­de exis­tía la po­si­bi­li­dad de que la Pre­si­den­ta se re­fi­rie­ra al lla­ma­do “ca­so Ca­val”. Jun­to a ello, los ase­so­res fi­jan con­di­cio­nes; ape­nas se­rán tres pre­gun­tas, las que se­rán sor­tea­das en­tre la pren­sa acre­di­ta­da. Ade­más, hay una pe­ti­ción que asom­bra a los re­por­te­ros y que ilus­tra el pe­so de la fi­gu­ra pre­si­den­cial en los há­bi­tos re­pu­bli­ca­nos; las pre­gun­tas de­be­rán ser ex­pre­sa­das “con res­pe­to”.

Pa­sa­das las 09.00, Ba­che­let in­gre­sa al Sa­lón Toes­ca. Por unos se­gun­dos mi­ra el tro­pel de cá­ma­ras y lu­ces y pre­gun­ta: “¿Es­ta­mos lis­tos, sí?”. En­ton­ces, en bre­ves tres mi­nu­tos, la Man­da­ta­ria ex­po­ne con voz cal­ma y con­te­ni­da sus ar­gu­men­tos. “Du­ran­te es­tos úl­ti­mos días han ocu­rri­do una se­rie de acon­te­ci­mien­tos que han ge­ne­ra­do preo­cu­pa­ción y pa­ra mí, como ma­dre y Pre­si­den­ta, han si­do mo­men­tos di­fí­ci­les y do­lo­ro­sos, pe­ro que tam­bién quie­ro en­fren­tar­lo con cla­ri­dad y de­ci­sión”, se­ña­la.

Con un ric­tus que evi­den­cia aflic­ción, Ba­che­let re­co­no­ce que su la­bor la obli­ga a to­mar “de­ci­sio­nes do­lo­ro­sas” y sub­ra­ya al de­ba­te sub­ya­cen­te a la re­nun­cia de su hi­jo. “Mi com­pro­mi­so es con el an­he­lo de las gran­des ma­yo­rías, de vi­vir en una país don­de no exis­tan pri­vi­le­gios, en que las opor­tu­ni­da­des es­tén dis­po­ni­bles pa­ra to­dos y to­das por igual”. En la redacción, des­ta­can tam­bién si­nó­ni­mos fa­mi­lia­res pa­ra las in­ten­cio­nes de su go­bierno: “equi­ta­ti­va”, “jus­ta”, “jus­ti­cia”, “igual­dad”.

Es el mo­men­to de las pre­gun­tas. An­te un even­tual arre­pen­ti­mien­to de la de­sig­na­ción de su hi­jo en el go­bierno, Ba­che­let de­fien­de la ges­tión de Dá­va­los. Con­sul­ta­da so­bre si es­ta con­tro­ver­sia afec­ta “el dis­cur­so de la igual­dad”, ella re­pli­ca con que la igual­dad en su ad­mi­nis­tra­ción es “una prác­ti­ca”. In­qui­ri­da por un su­pues­to co­no­ci­mien­to de la reunión de Dá­va­los con Luk­sic, ase­gu­ra: “yo no tu­ve nin­gu­na in­for­ma­ción ni pre­via, ni des­pués. Me in­for­mé en Ca­bur­gua por la pren­sa”.

Lu­nes 23 de Fe­bre­ro. Is­la de Mai­po. He­cha la de­cla­ra­ción, Ba­che­let se tras­la­da has­ta la co­mu­na de Is­la de Mai­po, a inau­gu­rar un jar­dín in­fan­til. En­tre otros, la acom­pa­ñan el mi­nis­tro de Educación, Ni­co­lás Ey­za­gui­rre. En la ac­ti­vi­dad, Ba­che­let se dis­tien­de e in­ter­ac­túa con los ni­ños. Les pre­gun­ta por su nom­bre, les pre­gun­ta si les gus­ta la co­mi­da. A ve­ces, otor­ga una que otra ca­ri­cia.

Un per­fil ma­ter­nal que lue­go re­sal­ta­ría en su dis­cur­so an­te los in­fan­tes y par­vu­la­rias. “Es­tu­dié y tra­ba­jé te­nien­do siem­pre a mis hi­jos en sa­la cu­na”, re­cuer­da. “Ade­más de ser ma­má y abue­la, soy pe­dia­tra”, aña­de, tras una amar­ga cir­cuns­tan­cia fi­lial. Es­ta vez, ya no acep­ta más pre­gun­tas de la pe­rio­dis­tas.

Con to­do, la sim­bio­sis ni­ñez-educación vol­ve­rá a ser una prác­ti­ca. Pa­ra las 10.15 de hoy, Ba­che­let vi­si­ta­rá un cen­tro de dis­tri­bu­ción de úti­les es­co­la­res de la Ju­naeb, en la co­mu­na de Qui­li­cu­ra. Y las po­si­bi­li­da­des de que vuel­va a re­fe­rir­se a la re­nun­cia de su hi­jo son prác­ti­ca­men­te nu­las. Fuen­tes de go­bierno ase­gu­ran que con la de­cla­ra­ción de ayer, el go­bierno in­ten­ta ce­rrar el te­ma, sal­vo que la investigación del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ha­ga que el po­lé­mi­co ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio de Dá­va­los y su es­po­sa, Na­ta­lia Com­pag­non, vuel­va a es­ca­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.