AU­DIEN­CIA

La Tercera - - SOCIEDAD -

“Las tra­di­cio­nes se res­pe­tan y se cum­plen”, di­jo ano­che Ra­fael Araneda, mien­tras jun­to a Ca­ro­li­na De Mo­ras -usan­do un di­se­ño de Ro­dri­go Va­len­zue­la- da­ba la bien­ve­ni­da a la se­gun­da no­che del Fes­ti­val de Vi­ña del Mar. Si el domingo fal­tó el tra­di­cio­nal be­so en­tre ani­ma­do­res, ano­che los an­fi­trio­nes de la Quin­ta Ver­ga­ra cum­plie­ron con lo en­co­men­da­do por el pú­bli­co...lue­go que De Mo­ras se aga­cha­ra pa­ra que­dar a la al­tu­ra de su com­pa­ñe­ro.

Ayer no hu­bo es­pec­tácu­lo de ober­tu­ra, ya que el mon­ta­je del primer ar­tis­ta de la no­che, Ri­car­do Ar­jo­na, es­ta­ba ins­ta­la­do des­de tem­prano, lo que im­pe­día lle­var otros re­cur­sos a es­ce­na. A las 22:15 el gua­te­mal­te­co, en me­dio de un gri­te­río fe­roz, apa­re­ció por sép­ti­ma vez en el Fes­ti­val, en­to­nan­do El pro­ble­ma. La es­ceno- gra­fía si­mu­la­ba una es­ta­ción de tre­nes y el show de lu­ces le sa­ca­ba pro­ve­cho a las enor­mes pan­ta­llas LED q u e d e b u t a r o n e n Vi ñ a y q u e en­vuel­ven a la pla­tea. La Quin­ta Ver­ga­ra, có­mo no, se rin­dió de in­me­dia­to an­te Ar­jo­na y ter­mi­nó en­tre­gán­do­le la Ga­vio­ta de pla­ta y de oro.

La au­dien­cia te­le­vi­si­va fue más com­ple­ja de ga­nar en un prin­ci­pio; se­gún in­for­ma­ción de Me­ga, en va­rios mo­men­tos la te­le­se­rie Fat­ma­gul su­peró en ra­ting al co­mien­zo de la pre­sen­ta­ción del can­tan­te, aun­que Ar­jo­na se que­dó fi­nal­men­te, en pro­me­dio, con el li­de­raz­go ab­so­lu­to ( ver re­cua­dro). Ar­jo­na se pa­seó por su dis­co­gra­fía y su to­ne­la­da de hits. Te quie­ro, Acom­pá­ña­me a es­tar so­lo, Di­me que no o Cuán­do, fue­ron en­tre­ga­das sin tre­gua al co­ro de la Quin­ta.

Uno de los mo­men­tos más lla­ma­ti­vos de la no­che fue cuan­do el can­tan­te subió has­ta el es­ce­na­rio a Mar­ce­la Pe­ña, la pre­si­den­ta de su club de fa­ná­ti­cas ( ver no­ta de la pá­gi­na 40), quien apro­ve­chó la se­re­na­ta de su ído­lo - Se­ño­ra de las cua­tro dé­ca­das-, pa­ra sa­car­se una sel­fie en el es­ce­na­rio. Ar­jo­na tam­bién can­tó a due­to Fuis­te tú, jun­to a su ahi­ja­da mu­si­cal Gaby Mo­reno.

Sa­car­lo del es­ce­na­rio fue ta­rea di­fí­cil; la pri­me­ra vez que los ani­ma­do­res tra­ta­ron de in­ter­ve­nir, se de­vol­vie­ron. Has­ta que lle­gó el mi­nu­to de las ga­vio­tas. Ar­jo­na se des­pi­dió, fi­nal­men­te,con su clá­si­co Mu­je­res. El pú­bli­co gri­ta­ba por el pre­mio que no lle­ga­ría: la Ga­vio­ta de pla­tino.

Des­de su arri­bo al país, el can­tau­tor se qui­so man­te­ner le­jano a to­da la eu­fo­ria festivalera y ca­si no se de­jó ver. De he­cho, es­tu­vo siem­pre en San­tia­go: ate­rri­zó en la no­che del domingo y par­tió di­rec­to al ho­tel W, alo­ján­do­se en el pi­so 21. Ahí, con par­te de su staff, es­tu­vo ce­nan­do y

La­no­che­par­tió­pe­lea­da

en sin­to­nía, pe­ro Ar­jo­na lo­gró de­rro­tar a la te­le­se­rie Fat­ma­gül: el can­tan­te pro­me­dió 28.1 con­tra 20.7 de Me­ga. El peak lo mar­có Cen­te­lla: 41 pun­tos a las 00:40 ho­ras. pro­ban­do al­gu­nos vi­nos chi­le­nos has­ta cer­ca de las cua­tro de la ma­dru­ga­da. Lue­go, a des­can­sar.

Du­ran­te la tar­de de ayer, só­lo dur­mió y, en las ho­ras pre­vias a su nue­vo pa­so por la Quin­ta Ver­ga­ra, co­men­zó un fuer­te ope­ra­ti­vo pa­ra su tras­la­do. Arri­bó cer­ca de las 21 ho­ras a la Ciu­dad Jar­dín.

El nú­me­ro que si­guió a Ar­jo­na tu­vo un co­mien­zo di­fí­cil, en­tre el éxo­do ma­si­vo des­de la ga­le­ría y las pifias. Pe­ro Cen­te­lla, el hu­mo­ris­ta de Ma­gal l a nes, s e t e r mi­nó g a nan­do a l mons­truo. Hu­bo tác­ti­cas pa­ra re­la­jar el am­bien­te: los ani­ma­do­res re­cal­ca­ron que se tra­ta­ba de un ar­tis­ta chi­leno y que ha­bía que tra­tar­lo con res­pe­to. Por su cuen­ta, el có­mi­co par­tió alu­dien­do al ca­so Dá­va­los, ga­nán­do­se la ovación rá­pi­da.

Una vez que sur­gie­ron las car­ca­ja­das, el co­me­dian­te más re­la­ja­do con­fe­só que es­ta­ba ner­vio­so al su­bir al es­ce­na­rio y el pú­bli­co irrum­pió en aplau­sos. La prue­ba es­ta­ba su­pe­ra­da, el mons­truo se dis­ten­dió y dis­fru­tó del hu­mor sen­ci­llo, a ra­tos pí­ca­ro, y muy chi­leno del su­re­ño y lue­go de me­dia ho­ra, le otor­gó la Ga­vio­ta de pla­ta y la de oro. To­do que­dó en el ol­vi­do, in­clu­yen­do las con­fu­sio­nes en sus chis­tes y los tro­pe­zo­nes de­to­na­dos por los ner­vios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.