Mé­di­cos crean iné­di­ta téc­ni­ca pa­ra im­plan­tar ex­tre­mi­da­des bió­ni­cas

El nue­vo pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co per­mi­ten co­nec­tar las neu­ro­nas a una mano ro­bó­ti­ca. La téc­ni­ca se apli­có en tres pa­cien­tes que lue­go de un año re­cu­pe­ra­ron fun­cio­na­li­da­des bá­si­cas.

La Tercera - - SOCIEDAD -

Dos hom­bres jó­ve­nes su­fren un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co que da­ña la par­te su­pe­rior de uno de sus hom­bros. Otro, que prac­ti­ca­ba es­ca­la­da li­bre cae va­rios me­tros y tam­bién gol­pea fuer­te­men­te un cos­ta­do de su cuer­po. Los tres son aus­tría­cos, pe­ro ade­más de la na­cio­na­li­dad tie­nen al­go en co­mún: nin­guno de ellos po­día mo­ver la ex­tre­mi­dad por­que la le­sión rom­pió la zo­na don­de es­tán los ner­vios que ma­ne­jan múscu­los y ten­do­nes del hom­bro, bra­zo, an­te­bra­zo, ma­nos y de­dos. To­dos ellos fue­ron so­me­ti­dos an­tes a ci­ru­gías pe­ro nin­gu­na con bue­nos re­sul­ta­dos.

Como ellos son mi­les las per­so­nas que ca­da año y ca­si siem­pre pro­duc­to de ac­ci­den­tes, pier­den la mo­vi­li­dad de la ex­tre­mi­dad su­pe­rior que fi­nal­men­te ter­mi­na atro­fián­do­se por­que no se ejer­ci­ta.

Oskar Asz­mann, es­pe­cia­lis­ta de la U. Mé­di­ca de Vie­na (Aus­tria), jun­to a in­ge­nie­ros de la U. del Cen­tro Mé­di­co Goet­tin­gen, idea­ron una nue­va ci­ru­gía que com­bi­na di­fe- ren­tes téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas y una pró­te­sis bió­ni­ca que se con­tro­la con la men­te. Con ello, de­vol­vie­ron la fun­cio­na­li­dad del bra­zo y la mano a los tres jó­ve­nes. An­tes, eso sí, tras­plan­ta­ron un múscu­lo de la pier­na al an­te­bra­zo y ampu­taron mano y mu­ñe­ca pa­ra im­plan­tar la nue­va ex­tre­mi­dad ro­bó­ti­ca (ver in­fo­gra­fía).

Los re­sul­ta­dos de es­tas tres ci­ru­gías rea­li­za­das en­te el abril de 2011 y ma­yo de 2014 fue­ron pu­bli­ca­dos ayer en la re­vis­ta The Lan­cet y dan cuen­ta del éxi­to que han te­ni­do. La nue­va téc­ni­ca, bau­ti­za­da como “re­cons­truc­ción bió­ni­ca” mez­cla ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va, trans­fe­ren­cia se­lec­ti­va de ner­vios y múscu­los, ampu­tación de par­te de la ex­tre­mi­dad e im­plan­ta­ción de pró­te­sis uti­li­zan­do sen­so­res que iden­ti­fi­can los im­pul­sos eléc­tri­cos y los de­co­di­fi­ca pa­ra que la mano ar­ti­fi­cial obe­dez­ca esas ór­de­nes.

Tras una reha­bi­li­ta­ción in­te­gral de más de un año, hoy los tres hom­bres pue­den ha­cer di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des de su vida dia­ria, que in­clu­yen abro­char­se los za­pa­tos, usar un cu­chi­llo, es­cri­bir y to­mar un va­so, cues­tio­nes an­tes de la ci­ru­gía eran im­pen­sa­das.

Es­te ti­po de le­sio­nes, di­ce Asz­mann, “re­pre­sen­tan una ampu­tación in­te­rior”, por­que el cor­te de ner­vios es irre­ver­si­ble. “Las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas exis­ten­tes pa­ra es­te ti­po de le­sio­nes son cru­das e in­efi­ca­ces y como re­sul­ta­do, la fun­ción de la mano es po­bre”, se­ña­la.

El equi­po de Asz­mann pri- me­ro eva­luó ca­da le­sión y reali­zó una ci­ru­gía pa­ra unir ner­vios de cue­llo y hom­bro. Lue­go, sa­ca­ron un múscu­lo de la pier­na (gra­ci­lis) y lo tras­plan­ta­ron al an­te­bra­zo. Tras la co­ne­xión se en­tre­nó al pa­cien­te pa­ra que los im­pul­sos ner­vio­sos que sa­len del ce­re­bro y lle­ga­ban an­tes so­lo a la le­sión, aho­ra avan­cen has­ta el nue­vo múscu­lo del bra­zo. Ade­más, apren­die­ron a con­tro­lar con el ce­re­bro un bra­zo bió­ni­co vir­tual. Do­mi­na­da la téc­ni­ca, se am­pu­tó e ins­ta­ló una pró­te­sis

Hom­bre lo­gra con­tro­lar dos bra­zos

Un ac­ci­den­te eléc­tri­co ocu­rri­do ha­ce cua­ren­ta años hi­zo que Les Baugh per­die­ra sus bra­zos. A fi­nes del año pa­sa­do se su­po que en un gru­po de mé­di­cos e in­ge­nie­ros de la U. Johns Hop­kins di­se­ña­ron un par de pró­te­sis que se ad­hie­ren al cuer­po de Baugh e in­ter­pre­tan las se­ña­les eléc­tri­cas que sa­len de sus mu­ño­nes y le per­mi­ten fun­cio­nar con dos bra­zos. de­fi­ni­ti­va co­nec­ta­da al mu­ñón. Tres me­ses des­pués, los tres hom­bres re­cu­pe­ra­ron la mo­vi­li­dad. “El avan­ce cien­tí­fi­co es que he­mos si­do ca­pa­ces de crear y ex­traer nue­vas se­ña­les neu­ro­na­les a tra­vés de trans­fe­ren­cias ner­vio­sas am­pli­fi­ca­das me­dian­te el tras­plan­te mus­cu­lar. Es­tas se­ña­les se de­co­di­fi­can y se tra­duz­can en fun­ción de la mano me­ca­tró­ni­ca”, di­ce Asz­mann.

Pa­ra Ale­jan­dro Bi­fa­ni, trau­ma­tó­lo­go de mano del Hos­pi­tal del Tra­ba­ja­dor, es­ta ci­ru­gía es no­ve­do­sa por es­ta com­bi­na­ción de téc­ni­cas. En Chile, di­ce, ca­da una de ellas se ha­ce por se­pa­ra­do por lo que cree que si exis­tie­ran los re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra es­te ti­po de pró­te­sis y el apo­yo compu­tacio­nal, se po­dría rea­li­zar por­que las ca­pa­ci­da­des téc­ni­co-qui­rúr­gi­cas es­tán. Res­pec­to de la ampu­tación de par­te del bra­zo, Bi­fa­ni se­ña­la que siem­pre “la fun­cio­na­li­dad es­tá por so­bre la es­té­ti­ca” y aña­de que hay ca­sos en que los pro­pios pa­cien­tes pi­den la ampu­tación aun cuan­do no exis­ta una pró­te­sis que lo re­em­pla­ce.

FO­TO: AFP

La mano bió­ni­ca per­mi­te vol­ver a to­mar un va­so sin di­fi­cul­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.