Que­re­lla por atro­pe­llo de ca­ra­bi­ne­ro

La Tercera - - CORREO - Ma­rio Cor­tés Ce­vas­co

Se­ñor di­rec­tor: Se ha in­for­ma­do que la fa­mi­lia del ca­bo de Ca­ra­bi­ne­ros que fa­lle­ció atro­pe­lla­do por un par­la­men­ta­rio in­ter­pu­so una que­re­lla. Es­to ha cau­sa­do sor­pre­sa, pues las pre­ma­tu­ras de­cla­ra­cio­nes ab­so­lu­to­rias del fis­cal de la cau­sa y del pro­pio fis­cal re­gio­nal ins­ta­la­ron la fal­sa sen­sa­ción de que ca­re­ce de res­pon­sa­bi­li­dad el con­duc­tor que atro­pe­lla a un ca­ra­bi­ne­ro que no port a c hal e c o re­flec­tan­te de no­che.

El cha­le­co es só­lo uno de los ele­men­tos de se­gu­ri­dad que la ley y los pro­to­co­los en­tre­gan a la po­li­cía pa­ra con­tro­lar el trán­si­to. No exis­te dis­po­si­ción al­gu­na que im­pon­ga a la po­li­cía la obli­ga­ción es­pe­cí­fi­ca de ac­tuar de no­che só­lo con cha­le­co re­flec­tan­te, y me­nos que exi­ma de res­pon­sa­bi­li­dad al con­duc­tor que atro­pe­lla a un ca­ra­bi­ne­ro que no lo por­te.

La Ley de Trán­si­to obli­ga a con­du­cir a ve­lo­ci­dad pru­den­te pa­ra pre­ca­ver “los ries­gos pre­sen­tes y po­si­bles”; es de­cir, la ve­lo­ci­dad “ra­zo­na­ble” de­pen­de de las cir­cuns­tan­cias. Así, cons­ti­tu­ye con­duc­ta in­frac­cio­nal tran­si­tar a 120 ki­ló­me­tros por ho­ra, aun­que es­té per­mi­ti­do, si exis­te ries­go de­bi­do a la con­di­ción cli­má­ti­ca, el in­ten­so flu­jo vehi­cu­lar del mo­men­to u otra ra­zón. El fun­da­men­to le­gal y de sen­ti­do co­mún es que el con­duc­tor es­tá ig­no­ran­do los ries­gos “po­si­bles”.

El ca­so que nos ocu­pa ocu­rrió de no­che, en un ca­mino ru­ral de só­lo dos pis­tas, una de las cua­les es­ta­ba ín­te­gra­men­te ocu­pa­da por un ca­mión de­te­ni­do, con lu­ces en­cen­di­das y fren­te a él un ca­rro po­li­cial. Era un pro­ce­di­mien­to po­li­cial en ru­ta vi­si­ble des­de le­jos, con to­dos los ries­gos “po­si­bles” que con­lle­va.

Se de­be­rá re­sol­ver si fue pru­den­te en esas cir­cuns­tan­cias pa­sar de no­che por un cos­ta­do del pro­ce­di­mien­to a 60 ki­ló­me­tros por aho­ra (asu­mien­do que efec­ti­va­men­te iba a esa ve­lo­ci­dad). Por aho­ra no co­rres­pon­de con­de­nar, pe­ro tam­po­co ab­sol­ver ni sor­pren­der­se por la ac­ción le­gal de la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.