Lo­gros y ta­reas pen­dien­tes en ma­te­ria de re­cons­truc­ción El pro­ce­so pa­ra re­com­po­ner la in­fra­es­truc­tu­ra da­ña­da tras el 27-F ha si­do exi­to­so, no así la im­ple­men­ta­ción de un sis­te­ma efi­caz pa­ra en­fren­tar emer­gen­cias.

La Tercera - - OPINIÓN -

HOY SE cum­plen cin­co años des­de el te­rre­mo­to de in­ten­si­dad 8,8 en la es­ca­la de Rich­ter y pos­te­rior ma­re­mo­to que afec­tó a las re­gio­nes del cen­tro sur del país (des­de Val­pa­raí­so has­ta La Arau­ca­nia) y que de­jó un sal­do de más de 500 per­so­nas fa­lle­ci­das y mi­les de dam­ni­fi­ca­dos. Du­ran­te es­te pe­rio­do se avan­zó con mu­cho éxi­to en el com­ple­jo pro­ce­so de re­cons­truc­ción que de­bió em­pren­der el país de­bi­do a los in­gen­tes da­ños que pro­vo­có la ca­tás­tro­fe na­tu­ral en la in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca y pri­va­da, con un cos­to es­ti­ma­do cer­cano a los sie­te mil mi­llo­nes de dó­la­res.

En es­te lus­tro que ha trans­cu­rri­do des­de la tragedia, se lo­gró re­cons­truir ca­si la to­ta­li­dad de las obras via­les que re­sul­ta­ron des­trui­das el 27 de fe­bre­ro de 2010, así como tam­bién gran par­te de la in­fra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria, edu­ca­cio­nal y pe­ni­ten­cia­ria que que­dó in­ha­bi­li­ta­da o con se­ve­ros des­per­fec­tos lue­go del te­rre­mo­to. Sin du­da se tra­ta de lo­gros sig­ni­fi­ca­ti­vos al­can­za­dos por la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción en un pla­zo muy bre­ve –en re­la­ción a la ex­pe­rien­cia de otros paí­ses, como Ja­pón-, con­si­de­ran­do la mag­ni­tud de la ca­tás­tro­fe na­tu­ral que de­bió asu­mir, y las di­fi­cul­ta­des ini­cia­les pa­ra coor­di­nar a los dis­tin­tos or­ga­nis­mos in­vo­lu­cra­dos en es­te pro­ce­so y pa­ra lle­var a ca­bo las obras.

No obs­tan­te, du­ran­te el úl­ti­mo año la re­cons­truc­ción fue per­dien­do im­pul­so (el año pa­sa­do dis­mi­nu­yó en un 70%la en­tre­ga de vi­vien­das a dam­ni­fi­ca­dos en re­la­ción al 2013) y de­jó de te­ner vi­si­bi­li­dad en la agen­da pú­bli­ca. Es­to, pe­se a que to­da­vía hay as­pec­tos que si­guen pen­dien­tes y que por su re­le­van­cia es pri­mor­dial re­sol­ver. Por ejem­plo, en re­la­ción a los da­ños pro­vo­ca­dos por la ca­tás­tro­fe del 27-F, to­da­vía que­dan fa­mi­lias dam­ni­fi­ca­das vi­vien­do en cam­pa­men­tos en la Oc­ta­va Re­gión; fal­ta por eje­cu­tar el 40% de la in­ver­sión des­ti­na­da a re­pa­rar el bor­de cos­te­ro del Mau­le y el Bio­Bío; y to­da­vía que­dan es­truc­tu­ras pa­tri­mo­nia­les sin re­pa­rar. Re­tra­sos que tam­bién se ob­ser­van en los pro­ce­sos de re­cons­truc­ción de los te­rre­mo­tos que afec­ta­ron a Iqui­que el año pa­sa­do y a To­co­pi­lla el 2007. Es­te úl­ti­mo ca­so es par­ti­cu­lar­men­te sim­bó­li­co, ya que han pa­sa­do ca­si ocho años y aún no se cie­rran los te­mas pen­dien­tes.

Pe­ro es­te éxi­to en ma­te­ria de re­cons­truc­ción del 27F, con­tras­ta con los es­ca­sos avan­ces que se ob­ser­van en la im­ple­men­ta­ción de una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra en­fren­tar las emer­gen­cias en el país. El te­rre­mo­to y ma­re­mo­to del 2010 re­ve­ló con cru­de­za que el Es­ta­do y sus or­ga­nis­mos no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra res­pon­der de ma­ne­ra opor­tu­na y ade­cua­da a una tragedia de esas di­men­sio­nes, de­jan­do en evi­den­cia la to­tal au­sen­cia de pro­to­co­los pa­ra ac­tuar en aque­llos ca­sos, la fal­ta del equi­pa­mien­to y la po­ca pre­pa­ra­ción téc­ni­ca del per­so­nal a car­go de esas la­bo­res; así como tam­bién el des­co­no­ci­mien­to de la po­bla­ción so­bre có­mo ac­tuar en esas cir­cuns­tan­cias. Te­nien­do en cuen­ta es­ta ma­la ex­pe­rien­cia y que en Chile ocu­rren con fre­cuen­cia ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les, re­sul­ta inex­pli­ca­ble que no se le ha­ya otor­ga­do ur­gen­cia le­gis­la­ti­va al pro­yec­to que crea el Sis­te­ma Na­cio­nal de Emer­gen­cia. Se tra­ta de un asun­to prio­ri­ta­rio que no se de­be se­guir di­la­tan­do.

Fi­nal­men­te, otro as­pec­to que se de­be abor­dar es la de­fi­ni­ción de las zo­nas de ries­go, pa­ra lo cual es per­ti­nen­te con­tar con una ade­cua­da pla­ni­fi­ca­ción en ma­te­ria de pla­nes re­gu­la­do­res, de ma­ne­ra que se pue­da ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de la po­bla­ción en di­chas áreas, pe­ro sin que ello sig­ni­fi­que ne­ce­sa­ria­men­te el tras­la­do de las per­so­nas que ha­bi­tan o desa­rro­llan ac­ti­vi­da­des en esos lu­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.