El doc­tor Vec­chio y mis­ter Hy­de

El ta­len­to­so vo­lan­te de Co­lo Co­lo su­ma com­por­ta­mien­tos irres­pon­sa­bles a su tra­yec­to­ria. Un con­tras­te que psi­có­lo­gos de­por­ti­vos atri­bu­yen a su in­ma­du­rez.

La Tercera - - DEPORTES FÚTBOL - Por Ig­na­cio Leal C. y Cristian Ba­rre­ra M.

La pa­la­bra i t al i ana vec­chio s i g ni f i c a vie­jo en es­pa­ñol. En la pe­nín­su­la, la uti­li­za­ción del tér­mino es am­plio y va mu­cho más allá de lo e t a r i o. Por e j e mplo, I l Gran Vec­chio es un con­cep­to usa­do so­bre to­do en las al­tas es­fe­ras de po­der y que ha­ce re­fe­ren­cia al an­ciano sa­bio, a esa per­so­na cu­ya ex­pe­rien­cia le per­mi­te ma­ne­jar di­ver­sas si­tua­cio­nes com­ple­jas, ya sea en la po­lí­ti­ca, la eco­no­mía e, in­clu­so, la ma­fia.

Sin em­bar­go, en Chile, es­te vo­ca­blo itá­li­co es­tá muy ale­ja­do de su real sig­ni­fi­ca­do. De he­cho, más bien es­tá re­la­cio­na­do a epi­so­dios po­lé­mi­cos de in­ma­du­rez y des­con­trol, ex­te­rio­ri­za­dos en el úl­ti­mo tiem­po por quien lle­va aquel vo­ca­blo como ape­lli­do: el fut­bo­lis­ta de Co­lo Co­lo Emi­li­ano Vec­chio.

El vo­lan­te al­bo es uno de los ju­ga­do­res más ta­len­to­sos del fút­bol na­cio­nal, pe­ro tam­bién uno de los más con­tro­ver­ti­dos, don­de co­lec­cio­na va­rios epi­so­dios en un cor­to pe­río­do.

Su úl­ti­mo al­ter­ca­do ocu­rrió el domingo, fren­te a Pa­les­tino. El ro­sa­rino fue ex­pul­sa­do a los 22’, lue­go de pro­pi­nar un fuer­te co­da­zo de re­vés a Die­go Ro­sen­de, quien ve­nía abra­zán­do­lo por la cin­tu­ra. El juez Ro­ber­to To­bar no du­dó en mos­trar­le la tar­je­ta ro­ja di­rec­ta, jus­to cuan­do vol­vía a la ti­tu­la­ri­dad.

El he­cho acre­cien­ta el mi­to en torno al Gor­do, el que ha­bla de un re­co­no­ci­do lec­tor de la Bi­blia, cris­tiano y buen ami­go, pe­ro de ge­nio cor­to y que fá­cil­men­te pier­de el con­trol, como lo de­mos­tró en el Mo­nu­men­tal.

Ha­ce po­co más de un mes, el ar­gen­tino ya le­van­tó pol­vo por sus di­chos en Twit­ter, su tri­bu­na fa­vo­ri­ta. El 10 co­lo­co­lino se en­fras­có en una dis­cu­sión con el por­te­ro de Uni­ver­si­dad de Chile, Johnny He­rre­ra, a quien til­dó de ase­sino y ca­ra ro­ta, aun­que sin nom­brar­lo di­rec­ta­men­te. Por aque­llo, fue ad­ver­ti­do por la ANFP y tu­vo que pe­dir dis­cul­pas.

An­tes, su im­pul­si­va ac­ti­tud al ser re­em­pla­za­do en los due­los fren­te Ever­ton (abril de 2013) y Unión Es­pa­ño­la (fe­bre­ro de 2014) de­ja­ban en­tre­ver el ex­plo­si­vo ca­rác­ter del ex ca­de­te del Real Ma­drid, ya que se fue a la ban­ca re­cla­man­do ai­ra­da­men­te, con la in­ten­ción de de­jar cla­ra su mo­les­tia.

Por su des­con­tro­la­da bo­ca tam­bién se ha me­ti­do en pro­ble­mas. En di­ciem­bre de 2013, cuan­do los al­bos per­die­ron fren­te a Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, no du­dó en cri­ti­car el co­me­ti­do del ár­bi­tro Jor­ge Osorio: “El ar­bi­tra­je chi­leno es una bro­ma. Nos vie­nen ca­gan­do se­ma­na a se­ma­na”, fue­ron sus pa­la­bras, de­to­na­das prin­ci­pal­men­te por un pe­nal que se­gún él no les co­bra­ron.

Sin du­da, el su­ce­so más in­sig­ne fue el en­con­trón que tu­vo con Jo­sé Luis Sie­rra en ju­lio de 2012. Ju­gan­do por los his­pa­nos, Vec­chio in­ven­tó la muer­te de su her­mano en Ar­gen­ti­na, por lo que el club le per­mi­tió via­jar de ur­gen­cia a ese país. El pro­ble­ma fue que el Co­to se en­te­ró de que en reali­dad el me­dio­cam­pis­ta no fue a en­te­rrar a su her­mano, sino que en reali­dad fue a ca­sar­se en se­cre­to, jus­to cuan­do­los ro­jos dispu­taban ins­tan­cias de­ci­si­vas.

La men­ti­ra en­fu­re­ció al téc­ni­co Sie­rra, quien lo cas­ti­gó y lo en­vió a ju­gar por la fi­lial. Aque­llo rom­pió las re­la­cio­nes en­tre am­bos y el téc­ni­co no tu­vo re­pa­ros pa­ra vi­sar su sa­li­da cuan­do Co­lo Co­lo se fi­jó en él.

La ca­be­za del Gor­do

In­ma­du­ro, im­pul­si­vo, ego­cén­tri­co. Son va­rios los ad­je­ti­vos con los que se pue­de ca­ta­lo­gar a Vec­chio.

El di­rec­tor del área si­co­ló­gi­ca del Co­mi­té Olím­pi­co de Chile (Coch), Fe­li­pe Fuen­za­li­da, sos­tie­ne que lo que acon­te­ce con Vec­chio es una com­bi­na­ción de fac­to­res, don­de des­ta­ca la po­ca con­ti­nui­dad y el he­cho de ya no ser la fi­gu­ra del equi­po.

“Sin co­no­cer el ca­so es­pe­cí­fi­co de Vec­chio, por lo ge­ne­ral, es­tas si­tua­cio­nes ocu­rren a ra­zón de la fal­ta de con­ti­nui­dad que afec­ta a los ju­ga­do­res. Él per­dió su pro­ta­go­nis­mo y aho­ra las ga­nas y la an- sie­dad de ju­gar un gran par­ti­do son las que lo trai­cio­nan”, ana­li­za el psi­có­lo­go de­por­ti­vo.

Con res­pec­to a las ra­bie­tas a tra­vés de re­des so­cia­les, Fuen­za­li­da sos­tie­ne que “los fut­bo­lis­tas mu­chas ve­ces no lo­gran di­men­sio­nar lo pú­bli­co que es su tra­ba­jo. No to­man los res­guar­dos del ca­so y se de­jan lle­var por sus im­pul­sos, pu­bli­can­do en las re­des so­cia­les co­men­ta­rios desa­ti­na­dos. Tam­bién po­dría ex­pli­car­se por un fac­tor de in­ma­du­rez”.

Por su par­te, Ale­xis Pon­ce, psi­có­lo­go del Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to (CAR), la pre­sión a la que es­tá so­me­ti­do un fut­bo­lis­ta pue­de ju­gar­le en con­tra. “No hay que ol­vi­dar que los fut­bo­lis­tas son per­so­nas nor­ma­les, como to­dos no­so­tros y es­tán so­me­ti­dos a al­tos ni­ve­les de es­trés. Un ju­ga­dor re­ci­be mu­cha pre­sión, tan­to de su en­torno como de él mis­mo”, es­ta­ble­ce el pro­fe­sio­nal.

Vec­chio si­gue dan­do que ha­blar den­tro o fue­ra de la can­cha. Como sea, le­jos del sen­ti­do real de su ape­lli­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.