De­te­rio­ro de la po­lí­ti­ca

La Tercera - - CORREO - Sa­cha Raz­mi­lic B.

Se­ñor di­rec­tor: Es la­men­ta­ble có­mo se ha de­te­rio­ra­do la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca. En me­dio año he­mos pre­sen­cia­do la aris­ta del ca­so Pen­ta, los ne­go­cios in­mo­bi­liar i os del hi j o de la Pre­si­den­ta y, pro­ba­ble­men­te, ten­ga­mos va­rios me­ses de no­ti­cias en torno a SQM y sus re­des trans­ver­sa­les. Las per­so­nas se que­jan de la ca­li­dad de sus di­ri­gen­tes, y fra­ses como “no se sal­va ni uno” o “que se va­yan to­dos”, se es­cu­chan con de­ma­sia­da fre­cuen­cia. El pro­ble­ma es que esa lí­nea dis­cur­si­va no so­lu­cio­na na­da. Que mu­chos com­par­tan un diag­nós­ti­co no sig­ni­fi­ca que ten­gan el re­me­dio, y si el pro­ble­ma es­tá en la ca­li­dad de los lí­de­res, de­be­mos re­em­pla­zar­los.

Un cas­ti­go ejem­plar pa­ra lo irre­gu­lar, ilí­ci­to o an­ti­éti­co es el vo­to. Es­to re­quie­re que pa­ra las pró­xi­mas elec­cio­nes nos le­van­te­mos a vo­tar y con­ven­za­mos a nues­tros cer­ca­nos de que tam­bién lo ha­gan. Que la ra­bia no se tra­duz­ca en vo­tar en blan­co o nu­lo, sino en mar­car pre­fe­ren­cia por quie­nes re­pre­sen­tan una com­pe­ten­cia.

Por úl­ti­mo, pa­ra que ha­ya can­di­da­tos al­ter­na­ti­vos en la pa­pe­le­ta de­be­mos dar pa­sos al fren­te, pre­sen­tán­do­nos a car­gos de elec­ción po­pu­lar, apo­yan­do con tra­ba­jo o di­ne­ro a los nuevos mo­vi­mien­tos, for­man­do agru­pa­cio­nes y ha­cien­do pro­pues­tas in­no­va­do­ras. No só­lo que­ján­do­nos.

Por­que si no so­mos ca­pa­ces de le­van­tar esas al­ter­na­ti­vas, so­mos tan res­pon­sa­bles del pro­ble­ma como a quie­nes acu­sa­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.