In­ver­sión co­mu­nal en se­gu­ri­dad

La Tercera - - CORREO - Ma­ría Eu­ge­nia Ma­chu­ca Jor­ge Martínez Ba­rre­ra Fe­li­pe Cue­vas Man­ci­lla

Se­ñor di­rec­tor: En re­la­ción con el re­por­ta­je pu­bli­ca­do el 24 de fe­bre­ro en La Ter­ce­ra, re­la­ti­vo a in­ver­sión co­mu­nal en se­gu­ri­dad, que­re­mos acla­rar el aná­li­sis, ya que no se to­ma­ron en cuen­ta dos da­tos cla­ves.

Pri­me­ro, la can­ti­dad de ha­bi­tan­tes en ca­da te­rri­to­rio y el pre­su­pues­to con que cuen­ta ca­da mu­ni­ci­pio. En es­te sen­ti­do, el re­sul­ta­do pu­bli­ca­do va­ría os­ten­si­ble­men­te al in­cluir la in­ver­sión en se­gu­ri­dad por ha­bi­tan­te (Ren­ca fi­gu­ra en el sép­ti­mo lu­gar, con $ 4.513 de in­ver­sión por ha­bi­tan­te).

Se­gun­do, en vul­ne­ra­bi­li­dad. Como se in­di­ca, es com­ple­jo pa­ra co­mu­nas con me­no­res re­cur­sos y ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad des­ti­nar par­te im­por­tan­te de su pre­su­pues­to a es­te ti­po de in­ver­sio­nes.

Nues­tra co­mu­na ha­ce un enor­me es­fuer­zo al im­ple­men­tar ac­cio­nes en esa lí­nea, fi­gu­ran­do en el aná­li­sis que us­te­des rea­li­zan en el lu­gar 12 de las 34 co­mu­nas del ra­dio ur­bano de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, y en el lu­gar sie­te si ana­li­za­mos el mon­to in­ver­ti­do por ha­bi­tan­te pa­ra efec­tos de se­gu­ri­dad, que se­ría lo que téc­ni­ca­men­te co­rres­pon­de (que­dan­do por en­ci­ma de va­rias de ma­yo­res in­gre­sos).

Hay co­mu­nas que apa­re­cen en el re­por­ta­je cu­yo pre­su­pues­to es has­ta 13 ve­ces ma­yor que el de Ren­ca, por lo que por­cen­tual­men­te la in­ver­sión des­ti­na­da a se­gu­ri­dad ciu­da­da­na en las mis­mas es sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te me­nor. Es­ta si­tua­ción no fue ana­li­za­da en cir­cuns­tan­cia que es re­le­van­te pa­ra la ob­je­ti­vi­dad y uti­li­dad del es­tu­dio. go­ría po­lí­ti­ca más im­por­tan­te. Ca­da na­ci­mien­to es una pro­me­sa de re­no­va­ción del mun­do. El primer de­ber de una co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca­men­te cons­ti­tui­da es el de tu­te­lar su ori­gen más ele­men­tal. No es ca­sual que Arendt es­cri­ba es­tas co­sas en el con­tex­to de la preo­cu­pa­ción que es el leit­mo­tiv de su pen­sa­mien­to: el to­ta­li­ta­ris­mo en su ver­sión na­zi. El na­zis­mo com­pren­dió la im­por­tan­cia po­lí­ti­ca de la vida, pe­ro pu­so en fun­cio­na­mien­to la ma­qui­na­ria cons­ti­tu­cio­nal más abe­rran­te de la que se ten­ga me­mo­ria. Así, la su­pre­sión de una vida inocen­te por ve­nir, apo­ya­da en ar­gu­men­ta­cio­nes don­de lo úl­ti­mo a con­si­de­rar es pre­ci­sa­men­te esa vida, si­gue sien­do una no­ta al pie de pá­gi­na a las po­si­bles re­con­fi­gu­ra­cio­nes del to­ta­li­ta­ris­mo bio­po­lí­ti­co.

El abor­to aten­ta con­tra la pro­me­sa de plu­ra­li­dad re­no­va­da con ca­da na­ci­mien­to. El res­guar­do más ra­di­cal pa­ra pre­ve­nir el es­pí­ri­tu to­ta­li­ta­rio es per­mi­tir la lle­ga­da de nuevos miem­bros al mun­do.

Es­te no es un asun­to só­lo éti­co, es po­lí­ti­co en gran par­te. Por eso no es ca­sual que Han­nah Arendt en­cuen­tre en la pe­que­ña y glo­rio­sa fra­se de los evan­ge­lios, tal como ella la des­cri­be, un mo­ti­vo de enor­me ce­le­bra­ción po­lí­ti­ca de la vida: “un ni­ño ha na­ci­do”. duc­to­ra del In­juv no apun­ta al acer­ca­mien­to de la cul­tu­ra a los jó­ve­nes, sino a la fal­ta de fo­ca­li­za­ción, error ga­rra­fal en cual­quier po­lí­ti­ca pú­bli­ca (el úni­co re­qui­si­to es te­ner en­tre 15 y 29 años). ¿Que­re­mos en­tre­gar en­tra­das a con­cier­tos a jó­ve­nes que pue­den cos­tear­las? Ade­más, me re­fe­rí al nau­fra­gio pro­gra­má­ti­co de la ins­ti­tu­ción: ¿cuán­tas de las ac­ti­vi­da­des de las que di­ce sen­tir­se or­gu­llo­so no pue­den ser eje­cu­ta­das por car­te­ras sec­to­ria­les como el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, Educación, Tra­ba­jo (Sence)?

Fi­nal­men­te, acla­ro que la UDI ha te­ni­do un rol ac­ti­vo en pro­pues­tas pa­ra la educación, sien­do un ac­tor re­le­van­te en la de­fen­sa de la ca­li­dad y el de­re­cho a ele­gir (como se ob­ser­vó en 2014). El au­sen­te en es­ta ma­te­ria, y en to­da po­lí­ti­ca que afec­ta a los jó­ve­nes, ha si­do el In­juv. Du­ran­te to­da la tra­mi­ta­ción de la ley más em­ble­má­ti­ca de 2014 nun­ca fue con­si­de­ra­do y tam­po­co hu­bo proac­ti­vi­dad por par­te del di­rec­tor de ser un agen­te de cam­bio en esa ma­te­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.