CHV po­ten­cia sus es­pa­cios fes­ti­va­le­ros en la pe­lea por el ra­ting

A di­fe­ren­cia de otros años, el pro­gra­ma ha po­di­do con­tar con ar­tis­tas del show en su set, com­pi­tien­do con Por otro la­do, la Ga­la del vier­nes pa­sa­do fue la más vis­ta en los cin­co años de su trans­mi­sión.

La Tercera - - SOCIEDAD - Du­san­ka Obi­li­no­vic

Mi­nu­tos an­tes de co­men­zar el ter­cer pro­gra­ma de Fie­bre de Vi­ña, el pro­duc­tor eje­cu­ti­vo del es­pa­cio, Carlos Valencia, fue vi­sio­na­rio al de­cir que “el fin de se­ma­na le ga­na­mos a Me­ga, pe­ro nos en­fren­ta­mos a re­sú­me­nes de Pi­tu­ca sin lu­cas. Hoy, con ca­pí­tu­lo ori­gi­nal de la te­le­se­rie, nos ga­nan. Es de­ma­sia­do bue­na y en­tre­te­ni­da, y tie­ne un pú­bli­co cau­ti­vo”.

Ayer fue el primer día en que el es­pa­cio que con­du­cen Ju­lio Cé­sar Ro­drí­guez y Fran­cis­ca Gar­cía-Hui­do­bro des­de el Ho­tel She­ra­ton Mi­ra­mar se en­fren­tó a su ri­val más po­ten­te, la te­le­se­rie Pi­tu­ca sin lu­cas, y no pu­do con ella. En­tre las 20.24 y las 21.00 ho­ras, Me­ga mar­có 20,8 pun­tos de ra­ting. Y Chi­le­vi­sión ob­tu­vo 11,6 uni­da­des.

El pro­gra­ma sa­té­li­te hi­zo to­do lo po­si­ble por con­quis­tar a la au­dien­cia. En el es­tu­dio tu­vo a Ni­co­le, Di­na­mi­ta Show y has­ta al can­tan­te me- xi­cano Em­ma­nuel, pe­ro no pu­do con la co­me­dia ro­mán­ti­ca. “Jus­to el de hoy, era el pro­gra­ma per­fec­to”, afir­ma Valencia con cier­to tono de re­sig­na­ción.

El pro­duc­tor no se des­ani­ma con es­te re­sul­ta­do, por­que na­die le qui­ta de la ca­be­za que “el Fes­ti­val de Vi­ña es una fies­ta de la que to­dos quie­ren sa­ber, y nues­tro pro­gra­ma en­tre­ga to­do eso”.

Otro mo­ti­vo que ha­ce que Valencia es­té esperanzado cuan­do aún que­dan cua­tro no­ches de Fes­ti­val y cin­co emi­sio­nes de su es­pa­cio, es que es­te año, Fie­bre de Vi­ña ha po­di­do con­tar con más pre­sen­cia de ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les. “He­mos te­ni­do la suer­te de con­tar con los pro­ta­go­nis­tas, con los ar­tis­tas que han que­ri­do es­tar pre­sen­tes, sin nin­gu­na res­tric­ción, y ese fue el ca­so de Luis Fon­si, Reik y Em­ma­nuel. Los ros­tros ca­da vez tie­nen más con­fian­za pa­ra asis­tir al pro­gra­ma que ha­ce el ca­nal ofi­cial”, ex­pli­ca. Lue­go, ha­ce el ejer­ci­cio de re­cor­dar que el año pa­sa­do, cuan­do la com­pe­ten­cia de es­pa­cios sa­té­li­te era ma­yor, es­te te­ma fue más com­ple­jo por­que “no con­ta­mos con tan­tas fi­gu­ras in­ter­na­cio­na­les. No ten­go la ex­pli­ca­ción, pe­ro es­te año no­to mu­cha bue­na vo­lun­tad de par­te de los má­na­gers y de los se­llos. En es­te pun­to sien­to que he­mos he­cho me­jor la pe­ga por­que he­mos te­ni­do más po­der de con­ven­ci­mien­to”. El op­ti­mis­mo de Valencia se aca­ba cuan­do pien­sa en ES­TU­VIE­RON el domingo pa­sa­do a la al­tu­ra el Fla­co y el In­dio en la Quin­ta Ver­ga­ra? No mu­cho. Aun­que Di­na­mi­ta Show era una san­día ca­la­da se los no­tó va­ci­lan­tes y un po­co a la de­ri­va. Su li­bre­to era en­de­ble y el tic que que­rían im­po­ner (un bai­le­ci­to que Paul Vás­quez re­pe­tía como su mo­da de es­te año) pa­só sin pe­na ni glo­ria. Aún así, el pú­bli­co fue res­pe­tuo­so. No los pi­fia­ron y les die­ron las ga­vio­tas de ri­gor sin de­ma­sia­do en­tu­sias­mo. La du­pla ha­bía di­cho, ade­más, que es­te se­ría su úl­ti­mo año en la Quin­ta Ver­ga­ra, don­de vie­nen apa­re­cien­do ha­ce ca­si dos dé­ca­das. Eso los do­ta­ba de cier­ta con­di­ción ter­mi­nal, como lo del domingo fue­se la úl­ti­ma se­cue- Romeo Santos y Ri­car­do Ar­jo­na. “Sus res­tric­cio­nes son ma­yo­res”, di­ce.

La sor­pren­den­te Ga­la

La Ga­la del Fes­ti­val, trans­mi­ti­da el pa­sa­do vier­nes por CHV, lo­gró lo que nin­gún otro ca­nal ha­bía lo­gra­do des­de abril de 2014: de­rro­tar a Me­ga en ho­ra­rio pri­me. En­tre las 21.54 y 00.30 ho­ras, pro­me­dió 34,3 pun­tos de ra­ting, tu­vo un peak de 41 uni­da­des, y su­peró a to­das sus ver­sio­nes an­te­rio­res.

El otro mé­ri­to de la Ga­la es que es más vis­ta que las seis no­ches de Fes­ti­val, y se ins­ta­la como uno de los es­pa­cios más vis­tos de to­do el año. “La Ga­la mar­ca más que un par­ti­do de fút­bol de la Se­lec­ción. En la al­fom­bra ro­ja hay un ni­cho po­co ex­plo­ta­do en nues­tro país y no­so­tros es­ta­mos em­pe­zan­do a sa­car­le pro­ve­cho con Mal­di­ta mo­da, que tam­bién ga­nó el sá­ba­do, en su de­but”, co­men­ta Valencia, quien pro­du­ce ese es­pa­cio. la de una pe­lí­cu­la que he­mos vis­to de­ma­sia­das ve­ces.

¿Va­lió la pe­na? Qui­zás sí, aun­que lo me­jor de su hu­mor se ba­sa en al­go que nun­ca han ex­plo­ta­do del to­do: la con­fe­sión de la pro­pia bio­gra­fía. Na­ci­dos en las ca­lles de Vi­ña, su bau­tis­mo de fue­go ha­bía si­do en la mis­ma Quin­ta, don­de ha­bían vuel­to una y otra vez, como si fue­se una es­pe­cie de ca­sa. Ahí, como po­cos, Vás­quez y Mauricio Me­di­na ha­bían cons­trui­do un re­la­to dra­má­ti­co so­bre sus éxi­tos y sus fra­ca­sos que no eva­día la reali­dad sino que la in­ter­pe­la­ba, as­pi­ran­do a pre­sen­tar­los como es­pe­jos del es­pec­ta­dor. Más allá de cual­quier pren­sa ama­ri­lla, sus en­fer­me­da­des, adic­cio­nes, pe­leas y es­cán­da­los Tras la ru­ti­na de Di­na­mi­ta Show, el “Fla­co” Paul Vás­quez se en­con­tró con Leo­nar­do Far­kas a un cos­ta­do del es­ce­na­rio. En ese ins­tan­te, el hu­mo­ris­ta lo en­ca­ró por an­dar re­ga­lan­do di­ne­ro en pú­bli­co. “Don Leo­nar­do, un sa­lu­do pa­ra us­ted y to­da su fa­mi­lia ¡Gra­cias por to­do lo que ha­ce en la ciu­dad! Pe­ro no ti­re más pla­ta, no ti­re más así al ai­re ¡No, no!”, le di­jo, se­gún se apre­cia en un vi­deo que mos­tró el pro­gra­ma SQP. siem­pre fue­ron a es­ca­la hu­ma­na y, gra­cias a eso, per­mi­tie­ron que la ac­tua­li­dad se co­la­se en sus ru­ti­nas, como si am­bos so­bre­vi­vien­tes de sí mis­mos y del show que pro­me­tían.

Lo an­te­rior nos obli­ga a pen­sar - por enési­ma vez- en el lu­gar que ocu­pa el hu­mor en el Fes­ti­val. Hay una pa­ra­do­ja in­sis­ten­te ahí: el hu­mor es lo que me­nos nos im­por­ta de los cómicos con­vo­ca­dos sino el llan­to, el dra­ma, la mo­ra­le­ja de la no­ta tris­te pe­ro en­ter­ne­ce­do­ra. Por­que to­dos los hu­mo­ris­tas de­ben llo­rar en la Quin­ta mien­tras di­cen que lo ha­cen por los ni­ños, por Dios, por sus ma­dres y pa­dres y quien se les cru­ce en ese mo­men­to. Así, agra­de­cen con lá­gri­mas ca­da aplau­so, como si el éxi­to fue­se pro­duc­to de la ca­ri­dad y no de su tra­ba­jo.

De es­te mo­do, es en el hu­mor don­de des­can­sa la tragedia en Vi­ña. La pro­duc­ción del Fes­ti­val lo sa­be y ex­plo­ta aque­llo pues ahí ya­ce ahí la con­di­ción omi­no­sa de su es­pec­tácu­lo, la sen­sa­ción de lo que me­jor que pue­de en­tre­gar la Quin­ta no es un show sino es­tas fá­bu­las de au­to­ayu­da don­de el mons­truo de la ga­le­ría es un co­ro que alien­ta o di­lu­ye el desas­tre, don­de los so­llo­zos de los co­me­dian­tes aho­gan cual­quier ri­sa, ji­ba­ri­zan­do la co­me­dia al vol­ver­la la re­su­rrec­ción de unas vi­das per­di­das que se en­de­re­zan en el es­ce­na­rio, que les pro­me­te se­gun­das o ter­ce­ras opor­tu­ni­da­des.

FO­TO: AGEN­CIA UNO

Em­ma­nuel es­tu­vo ayer en Fie­bre de Vi­ña de Chi­le­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.