“Sa­ca de acá tu ca­mi­se­ta”

Pe­rai­ra nie­ga a D’Ales­san­dro en el des­can­so el in­ter­cam­bio de po­le­ra; Ubi­lla si ce­dió la su­ya.

La Tercera - - DEPORTES - Ma­tías Par­ker Cas­tro

La ten­sión se desató fi­na­li­za­do el primer tiem­po. An­drés D’Ales­san­dro se sa­có la ca­mi­se­ta y se la ofre­ció a Ri­car­do Guz­mán Pe­rei­ra. El vo­lan­te, fiel al es­ti­lo uru­gua­yo, se mo­les­tó con el ges­to del 10 y lo in­ter­pre­tó como una bur­la. “¡Sa­ca tu ca­mi­se­ta de acá!”, le di­jo, mien­tras lo en­ca­ra­ba. El ar­gen­tino de In­ter­na­cio­nal res­pon­dió agre­si­va­men­te y re­pi­tien­do “eres un ca­gón” jun­to a in­sul­tos de grue­so ca­li­bre. Gon­za­lo Es­pi­no­za evi­tó que la dis­cu­sión pa­sa­ra a ma­yo­res.

La mo­les­tia azul con D’ Ales­san­dro ve­nía de an­tes. Lo acu­sa­ban de ha­ber si­mu­la­do el pe­nal que per­mi­tió abrir el mar­ca­dor. Fue en­ca­ra­do di­rec­ta­men­te por Ca­na­les se­gun­dos an­tes de dis­pa­rar des­de los do­ce pa­sos. El ex Za­ra­go­za se de­fen­dió mos­tran­do la ca­mi­se­ta, en un ges­to que in­di­ca­ba que Cris­tían Suá­rez lo ve­nía aga­rran­do al mo­men­to de in­gre­sar al área.

Lue­go lle­gó el des­can­so y el in­ci­den­te. Una ca­mi­se­ta no se cam­bia en el en­tre­tiem­po, y me­nos si tu equi­po va per­dien­do. Es un có­di­go del fút­bol que Pe­rei­ra res­pe­tó. Y que Sebastián Ubi­lla, en cam­bio, des­hon­ró. El de­lan­te­roin­ter­cam­bió su ca­mi­se­ta con Vi­tin­ho. Pe­rei­ra tam- bién se lo re­cri­mi­nó. Ubi­lla, sin sol­tar su ca­mi­se­ta ro­ja de In­ter de Por­to Ale­gre tam­bién me­dió en la bron­ca y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, in­ten­tó que D’Ales­san­dro com­pren­die­ra el des­plan­te de su com­pa­ñe­ro.

Las re­des so­cia­les echa­ron hu­mo en el des­can­so con la bron­ca. Los tui­te­ros azu­les elo­gia­ron el ges­to de Pe­rei­ra y cri­ti­ca­ron muy ofen­di­dos el de Ubi­lla. El res­pe­to a la ca­mi­se­ta.

La ver­dad es que en­tre Pe­rei­ra y D’Ales­san­dro hu­bo bas­tan­te ten­sión, tam­bién con ba­lón por me­dio, du­ran­te el primer tiem­po. En­tra­das du­ras del uru­gua­yo, so­bre to­do. En una de ellas, cuan­do ape­nas trans­cu­rrían 10 mi­nu­tos, el uru­gua­yo vio la ama­ri­lla.

Los áni­mos se cal­ma­ron al re­gre­so del des­can­so, D’ Ales­san­dro se acer­có a Pe­rei­ra en bus­ca de la re­con­ci­lia­ción. To­có la ca­be­za del 24, que acep­tó el gui­ño y le co­rres­pon­dió con una pal­ma­da. La pe­lea tan que­dó en el ol­vi­do, que al fi­na­li­zar el en­cuen­tro, uno y otro ya sí in­ter­cam­bia­ron sus ca­sa­qui­llas. Cuan­do dic­tan los có­di­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.