Go­bierno des­car­ta so­li­ci­tud de me­nor que pi­de eu­ta­na­sia

Va­len­ti­na Mau­rei­ra (14), quien pa­de­ce fi­bro­sis quís­ti­ca, pi­dió a la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let una in­yec­ción “pa­ra dor­mir pa­ra siem­pre”. La en­fer­me­dad se pre­sen­ta cuan­do se he­re­da un gen al­te­ra­do (mu­ta­do) de am­bos pa­dres. La al­te­ra­ción del gen pro­vo­ca u

La Tercera - - NACIONAL - My­riam Bus­tos Ver­du­go Freddy Mau­rei­ra

“En es­te mo­men­to, ofre­cer una al­ter­na­ti­va de es­te ti­po, no es fac­ti­ble”, se­ña­ló ayer el sub­se­cre­ta­rio de Sa­lud Pú­bli­ca, Jai­me Bu­rrows, con­sul­ta­do por la so­li­ci­tud de eu­ta­na­sia de Va­len­ti­na Mau­rei­ra (14), quien pa­de­ce fi­bro­sis quís­ti­ca.

A tra­vés de un vi­deo que cir­cu­la en In­ter­net, la ado­les­cen­te pi­de, a la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, “una in­yec­ción pa­ra dor­mir pa­ra siem­pre”, con el ob­je­ti­vo de po­ner fin a sus do­len­cias, que la man­tie­nen en tra­ta­mien­to des­de los seis me­ses de vida y tras ha­ber per­di­do a su her­mano -de seis años-, por la mis­ma en­fer­me­dad.

Se tra­ta de una pa­to­lo­gía cau­sa­da por una al­te­ra­ción ge­né­ti­ca, que pro­vo­ca que las se­cre­cio­nes en ór­ga­nos -como pul­mo­nes, pán­creas o hí­ga­do-, sean más vis­co­sas y al­te­ren pro­gre­si­va­men­te, su fun­cio­na­li­dad (ver in­fo­gra­fía).

El pa­dre de Va­len­ti­na, Fredy Mau­rei­ra, ase­gu­ra que se en­te­ró del vi­deo cuan­do ya lo ha­bía subido a las re­des so­cia­les. Aña­dió que el año pa­sa­do su hi­ja co­men­zó a in­si­nuar que “ya no que­ría más, que se que­ría que­dar dormida”.

Se­gún la fa­mi­lia, la muer­te de un ami­go, por la mis­ma en­fer­me­dad, en el Hos­pi­tal Luis Cal­vo Mac­ken­na, ha­bría afec­ta­do a la me­nor, quien se tra­ta­ba en el mis­mo re­cin­to has­ta el año pa­sa­do y des­de 2006, cuan­do su pa­to­lo­gía se vol­vió ca­tas­tró­fi­ca.

La jo­ven in­gre­só a la Uni­dad de Pa­cien­tes Crí­ti­cos Pe­diá­tri­cos del Hos­pi­tal Clí­ni­co UC Ch­ris­tus el pa­sa­do 30 de enero “por una exa­cer­ba­ción res­pi­ra­to­ria, que es uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que tie­nen los ni­ños y los ado­les­cen­tes con fi­bro­sis quís­ti­ca”, ex­pli­có An­drés Cas­ti­llo, je­fe su­bro­gan­te de la uni­dad.

Tras su es­ta­bi­li­za­ción, fue tras­la­da­da a una uni­dad de me­nor com­ple­ji­dad. “El prin­ci­pal pro­ble­ma que pa­de­ce la jo­ven es una des­nu­tri­ción ca­ló­ri­co-pro­tei­ca sig­ni­fi­ca­ti­va, por lo que en es­tos mo­men­tos lo que ha­ce­mos es tra­tar de com­pen­sar al má­xi­mo po­si­ble su es­ta­do nu­tri­cio­nal”, agre­gó Cas­ti­llo.

Va­len­ti­na, ade­más, ne­ce­si­ta un tri­ple tras­plan­te de pul­món, pán­creas e hí­ga­do pe­ro su pe­so -38 ki­los- im­pi­de por aho­ra la ci­ru­gía.

Eu­ta­na­sia

Bu­rrows ca­li­fi­có como “la­men­ta­ble” la si­tua­ción de la me­nor, pe­ro re­cal­có que la eu­ta­na­sia -vi­gen­te pa­ra me­no­res en Ho­lan­da y Bél­gi­ca­fue dis­cu­ti­da por 10 años en el mar­co de la Ley de De­be­res y De­re­chos de Pa­cien­tes y, fi­nal­men­te, re­cha­za­da. “Hu­bo una dis­cu­sión ma­du­ra y los le­gis­la­do­res de­ci­die­ron, y no­so­tros con­cor­da­mos, que hay un prin­ci­pio que se de­be res­pe­tar, que es el va­lor de la vida”.

Se­gún es­ta Ley se per­mi­te, lue­go de que un co­mi­té mé­di­co re­vi­se el ca­so, la “li­mi­ta­ción de es­fuer­zo te­ra­péu­ti­co”, pe­ro só­lo cuan­do la vida de un pa­cien­te es­tá sien­do pro­lon­ga­da de ma­ne­ra ar­ti­fi­cial por tra­ta­mien­tos como, por ejem­plo, la­ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca. En es­tas si­tua­cio­nes, el pa­cien­te o el tu­tor pue­de so­li­ci­tar que se sus­pen­dan esos tra­ta­mien­tos. “No es po­si­ble ace­le­rar ar­ti­fi­cial­men­te una muer­te cuan­do se su­fre una en­fer­me­dad de es­te ti­po”, aña­dió Bu­rrows, quien agre­gó que la me­nor tie­ne su tra­ta­mien­to cu­bier­to por el Au­ge y que, pe­se a que cam­bió vo­lun­ta­ria­men­te de pres­ta­dor “se es­tá es­tu­dian­do la for­ma de apo­yar fi­nan­cie­ra­men­te su tra­ta­mien­to”.

El pa­dre de Va­len­ti­na, sin em­bar­go, apo­ya a su hi­ja: “Si ella es­tá can­sa­da y ya no quie­re más, ten­go que apo­yar­la. Ella lle­va la en­fer­me­dad”.

RRVa­len­ti­na, en 2014, du­ran­te su es­ta­día en H. Cal­vo Mac­ken­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.