FRA­SES

La Tercera - - POLÍTICA - Ser­gio Bi­tar

ade­cua­da en me­dio de una in­ten­sa agen­da pú­bli­ca. Mien­tras, el cam­bio de ga­bi­ne­te per­sis­te en las re­fle­xio­nes del ofi­cia­lis­mo. Ejem­plo de ello es el ex mi­nis­tro Ser­gio Bi­tar.

Si bien el per­so­ne­ro PPD pre­ci­sa que un even­tual cam­bio en el plan­tel de go­bierno po­dría ser en al­gu­nos mi­nis­te­rios sec­to­ria­les, sub­se­cre­ta­rías e in­ten­den­cias, tam­bién agre­ga un cri­te­rio: hay al­gu­nas car­te­ras que se­rían ina­mo­vi­bles en cuan­to a sus res­pec­ti­vos ti­tu­la­res.

“Cuan­do pen­sa­mos en cam­bio de ga­bi­ne­te, ¿de qué es­ta­mos ha­blan­do? Bá­si­ca­men­te mi­nis­te­rios po­de­ro­sos. ¿Qué mi­nis­tros son po­de­ro­sos? Ha­cien­da, Re­la­cio­nes, In­te­rior, Educación. Si yo fue­ra Pre­si­den­te, no mo­ve­ría a nin­guno de los cua­tros”, se­ña­la Bi­tar.

Con to­do, el otro­ra mi­nis­tro de Educación y Obras Pú­bli­cas del primer go­bierno de Ba­che­let, ha­ce una sal­ve­dad en or­den al pro­ce­so de ro­da­je que im­pli­ca asu­mir una fun­ción nue­va. “Pa­ra un cam­bio de ga­bi­ne­te se ne­ce­si­tan otros seis me­ses en to­mar las rien­das de una ges­tión com­ple­ja y eso ha­ce per­der tiem­po. Po­drán ha­ber ajus­tes mar­gi­na­les, dos a tres mi­nis­te­rios, al­gu­na sub­se­cre­ta­ría o in­ten­den­cias, pe­ro en áreas que no son las más im­por­tan­tes”, agre­ga.

Con­trol de la agen­da

Ser­gio Bi­tar, ade­más, se ha man­te­ni­do al tan­to de la con­tro­ver­sia más com­ple­ja que ha en­fren­ta­do La Mo­ne­da en su primer año de go­bierno; la ges­tión del mi­llo­na­rio cré­di­to que hi­zo el hi­jo de la Man­da­ta­ria, Sebastián Dá­va­los, an­te el vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co de Chile, An­dró­ni­co Luk­sic, pa­ra fi­nan­ciar un ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio.

En es­te sen­ti­do, Bi­tar apun­ta a lo im­pe­ra­ti­vo que es re­to­mar la agen­da le­gis­la­ti­va so­bre fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca. “Es­pe­ro que pa­san­do los días ha­ya más sen­sa­tez en es­ta ma- “Pa­ra un cam­bio de ga­bi­ne­te se ne­ce­si­tan otros seis me­ses en to­mar las rien­das de una ges­tión com­ple­ja y eso ha­ce per­der tiem­po”. “Siem­pre es­tá el ries­go de que Ca­val si­ga en la con­tin­gen­cia. Es­to pro­vo­có un da­ño a las pro­yec­cio­nes del país”. te­ria. Si es­te es pro­ble­ma de los par­ti­dos, de­be­ría­mos de­cir­le a la de­re­cha ‘ter­mi­ne­mos con es­ta ac­ti­tud de­fen­si­va de us­te­des y re­vi­se­mos la le­gis­la­ción, que no es­tá bien’.

No obs­tan­te lo an­te­rior, Bi­tar re­co­no­ce la di­fi­cul­tad del con­trol de la agen­da pú­bli­ca, pues­to que el lla­ma­do “ca­so Ca­val” es ma­te­ria de investigación de fis­ca­lía, cau­sa don­de Dá­va­los y su es­po­sa, Na­ta­lia Com­pag­non, se­rán ci­ta­dos a de­cla­rar. “Siem­pre es­tá el ries­go de que el te­ma Ca­val si­ga en la con­tin­gen­cia. Es­to pro­vo­có un da­ño al go­bierno, a la Nue­va Ma­yo­ría e, in­clu­so, a las pro­yec­cio­nes in­ter­na­cio­na­les del país”, sos­tie­ne.

Fi­nal­men­te, el tam­bién uno de los em­ble­mas de la Con­cer­ta­ción se su­ma a la de­fen­sa a to­do even­to de la cre­di­bi­li­dad de la Pre­si­den­ta. “Siem­pre es­tá el de­re­cho en una de­mo­cra­cia de du­dar y de­cir lo que se quie­ra. Yo con­fío ple­na­men­te en que lo que di­jo la Pre­si­den­ta es cier­to. Plan­tear una du­da so­bre sus di­chos, sin que ten­ga­mos otra for­ma de com­pro­bar más que sus pa­la­bras, es ab­so­lu­ta­men­te in­con­du­cen­te y re­ve­la una es­tra­te­gia opo­si­to­ra no­ci­va pa­ra los efec­tos na­cio­na­les”, ase­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.