27/F: las 9.968 ré­pli­cas que ha ge­ne­ra­do el gran te­rre­mo­to

El megasismo de 2010 si­gue vi­gen­te en la me­mo­ria del país, en gran me­di­da por los ca­si 10 mil tem­blo­res que le han se­gui­do, dos mil de ellos per­cep­ti­bles. El Cen­tro Sis­mo­ló­gi­co Na­cio­nal cal­cu­la en 400 ki­ló­me­tros la frac­tu­ra que ge­ne­ró el mo­vi­mien­to en­tre

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Oriana Fernández G.

Dos mi­nu­tos du­ró el te­rre­mo­to de mag­ni­tud 8.8 del 27 de fe­bre­ro de 2010. Eso es lo que tar­dó en que se frac­tu­ra­ra en fa­lla geo­ló­gi­ca, en­tre Pi­chi­le­mu, en la Sex­ta Re­gión y Cob­que­cu­ra, en el Bio­bío, la que dio ori­gen al se­gun­do even­to sís­mi­co más im­por­tan­te en la his­to­ria re­cien­te del país. Esos 120 se­gun­dos que ge­ne­ra­ron du­ros efec­tos en las ciu­da­des, tam­bién en­tre­ga­ron va­lio­sa in­for­ma­ción a los cien­tí­fi­cos. El úl­ti­mo re­por­te del Cen­tro Sis­mo­ló­gi­co Na­cio­nal –ela­bo­ra­do a cin­co años de la tragedia- in­di­ca que han ocu­rri­do des­de 2010 has­ta ayer 9.968 ré­pli­cas de­ri­va­das de ese megasismo.

Ser­gio Ba­rrien­tos, di­rec­tor del cen­tro, ex­pli­có que se han pro­du­ci­do ca­si dos mil even­tos per­ci­bi­dos por las per­so­nas, mien­tras que el res­to de los tem­blo­res han te­ni­do una mag­ni­tud que no ha si­do no­to­ria.

Es­te re­gis­tro sís­mi­co es el ma­yor des­de el te­rre­mo­to de Val­di­via, ocu­rri­do en ma­yo de 1960, con una mag­ni­tud de 9,5 (el más gran­de a ni­vel mun­dial) y que to­da­vía ge­ne­ra ré­pli­cas en la zo­na.

Se­gún el re­por­te, en­tre 2010 y hoy, se ge­ne­ró un drás­ti­co cam­bio en la sis­mi­ci­dad del país . En di­ciem­bre de 2009 se pro­du­cía so­lo un mo­vi­mien­to per­cep­ti­ble por mes, mien­tras que en enero de 2010 se lle­ga­ba a dos tem­blo­res. Tras el te­rre­mo­to de fe­bre­ro, en mar­zo de ese mis­mo año hu­bo 220 ré­pli­cas de di­ver­sa in­ten­si­dad. Al­gu­nas de ellas tu­vie­ron una ma­yor no­to­rie­dad, pues ocu­rrie­ron con in­ter­va­los de 15 mi­nu­tos, como su­ce­dió el 11 de mar­zo du­ran­te el cam­bio de man­do pre­si­den­cial en el Con­gre­so. La ac­ti­vi­dad se man­tie­ne has­ta hoy, de he­cho en enero re­cién pa­sa­do hu­bo 12 sis­mos re­gis­tra­dos en di­ver­sas co­mu­nas.

¿Có­mo se de­ter­mi­na que se tra­ta de ré­pli­cas a cin­co años del se­gun­do ma­yor even­to sís­mi­co en Chile? El di­rec­tor del Cen­tro Sis­mo­ló­gi­co afir­ma que es­tos mo­vi­mien­tos se han des­en­ca­de­na­do, pre­ci­sa­men­te, en el área de rup­tu­ra de la fa­lla (la que se ubi­ca en el Océano Pa­cí­fi­co), sec­tor don­de la pla­ca de Naz­ca ge­ne­ra pre­sión ba­jo la Su­da­me­ri­ca­na, lo que oca­sio­nó el megasismo (ver in­fo­gra­fía).

Las ré­pli­cas han ocu­rri­do en áreas cer­ca­nas a la frac­tu­ra, la que tie­ne una lon­gi­tud cer­ca­na a 400 ki­ló­me­tros, en­tre Pi­chi­le­mu y Arau­co. Los equi­pos del Cen­tro Sis­mo­ló­gi­co han me­di­do el im­pac­to de la sub­duc­ción (cuan­do una pla­ca pe­ne­tra ba­jo la otra for­ma­ción). Du­ran­te el te­rre­mo­to el lu­gar don­de se re­gis­tra­ron ma­yo­res des­pla­za­mien­tos fue en la zo­na cer­ca­na a Cons­ti­tu­ción, en El Mau­le. En ese si­tio el mo­vi­mien­to del te­rri­to­rio al­can­zó unos 20 me­tros. “Es­te pro­ce­so de ajus­te in­terno aún tie­ne aso­cia­da una li­be­ra­ción de ener­gía sís­mi­ca”, di­ce Ba­rrien­tos. La zo­na que re­gis­tra el ma­yor nú­me- ro de tem­blo­res es Pi­chi­le­mu, el área más al nor­te de la fa­lla del área de rup­tu­ra.

A cin­co años del even­to, Ser­gio Ba­rrien­tos, cuen­ta que 27/F fue uno de los más “mo­ni­to­rea­dos a ni­vel mun­dial. Es­tos te­rre­mo­tos no se dan fre­cuen­te­men­te. Es una opor­tu­ni­dad úni­ca de es­tu­diar un fe­nó­meno de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas”.

Como par­te de es­te tra­ba­jo, se ins­ta­la­ron en di­ver­sas áreas más de 100 es­ta­cio­nes sis­mo­ló­gi­cas chi­le­nas, pe­ro tam­bién de Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia, Fran­cia e In­gla­te­rra, las que, ade­más de ins­tru­men­tos, en­via­ron equi­pos de cien­tí­fi­cos a vi­vir al país pa­ra cap­tar los re­gis­tros.

Otro ele­men­to de in­te­rés fue­ron las es­ta­cio­nes de me­di­ción sub­ma­ri­nas en­tre­ga­das por una uni­ver­si­dad de Es­ta­dos Uni­dos, dis­pues­tas en el fon­do ma­rino pa­ra mo­ni­to­rear el com­por­ta­mien­to del Océano Pa­cí­fi­co an­te los al­tos ni­ve­les de sis­mi­ci­dad. Hoy, los equi­pos fue­ron tras­la­da­dos a las cos­tas del nor­te del país, tras el te­rre­mo­to de abril pa­sa­do.

Im­pac­to en la po­bla­ción

Tras el 27/F, la po­bla­ción que­dó ex­pues­ta a una ma­yor sis­mi­ci­dad en la zo­na cen­tro-sur, lo que pro­vo­ca una sen­sa­ción de te­mor en al­gu­nas co­mu­nas.

Pau­la Fort­tes, De­le­ga­da Pre­si­den­cial de la Re­cons­truc­ción, se­ña­la que “las per­so­nas sien­ten que van a es- tar ex­pues­tas a nuevos even­tos de la na­tu­ra­le­za. Pe­ro cree­mos que la co­mu­ni­dad es­tá más pre­pa­ra­da, se mo­vi­li­za, guar­da ele­men­tos vi­ta­les pa­ra sub­sis­tir e, in­clu­so, po­seen ge­ne­ra­do­res eléc­tri­cos”.

Pablo Os­ses, di­rec­tor de Ma­gís­ter en Geo­gra­fía en la UC, aña­de que la po­bla­ción ha vuel­to a re­to­mar la con­fian­za en los or­ga­nis­mos que tie­nen la in­for­ma­ción téc­ni­ca so­bre los mo­vi­mien­tos te­lú­ri­cos, como es el ca­so del Cen­tro Sis­mo­ló­gi­co.

En tan­to, la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Emer­gen­cia (One­mi) in­for­mó que tras el 27/F pu­so en mar­cha un pro­to­co­lo pa­ra la coor­di­na­ción con el Ser­vi­cio Hi­dro­grá­fi­co y Ocea­no­grá­fi­co de la Ar­ma­da y el Cen­tro Sis­mo­ló­gi­co, el que hoy es una en­ti­dad in­de­pen­dien­te. De es­ta ma­ne­ra, las ins­ti­tu­cio­nes re­ci­ben la in­for­ma­ción sis­mo­ló­gi­ca de ma­ne­ra on­li­ne y así to­man de­ci­sio­nes como, por ejem­plo, aler­tas so­bre po­si­bles eva­cua­cio­nes en la cos­ta por ries­go de tsu­na­mi. Pre­ci­san que des­de 2010 se creó un pro­gra­ma pa­ra co­no­cer có­mo de­ben ac­tuar las per­so­nas tras un mo­vi­mien­to te­lú­ri­co. Por eso, se rea­li­za­ron ejer­ci­cios de eva­cua­ción en el mar­co del pro­gra­ma ‘Chile Pre­pa­ra­do’. Con ello, cer­ca de seis mi­llo­nes de per­so­nas se han in­for­ma­do pa­ra de­ter­mi­nar có­mo en­fren­tar los efec­tos de las di­ver­sas ame­na­zas en el país. Hoy co­no­cen las zo­nas se­gu­ras en ca­so de un tsu­na­mi o erup­ción vol­cá­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.