Un gru­po de ve­ci­nos del co­lap­sa­do edi­fi­cio Cen­tral Park, de San­tia­go, aún pi­den la re­pa­ra­ción to­tal del in­mue­ble y sus de­par­ta­men­tos.

La Tercera - - NACIONAL -

Las es­ca­le­ras del edi­fi­cio Cen­tral Park, de ca­lle Bal­ma­ce­da, co­mu­na de San­tia­go, es­tán os­cu­ras. Ya no se es­cu­chan las vo­ces de las 171 fa­mi­lias que re­si­dían en es­ta to­rre de 19 pi­sos, le­van­ta­da por la cons­truc­to­ra DLP y la in­mo­bi­lia­ria IGSA S.A., de­bi­do a que que­dó con da­ños es­truc­tu­ra­les tras el te­rre­mo­to del 27/F, en­tre ellos, el co­lap­so de dos pi­la­res en su sub­te­rrá­neo. Hoy, só­lo se es­cu­chan los pa­sos de San­dra Me­di­na, pro­pie­ta­ria de un de­par­ta­men­to del pi­so 11. Ella, pro­vis­ta de una lin­ter­na, in­gre­sa y mues­tra los fie­rros a la vis­ta y las tri­za­du­ras en las pa­re­des de lo que fue su ho­gar.

“Mi de­par­ta­men­to era lin­do, gran­de. Cuan­do com­pras tu vi­vien­da tra­tas de in­ver­tir en lo me­jor, en mue­bles y elec­tro­do­més­ti­cos. Pen­sa­ba que ten­dría es­to has­ta que mu­rie­ra”, cuen­ta.

Ac­tual­men­te, San­dra arrien­da un pe­que­ño de­par­ta­men­to en el edi­fi­cio con­ti­guo. Pa­ra po­der pa­gar el di­vi­den­do de su ca­sa des­ha­bi­ta­da, que as­cien­de a $ 184 mil men­sual, más el nue­vo arrien­do, de $ 300 mil, de­be tra­ba­jar de lu­nes a domingo. “Quie­ro que re­pa­ren el edi­fi­cio, nos in­dem­ni­cen y me en­tre­guen mi de­par­ta­men­to tal como lo com­pré. Me sa­qué la mu­gre por esa ca­sa. Han pa­sa­do cin­co años y na­da”, re­la­ta la mu­jer, que jun­to a otras seis per­so­nas no acep­tó la pro­pues­ta de in­dem­ni­za­ción de la em­pre­sa y si­gue en li­ti­gio jun­to a un abo­ga­do.

El edi­fi­cio, hoy in­ha­bi­ta­ble, es­tá res­guar­da­do por un cui­da­dor. Aún no se pue­de pen­sar en una even­tual de­mo­li­ción, ya que hay li­ti­gios pen­dien­tes en­tre re­si­den­tes y la in­mo­bi­lia­ria. En su ex­te­rior hay ra­ya­dos y en su es­ta­cio­na­mien­to aún per­ma­ne­cen tres au­tos. Ana Ma­ría Bra­vo, ve­ci­na del sec­tor, di­ce que los vehícu­los per­te­ne­cen a ex pro­pie­ta­rios. Agre­ga que tie­ne te­mor de que el edi­fi­cio se ven­ga abajo: “A to­dos nos da mie­do de que con un tem- blor fuer­te se cai­ga”.

Es­te ca­so, sin em­bar­go, no es úni­co en el país. El ar­got ciu­da­dano bau­ti­zó como “edi­fi­cios fan­tas­mas” a esas gran­des mo­les que des­de ha­ce cin­co años, tras el megasismo, que­da­ron va­cías y aban­do­na­das. De acuer­do a un in­for­me ela­bo­ra­do en 2010 por el Co­le­gio de In­ge­nie­ros, un 14,4% de las vi­vien­das -ca­sas y edi­fi­cios­pre­sen­ta­ba da­ños de al­gu­na ín­do­le y no eran ha­bi­ta­bles, pe­ro un 97% de ellos se po­dían re­pa­rar.

En el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da in­for­ma­ron que ac­tual­men­te no exis­te un ca­tas­tro de edi­fi­cios pri­va­dos da­ña­dos por el 27/F, ya que no son ob­je­to de sub­si­dios del Es-

ta­do o de po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Rui­nas en Hual­pén

En la Re­gión del Bio­bío hay va­rios edi­fi­cios por de­mo­ler, pe­ro que de mo­men­to es­tán a mer­ced de per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle, que los usan pa­ra per­noc­tar. Uno de ellos ese ubi­ca en la co­mu­na de Hual­pén, cu­ya de­mo­li­ción si­gue ba­jo exa­men de la Cor­te Su­pre­ma, lue­go que In­mo­bi­lia­ria Co­lón pre­sen­ta­ra un re­cur­so de ca­sa­ción. Se tra­ta de la to­rre C del com­ple­jo Puer­to de Pa­los, que que­dó con da­ños es­truc­tu­ra­les, se­gún de­ter­mi­nó el mu­ni­ci­pio lo­cal.

Otro ejem­plo en la ciu­dad pen­quis­ta es el edi­fi­cio Pla­za del Río, ubi­ca­do en ca­lle Sa­las, que que­dó des­ha­bi­ta­do y en su es­ta­cio­na­mien­to aún se ven vehícu­los ba­jo mu­ros de con­cre­to que se ca­ye­ron pa­ra el te­rre­mo­to. Ser­gio Mo­ra, ve­cino del sec­tor, ase­gu­ra que “lo ideal se­ría que hi­cie­ran al­go con el te­rreno, por­que es­tá va­cío. Aho­ra hay cui­da­do­res y unos pe­rros, pa­ra evi­tar que la gen­te en- tre y lo use pa­ra dor­mir”. A es­te in­mue­ble se su­ma el ex edi­fi­cio de la Con­tra­lo­ría, en ca­lle O’Hig­gins, que per­ma­ne­ce clau­su­ra­do.

En Vi­ña del Mar, V Re­gión, una de­ce­na de edi­fi­cios que­dó con da­ños se­ve­ros des­pués del sis­mo. De ellos, las cons­truc­cio­nes An­tí­go­na, Fes­ti­val y To­le­do, to­dos ubi­ca­dos en el sec­tor cén­tri­co, tie­nen ór­de­nes de de­mo­li­ción pen­dien­tes, mien­tras se re­suel­ven li­ti­gios ju­di­cia­les en­tre pro­pie­ta­rios e in­mo­bi­lia­rias.

En la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, en tan­to, otro ca­so es el Con­do­mi­nio Sol Orien­te, de la co­mu­na de Ma­cul. El com­ple­jo ha­bi­ta­cio­nal, de 19 pi­sos y 184 de­par­ta­men­tos, tam­bién que­dó in­ha­bi­li­ta­do tras el te­rre­mo­to por da­ños es­truc­tu­ra­les. Ese mis­mo año, la di­rec­ción de obras de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ma­cul de­cla­ró su or­den de de­mo­li­ción. No obs­tan­te, se­gún los ve­ci­nos del sec­tor, has­ta 2011 no hu­bo avan­ces en es­ta ma­te­ria, por lo que el mu­ni­ci­pio -jun­to a los pro­pie­ta­rios- de­ci­dió lle­var a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.