CUAN­DO EL DES­CON­TROL ES RE­GLA

La Tercera - - DEPORTES FÚTBOL - Ro­dri­go A. Cauas E.

Cuan­do se ha­bla de la im­por­tan­cia de los as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos en el fút­bol, no só­lo se apun­ta a las vir­tu­des men­ta­les de un ju­ga­dor, como po­drían ser su au­to­de­ter­mi­na­ción, li­de­raz­go, la cla­ri­dad de sus objetivos per­so­na­les, su tra­ba­jo en equi­po, etc; sino que ade­más la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar otros as­pec­tos, como por ejem­plo la an­sie­dad, el es­trés o la im­pul­si­vi­dad fren­te a si­tua­cio­nes ad­ver­sas.

En el ca­so de es­ta úl­ti­ma va­ria­ble no ca­be du­da de que ter­mi­na sien­do un gran desafío pa­ra un de­por­tis­ta pro­fe­sio­nal “man­te­ner­la a ra­ya”, bá­si­ca­men­te por­que en el de­por­te de al­to ren­di­mien­to el ele­men­to de eva­lua­ción cons­tan­te, son pre­ci­sa­men­te los re­sul­ta­dos que ob­tie­ne (los go­les, la can­ti­dad de par­ti­dos ju­ga­dos, su ren­di­mien­to fí­si­co...). Por en­de cuan­do exis­ten pa­rá­me­tros de­por­ti­vos no desea­bles pa­ra el de­por­tis­ta pue­de ge­ne­rar­se la frus­tra­ción.

Es­to pue­de ser cuan­do en el cor­to pla­zo no se cum­ple lo es­pe­ra­do (en el trans­cur­so de un par­ti­do), cuan­do se avi­so­ra que en el lar­go pla­zo no se po­drán cum­plir con las me­tas es­ta­ble­ci­das o sen­ci­lla­men­te cuan­do la bre- cha en­tre el ob­je­ti­vo y la reali­dad es tan am­plia que se es­ti­man que no se­rán sus­cep­ti­bles de cum­plir. Si a es­to se le su­ma una baja au­to­con­fian­za y po­ca sen­sa­ción de con­trol del pro­pio de­por­tis­ta en el po­der re­ver­tir es­ta si­tua­ción (“el en­tre­na­dor es quién de­be cam­biar su po­si­ción y no yo”) con­vier­ten a la frus­tra­ción en un fac­tor más que en­tra a la can­cha.

Nor­mal­men­te los de­por­tis­tas van apren­dien­do, ya sea de ma­ne­ra au­to­di­dac­ta o bien de ma­ne­ra apren­di­da, a con­tro­lar es­tos im­pul­sos, pe­ro cuan­do se dan cier­tas si­tua­cio­nes en­ca­de­na­das y acu­mu­la­das, el des­con­trol de los im­pul­sos pue­de ser la via re­gia que en­cuen­tra el de­por­tis­ta pa­ra des­car­gar su ra­bia, ira e im­po­ten­cia. So­bre to­do cuan­do los ge­ne­ra­do­res de esa frus­tra­ción no son cons­cien­tes y por en­de no des­car­ga­dos pau­la­ti­na­men­te cuan­do co­rres­pon­den.

Y por eso mu­chas ve­ces ve­mos reac­cio­nes en la can­cha que pue­den no te­ner ne­ce­sa­ria­men­te una ex­pli­ca­ción, ya que su ori­gen, no es­tá en lo que allí ocu­rrió, sino que más bien en otras si­tua­cio­nes an­te­rio­res acu­mu­la­das por el de­por­tis­ta. De ahí la im­por­tan­cia de tra­ba­jar la “aser­ti­vi­dad de­por­ti­va” dia­ria­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.