Vo­da­no­vic era ri­dícu­lo por­que el Fes­ti­val tam­bién lo era y ha­bía ahí cier­ta sin­to­nía idio­ta.

La Tercera - - SOCIEDAD -

me­jor que los ar­tis­tas se pre­sen­ten a si mis­mos, sin fan­fa­rria.

Dé­ca­das atrás, en la épo­ca de An­to­nio Vo­da­no­vic, el ani­ma­dor era una pie­za in­dis­pen­sa­ble. El Fes­ti­val era un en­te vi­vo don­de cual­quier co­sa po­día pa­sar. En ese es­ce­na­rio vo­lá­til, Vo­da­no­vic res­pon­día al mons­truo de la ga­le­ría con un siu­ti­que­ría y una ver­bo­rrea flo­ri­da cu­ya hi­per­co­rrec­ción la vol­vía un ob­je­to de cul­to. Vo­da­no­vic era ri­dícu­lo por­que el Fes­ti­val tam­bién lo era y ha­bía ahí cier­ta sin­to­nía idio­ta pe­ro vi­va. En De Mo­ras y Araneda, no hay na­da de eso sal­vo el he­cho de ver to­das es­tas no­ches a unos fun­cio­na­rios cum­plien­do un trá­mi­te, am­bos bu­ró­cra­tas sin su­dor ni san­gre o lá­gri­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.