Mo­men­tos do­lo­ro­sos

La Tercera - - OPINIÓN - Juan Ig­na­cio Bri­to

LA PRE­SI­DEN­TA Ba­che­let ha vi­vi­do “mo­men­tos do­lo­ro­sos” a raíz del ca­so Dá­va­los-Ca­val. Es na­tu­ral: a nin­gu­na ma­dre le gus­ta ver ex­pues­tos los erro­res de su hi­jo. Una reac­ción sa­lu­da­ble fren­te al do­lor es el rea­lis­mo. En es­te ca­so, eso sig­ni­fi­ca acep­tar que in­clu­so aque­llos que han he­cho ca­rre­ra pre­di­can­do con­tra la de­sigual­dad pue­den, si se da la oca­sión, abu­sar de su po­si­ción y uti­li­zar su in­fluen­cia pa­ra ac­ce­der a be­ne­fi­cios ve­da­dos al res­to de los mor­ta­les.

A ni­vel po­lí­ti­co, el ca­so Dá­va­los-Ca­val ame­na­za la cohe­ren­cia de la na­rra­ti­va que ha pro­pues­to al país la Man­da­ta­ria. La uto­pía de la Nue­va Ma­yo­ría pro­me­te un Chile igua­li­ta­rio cons­trui­do so­bre la ba­se de un mo­de­lo que ga­ran­ti­za­ría am­plios “de­re­chos so­cia­les”. Na­tu­ral­men­te, el he­cho de que en la fa­mi­lia de la Je­fa de Es­ta­do exis­ta un ejem­plo cla­ro de uso in­de­bi­do de in­fluen­cias, ha­ce que la ciu­da­da­nía du­de que las co­sas va­yan a cam­biar en se­rio. La brus­ca caí­da de po­pu­la­ri­dad de la Pre­si­den­ta se­gu­ra­men­te se re­la­cio­na con es­to.

El ca­so Dá­va­los-Ca­val no es el pri­me­ro ni se­rá el úl­ti­mo en su es­ti­lo. En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do va­rios es­cán­da­los si­mi­la­res. To­dos pa­re­cen re­ve­lar la dis­po­si­ción de al­gu­nos pa­ra ha­cer tram­pas abu­san­do de su po­si­ción po­lí­ti­ca, so­cial o eco­nó­mi­ca.

Pa­ra ex­pli­car el fe­nó­meno, la Nue­va Ma­yo­ría ha es­co­gi­do un ca­mino sim­ple: cul­par al “mo­de­lo neo­li­be­ral”. La so­lu­ción es in­tro­du­cir re­for­mas es­truc­tu­ra­les, a la sa­li­da de las cua­les se ubi­ca­ría “un país don­de no exis­tan pri­vi­le­gios”, se­gún di­jo la Pre­si­den­ta el lu­nes. Pe­ro se equi­vo­ca en es­to, como Pro­cus­to en el mi­to grie­go: el po­sa­de­ro es­ti­ra­ba o ase­rra­ba las ex­tre­mi­da­des de sus hués­pe­des pa­ra ha­cer­los ca­ber en su ca­ma. El des­pre­cio que la Nue­va Ma­yo­ría sien­te ha­cia el mer­ca­do la con­du­ce al in­ten­to es­té­ril de tra­tar de ajus­tar los he­chos a su re­ce­ta úni­ca y pre­con­ce­bi­da que no atien­de to­da la com­ple­ji­dad del pro­ble­ma.

Otra vía de so­lu­ción, más pró­xi­ma a la reali­dad, es re­co­no­cer que los in­di­vi­duos no ac­túan só­lo de­ter­mi­na­dos por las con­di­cio­nes que los ro­dean, sino que en sus de­ci­sio­nes hay am­plio es­pa­cio pa­ra la de­li­be­ra­ción per­so­nal acer­ca de lo que es co­rrec­to. Vis­to así, el ca­so Dá­va­los-Ca­val no de­be ser com­pren­di­do só­lo como el pro­duc­to de una de­fi­cien­te re­gu­la­ción en­tre po­lí­ti­ca y ne­go­cios; más bien, es un pro­ble­ma éti­co.

La en­se­ñan­za que, qui­zás, pue­de sa­car­se del ca­so Dá­va­los-Ca­val –así como de otros– es que lo que es­tá en cri­sis en Chile es la mo­ral pú­bli­ca, y que por ello las res­pues­tas me­ra­men­te le­ga­lis­tas re­sul­ta­rán siem­pre inade­cua­das e in­su­fi­cien­tes.

La re­fun­da­ción que el país re­quie­re es una que per­mi­ta iden­ti­fi­car de­re­chos jun­to con res­pon­sa­bi­li­da­des; pre­mie el es­fuer­zo y el mé­ri­to; dig­ni­fi­que el ser­vi­cio pú­bli­co, la au­to­ri­dad y las ins­ti­tu­cio­nes; re­va­lo­ri­ce vir­tu­des pú­bli­cas como el res­pe­to, el or­den y la so­li­da­ri­dad. Es di­fí­cil que es­to ocu­rra en el cor­to pla­zo; lo más pro­ba­ble es que an­tes de que al­go cam­bie de ver­dad, vi­va­mos más “mo­men­tos do­lo­ro­sos” como los que ha su­fri­do la Pre­si­den­ta –y el país– en las úl­ti­mas se­ma­nas. El ca­so Dá­va­los mues­tra que lo que es­tá en cri­sis en Chile es la mo­ral pú­bli­ca, y que por ello las res­pues­tas le­ga­lis­tas se­rán in­su­fi­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.