Cat Ste­vens lle­ga a Chile e ini­cia ex­ten­sa ru­ti­na de en­sa­yos

El can­tau­tor, que abri­rá la no­che del vier­nes, lle­gó ayer con su fa­mi­lia tras un lar­go via­je des­de Du­bai. “Pre­sen­ta­ré mi nue­vo dis­co”, di­jo al lle­gar al ho­tel. El mú­si­co en­sa­ya­rá des­de hoy y has­ta el jue­ves.

La Tercera - - SOCIEDAD - Ca­mi­la Gue­rra

Un vue­lo des­de Du­bai con es­ca­la en Lon­dres y Sao Pau­lo. Des­tino fi­nal: San­tia­go de Chile, 11:30 ho­ras, tras un pro­me­dio de 30 a 40 ho­ras de via­je. Esa fue la tra­ve­sía de Yu­suf Is­lam, más co­no­ci­do como Cat Ste­vens, des­de su re­si­den­cia ubi­ca­da en los le­ja­nos Emi­ra­tos Ara­bes has­ta la ca­pi­tal, a bor­do de un vue­lo co­mer­cial en com­pa­ñía de su es­po­sa y su hi­jo, quien ade­más es su ma­na­ger.

Una vi­si­ta que lo man­ten­drá en el país has­ta es­te sá­ba­do, un día des­pués de su pre­sen­ta­ción en el Fes­ti­val de Vi­ña del Mar, don­de tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de abrir la jor­na­da fi­nal. En el re­su­men, es el cré­di­to fes­ti­va­le­ro que más días con­ta­rá en Chile.

Pe­se a su ex­ten­so tra­yec­to pa­ra lle­gar has­ta el sur del pla­ne­ta, su arri­bo fue tran­qui­lo, con ape­nas un par de cá­ma­ras cap­tu­ran­do su re­torno a San­tia­go, y ves­ti­do con un abri­go li­ge­ro y una bu­fan­da a jue­go. Una fa­cha que pa­re­cía aje­na a los 20 gra­dos que ya se en­cum­bra­ban en su lle­ga­da al ae­ro­puer­to ca­pi­ta­lino.

Bre­ve­men­te de­di­có un sa­lu­do y se di­ri­gió rau­do al ho­tel Hyatt, don­de des­can­só y dur­mió du­ran­te gran par­te de la jor­na­da: tras un vue­lo que du­ró más de un día, era ne­ce­sa­rio un ins­tan­te de re­po­so. En el re­cin­to la si­tua­ción no fue dis­tin­ta. Tan pron­to como des­cen­dió del au­to, sa­lu­dó al pe­que­ño gru­po que lo es­pe­ra­ba y só­lo res­pon­dió dos pre­gun­tas mien­tras ca­mi­na­ba ha­cia la en­tra­da de puer­tas do­ra­das.

Acer­ca del es­ce­na­rio so­bre el que de­bu­ta­rá el vier­nes 27 se­ña­ló que no co­no­ce mu­cho, “só­lo lo po­co que he vis­to en te­le­vi­sión”, agre­gan­do que la no­ve­dad que trae su se­gun­do pa­so por el país -lue­go de re­ple­tar dos ve­ces el Mo­vis­tar Are­na en

i’m go­ne, ABÍA UNA sen­sa­ción de li­bre­to, de ro­les apren­di­dos por la­do y la­do, de su­mo con­trol que pa­re­ce ser la tó­ni­ca en lo que va de Fes­ti­val. Por­que el mo­nu­men­tal es­ce­na­rio, con sus pan­ta­llas ex­ten­di­das ha­cia los cos­ta­dos trae be­ne­fi­cios -el au­dio ba­jo con­trol, el vo­lup­tuo­so des­plie­gue vi­sual-, pe­ro ha arre­ba­ta­do de­fi­ni­ti­va­men­te la sen­sa­ción de fies­ta al ai­re li­bre, en me­dio de un her­mo­so bos­que como es la Quin­ta Ver­ga­ra. Y así, has­ta aho­ra, el pú­bli­co de Vi­ña 2015 es or­de­na­do has­ta el bos­te­zo. To­do es­te am­bien­te de de­ta­lles pu­li­dos ejer­ció un efec- na­do al rhythm and blues, y que lle­ga como no­ve­dad al país, pues sus úl­ti­mas pre­sen­ta­cio­nes fue­ron en di­ciem­bre del año pa­sa­do cuan­do en me­dio de una gi­ra pro­mo­cio­nal, que tu­vo fe­chas tam­bién en Eu­ro­pa, can­tó en EE.UU por pri­me­ra vez des­de 1976.

Pe­ro su tem­pra­na lle­ga­da al país guar­da al me­nos dos to so­bre el show de Ri­car­do Ar­jo­na: amor­ti­guó en par­te sus ba­rro­quis­mos, sus ex­ce­sos, que pre­ten­den dar con­te­ni­do a una lí­ri­ca con es­pí­ri­tu de best seller, y ho­nes­ti­dad bru­tal co­reo­gra­fia­da des­de una ma­ra­ña de fra­ses he­chas.

La es­ce­no­gra­fía que re­crea una es­ta­ción de fe­rro­ca­rri­les, res­pec­to de lo que mos­tró en sep­tiem­bre pa­sa­do en sus días de re­si­den­cia en el Mo­vis­tar Are­na en San­tia­go, lu­cía me­nos re­car­ga­da, sin au­tos y ca­rros de tre­nes a es­ca­la, que le da­ban al cua­dro un irri­so­rio to­que de par­que de di­ver­sio­nes. El arran­que con El pro­ble­ma fue ex­pli­ca­cio­nes: su plan es ajus­tar­se al ho­ra­rio chi­leno y anu­lar lo más po­si­ble el jet lag; y en­sa­yar y vol­ver a to­car con su ban­da ha­bi­tual de mú­si­cos, a quie­nes no ve des­de ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, cuan­do cul­mi­na­ron su gi­ra de la tem­po­ra­da an­te­rior.

Sus en­sa­yos em­pe­za­rán hoy en la tar­de y se ex­ten­de­rán has­ta ma­ña­na y el jue­ves en un si­tio a de­fi­nir. De he­cho, cuan­do de­bu­tó en Chile a fi­nes de 2013, con esos emo­ti­vos con­cier­tos re­ple­tos en el re­duc­to de Par­que O’Hig­gins, el bri­tá­ni­co tam­bién lle­gó con va­rios días de an­ti­ci­pa­ción y en­sa­yó e hi­zo una prue­ba de so­ni­do en el mis­mo lu­gar.

En su ac­tual es­ta­día, al h o mbre d e Wil d worl d tam­bién se le ex­pli­ca­rá la par t i c ul a r di ná­mi­ca del cer­ta­men, muy dis­tin­ta a la de un con­cier­to ha­bi­tual, con ani­ma­do­res, in­te­rrup­cio­nes, pre­mios y emi­sión te­le­vi­si­va. con­fu­so y la ex­pre­sión des­con­cer­ta­da del pro­pio can­tan­te lo de­la­tó: tur­bio so­ni­do, la voz aho­ga­da al pun­to de des­di­bu­jar los con­tor­nos del exi­to­so sen­ci­llo. Si­guió Te quie­ro, el au­dio se ni­ve­ló aun­que no por com­ple­to, y so­lo me­jo­ró a la al­tu­ra de Acom­pá­ña­me a es­tar so­lo, con ka­rao­ke in­clui­do. Más ta­re aso­mó un med­ley ini­cia­do con Di­me que no, y de ahí em­pal­mó con el guión clá­si­co don­de Ar­jo­na di­ce que es­tá por tres ra­zo­nes, in­clu­yen­do “lo que us­te­des quie­ran”.

Si­guió lo de siem­pre: una re­car­ga­da ver­sión de His­to­rias de ta­xi, el más cla­ro ejem­plo de có­mo el as­tro gua­te­mal­te­co es ca­paz de des­di­bu­jar sus can­cio­nes re­car­gán­do­las de so­los ins­tru­men­ta­les pa­ra do­tar­las de un va­lor ex­tra que no es ne­ce­sa­rio, por­que su fuer­za es­tá en la ima­gen y la pa­la­bre­ría de un se­duc­tor que vi­ve ro­man­ces con acro­bá­ti­ca in­ten­si­dad car­nal, pa­ra lue­go su­mir­se en el te­dio y el re­pro­che.

Su voz pau­la­ti­na­men­te bus­ca los aco­mo­dos pro­pios de una vida ar­tís­ti­ca in­ten­sa que su­pera las dos dé­ca­das. Hay más pau­sas pa­ra que las fa­ná­ti­cas can­ten y ha­gan su tra­ba­jo co­rean­do, pa­ra dar un res­pi­ro a un aman­te reite­ra­ti­vo e in­fa­ti­ga­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.