Mo­re­lo­de­pri­mea­lCa­ci­que

El arie­te lle­na la no­che de ama­gues y ano­ta los tres go­les de San­ta Fe. Las fa­llas de los za­gue­ros cen­tra­les co­lo­co­li­nos fa­ci­li­tan la de­rro­ta.

La Tercera - - DEPORTES - Eduar­do Se­púl­ve­da Ze­la­ya Héctor Ta­pia

Co­lo Co­lo vi­vió ayer una au­tén­ti­ca pe­sa­di­lla en Bo­go­tá an­te In­de­pen­dien­te de San­ta Fe. Los al­bos ca­ye­ron 3-1, en una no­che ins­pi­ra­da del de­lan­te­ro Wil­son Mo­re­lo, quien anotó to­dos los tan­tos del elen­co co­lom­biano, que aho­ra es lí­der del Gru­po I de la Co­pa Li­ber­ta­do­res, mien­tras la es­cua­dra de Héctor Ta­pia que­dó se­gun­da por di­fe­ren­cia de gol so­bre Atlas, con tres pun­tos.

Co­lo Co­lo, sin em­bar­go, ma­ne­jó bien la pri­me­ra me­dia ho­ra de jue­go. Tan­to, que fue­ron los lo­ca­les quie­nes gol­pea­ron de mo­do con­ti­nuo, mien­tras que sus prin­ci­pa­les po­si­bi­li­da­des de ata­que se li­mi­ta­ron a ti­ros de dis­tan­cia bien con­tro­la­dos por Jus­to Vi­llar.

El pro­ble­ma es que el buen tra­ba­jo del me­dio­cam­po se li­mi­ta­ba a cui­dar y con­te­ner. Jai­me Val­dés mos­tra­ba su ta­len­to ha­bi­tual pa­ra ma­ne­jar el ba­lón y or­de­nar a sus com­pa­ñe­ros, pe­ro la ne­ce­si­dad de do­si­fi­car ener­gías y ocu­par una po­si­ción le im­pe­dían des­do­blar­se pa­ra apo­yar a Emi­li­ano Vec­chio, el me­jor de los al­bos du­ran­te la me­dia ho­ra ini­cial. El ar­gen­tino su­frió cua­tro o cin­co in­frac­cio­nes al en­ca­rar cons­tan­te­men­te, pe­ro só­lo re­ci­bió apo­yo crea­ti­vo en even­tua­les pa­re­des con Hum­ber­to Sua­zo, siem­pre dis­pues­to, pe­ro ya sin la chis­pa que ca­rac­te­ri­zó los me­jo­res años de su ca­rre­ra.

El asun­to pa­re­cía con­tro­la­do pa­ra la es­cua­dra de Héctor Ta­pia, pe­ro aso­ma­ba un fac­tor que lue­go se con­ver­ti­ría en la lla­ve de la vic­to­ria pa­ra los bo­go­ta­nos: los pe­lo­ta­zos pro­fun- dos en­tres los za­gue­ros cen­tra­les, so­bre to­do des­de los pies de Omar Pé­rez.

Al me­nos en un par de oca­sio­nes, Jo­sé Cá­ce­res cor­tó con di­fi­cul­ta­des esos en­víos, pe­ro fi­nal­men­te uno se co­ló, con el pa­ra­gua­yo y Ch­ris­tian Vil­ches muy ade­lan­ta­dos y en lí­nea. El ba­lón fue con­tro­la­do por Wil­son Mo­re­lo, quien de­fi­nió con pre­ci­sión an­te el de­ses­pe­ra­do achi­que de Vi­llar.

Y cuan­do pa­re­cía que ese tan­to iba a ser la úni­ca con­quis­ta del lap­so ini­cial, vino el se­gun­do gol­pe. En es­ta oca­sión, Pé­rez es­ta­ba ade­lan­te, me­ti­do más allá de Vil­ches y Cá­ce­res. El cal­vo vo­lan­te se que­dó quie­to y los cen­tra­les al­bos no su­pie­ron reac­cio­nar a tiem­po a la apa­ri­ción de Mo­re­lo, que de­jó sen­ta­do a Vi­llar y Cá­ce­res con un en­gan­che, pa­ra ano­tar con ca­li­dad y san­gre fría, pe­se a de­ses­pe­ra­do ma­no­ta­zo de Vil­ches. “Te­ne­mos que ga­nar nues­tros par­ti­dos en ca­sa. Es un gru­po muy ce­rra­do y hay una mí­ni­ma di­fe­ren­cia”.

Con eso, el se­gun­do lap­so sur­gía como es­ce­na­rio pa­ra la ha­za­ña o la tragedia.

La op­ción glo­rio­sa aso­mó ya a los 51’, cuan­do Juan Roa ba­jó a Val­dés en ple­na área. Sua­zo, en su prin­ci­pal in­ter­ven­ción del en­cuen­tro, anotó con pre­ci­sión el lan­za­mien­to pe­nal y en­cen­dió al­gu­nos mi­nu­tos de ilu­sión pa­ra su equi­po.

El pro­ble­ma es que In­de­pen­dien­te te­nía un ar­ma in­fa­li­ble en Mo­re­lo. En una ac­ción co­lec­ti­va rá­pi­da y de­ci­di­da, Qui­ño­nes lo ha­bi­li­tó en el área y el ha­bi­li­do­so de­lan­te­ro hi­zo pa­sar de lar­go a Vil­ches con un en­gan­che pre­ci­so. Lue­go, es­co­gió el cos­ta­do iz­quier­do del ar­co de Vi­llar pa­ra po­ner el 31 fi­nal.

Ni la ex­pul­sión de Sebastián Salazar, en una pé­si­ma de­ci­sión del ar­gen­tino Ger­mán Delfino, sir­vió pa­ra re­ani­mar al Ca­ci­que, que no tu­vo la ca­pa­ci­dad pa­ra fre­nar a Mo­re­lo. Qui­zás la au­sen­cia de Ju­lio Barroso pue­da ser­vir de ex­pli­ca­ción, pe­ro las du­das pa­re­cen ser al­go más pro­fun­das que eso si lo que se pre­ten­de es bri­llar en la Co­pa Li­ber­ta­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.