Eva­lua­ción do­cen­te

La Tercera - - CORREO - Iván Ga­ray Pa­gliai Josefina Su­til Ser­voin

Se­ñor di­rec­tor: El Co­le­gio de Pro­fe­so­res exi­ge la sus­pen­sión de la eva­lua­ción do­cen­te. ¿Es en­ten­di­ble que un tra­ba­ja­dor le exi­ja a su em­plea­dor que no lo eva­lúe? Es­ta si­tua­ción re­sul­ta im­prac­ti­ca­ble en cual­quier tra­ba­ja­dor, ex­cep­to pa­ra los pro­fe­so­res. ¿El mo­ti­vo? La cap­tu­ra del sec­tor, la cual ocu­rrió gra­cias al Es­ta­tu­to Do­cen­te pro­mul­ga­do en 1991.

El Es­ta­tu­to Do­cen­te ha ge­ne­ra­do un gru­po de tra­ba­ja­do­res pri­vi­le­gia­dos, in­cen­ti­va el in­mo­vi­lis­mo, con­sa­gra de­re­chos so­bre de­be­res, no con­tem­pla me­ca­nis­mos efi­cien­tes de eva­lua­ción, be­ne­fi­cia la an­ti­güe­dad y no la ex­ce­len­cia, y con­vier­te a las es­cue­las en me­ras ca­jas pa­ga­do­ras de un sis­te­ma de ne­go­cia­ción cen­tra­li­za­do.

La so­lu­ción es sim­ple, pe­ro re­quie­re va­len­tía: eli­mi­nar el Es­ta­tu­to Do­cen­te pa­ra que los pro­fe­so­res, al igual que el res­to de los chi­le­nos, se ri­jan por el Có­di­go del Tra­ba­jo, y en­tre­gar a ca­da es­cue­la la ges­tión de su per­so­nal. De es­ta ma­ne­ra, si por al­gún mo­ti­vo no exis­te eva­lua­ción, eso res­pon­de­rá a un diá­lo­go en­tre tra­ba­ja­dor y em­plea­dor y no a las exi­gen­cias de un gre­mio. lí­mi­tes, la con­si­de­ra­ción por el otro y la so­brie­dad en las vir­tu­des hu­ma­nas.

For­mar per­so­nas que sean par­te de una ci­vi­li­za­ción y no ani­ma­les en una sel­va de­bie­ra ser la exi­gen­cia mí­ni­ma. Así, cuan­do no fun­cio­ne la au­to­rre­gu­la­ción, fun­cio­ne la re­gu­la­ción, pe­ro que las ollas no ter­mi­nen re­ven­tan­do cuan­do la pre­sión se ha­ga in­sos­te­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.