27/F: tu­ris­tas vuel­ven a ha­cer cam­ping en la Is­la Orre­go

Cons­ti­tu­ción re­ci­bió a ve­ra­nean­tes en ka­yak y mo­tos de agua. “Hay que pa­sar­lo bien, pe­ro con res­pe­to”, di­ce el ca­pi­tán de un bo­te.

La Tercera - - NACIONAL - Pau­la Ri­quel­me

Las co­sas van cam­bian­do. Ha­ce cin­co años, el tsu­na­mi del 27/F co­bró la vida de ca­si me­dio cen­te­nar de per­so­nas en el río Mau­le. Hoy, sin em­bar­go, la Is­la Orre­go, de Cons­ti­tu­ción, don­de se le­van­ta un san­tua­rio en re­cuer­do de las víc­ti­mas, ha vuel­to a lle­nar­se de vida y de gen­te dis­pues­ta a pa­sear, a ba­ñar­se y a acam­par. “No se tra­ta de ol­vi­dar la tragedia”, acla­ran los re­si­den­tes, “pe­ro sí de vol­ver a po­si­cio- nar a es­te lu­gar como po­lo tu­rís­ti­co que era”.

El primer re­fle­jo de ello es el au­men­to de em­bar­ca­cio­nes tu­rís­ti­cas en el río Mau­le. Se­gún la Ca­pi­ta­nía de Puer­to de Cons­ti­tu­ción, es­te año hay 15 bo­tes de pa­seo, tres más que el año pa­sa­do, en­tre los que se cuen­ta un ca­ta­ma­rán pa­ra 60 per­so­nas. A eso se su­ma una de­ce­na de ka­yaks pa­ra arren­dar y un par de mo­tos de agua, que has­ta el año pa­sa­do no exis­tían. “Ca­da día, unos cien tu­ris­tas cru­zan en bo­te ha­cia la is­la;

el los fi­nes de se­ma­na la ci­fra se triplica”, apun­ta un lo­ca­ta­rio de la zo­na.

San­dra Con­tre­ras, quien per­dió a sie­te miem­bros de su fa­mi­lia en la Is­la Orre­go, es la pre­cur­so­ra del me­mo­rial le­van­ta­do allí, en 2010. Una cruz de hie­rro, de sie­te me­tros de al­tu­ra, re­cuer­da a los 97 fa­lle­ci­dos y 10 des­apa­re­ci­dos. Des­de en­ton­ces, la is­la se con­vir­tió en un lu­gar de ora­ción y re­co­gi­mien­to, muy po­co vi­si­ta­da, sal­vo por fa­mi­lia­res y ami­gos de víc­ti­mas.

Sin em­bar­go, es­te ve­rano eso pa­re­ce ha­ber cam­bia­do. La pro­pia San­dra co­men­ta que “ha va­ria­do mu­cho la ac­ti­tud de la gen­te, la me­mo­ria es frá­gil. Pa­ra mí, la is­la siem­pre va a te­ner un ca­rác­ter sa­gra­do; voy ca­si to­dos los días a de­jar flo­res y lim­piar ba­su­ra”.

El pes­ca­dor y bo­te­ro Gerardo Díaz tam­bién par­ti­ci­pó en la ins­ta­la­ción del me­mo­rial. Co­men­ta que “re­cién es­te año la gen­te es­pon­tá­nea­men­te co­men­zó a pe­dir que los lle­vá­ra­mos a la is­la, por­que hay sec­to­res muy se­gu­ros pa­ra ba- ñar­se. An­tes só­lo pe­dían na­ve­gar por afue­ra”.

La fa­mi­lia Mo­ra­les, de Tal­ca, es­tu­vo ha­cien­do cam­ping por el día en la Is­la Orre­go. Ca­ro­li­na Mo­ra­les di­ce que “es la pri­me­ra vez que va­mos des­pués del te­rre­mo­to; ha­bía más gen­te y nos gus­tó pa­ra ba­ñar­nos, pe­ro pri­me­ro fui­mos al me­mo­rial. Es un lu­gar muy lin­do, don­de se res­pi­ra mu­cha tran­qui­li­dad. Uno no ol­vi­da lo que allí ocu­rrió”.

En cam­bio, la fa­mi­lia Ca­na­les Mu­ñoz, de San­tia­go, per­ma­ne­ció ape­nas una ho­ra en el lu­gar: “Me dio mu­cha pe­na es­tar ahí, por­que hay fo­tos de ni­ños fa­lle­ci­dos, ani­mi­tas y flo­res; uno no pue­de de­jar de pen­sar en la tragedia”.

Hen­ri­que Ver­ga­ra, due­ño del bo­te Ca­pi­tán Sim­pson, agre­ga que “es­te año la gen­te le ha per­di­do el mie­do a ba­ñar­se y acam­par. Eso es bueno, por­que lo te­rri­ble ya pa­só y aho­ra te­ne­mos que ha­cer que la is­la vuel­va a ser como an­tes. Es­to no es un ce­men­te­rio, es un lu­gar tu­rís­ti­co. Hay que pa­sar­lo bien, con res­pe­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.