De vi­si­ta, se re­be­la

Ju­gan­do en Ba­ri­nas an­te Zamora, Pa­les­tino se im­pu­so por 1-0. El cua­dro de Pablo Gue­de se po­ne en ca­rre­ra por la cla­si­fi­ca­ción.

La Tercera - - DEPORTES COPA LIBERTADORES - Pablo Var­gas Zec Ale­jan­dro Már­quez

Pa­les­tino te­nía una du­ra ta­rea. Vi­si­tar a un equi­po do­mi­nan­te de la emer­gen­te li­ga ve­ne­zo­la­na, en su can­cha. El Zamora, si bien no per­te­ne­ce a una com­pe­ten­cia po­de­ro­sa o a un país con gran tra­di­ción, era un ri­val res­pe­ta­ble. En su cam­peo­na­to, es siem­pre can­di­da­to. Des­de su fun­da­ción, ba­jo el ale­ro de la fa­mi­lia de Hu­go Chá­vez. Por eso, en Ba­ri­nas, los mis­mí­si­mos pa­gos del fa­lle­ci­do co­man­dan­te, el plan­tel de Pablo Gue­de de­bía de­mos­trar, una vez más ese es­pí­ri­tu in­dó­mi­to del cua­dro ára­be. Y así lo hi­zo. Cum­plió con cre­ces, re­be­lán­do­se y con­quis­tan­do un im­por­tan­te triun­fo por 1-0 en su pa­so por el es­ta­dio La Ca­ro­li­na.

Si hay al­go que ca­rac­te­ri­za el pro­ce­so de Gue­de en la ban­ca tri­co­lor es, pre­ci­sa­men­te, la im­pron­ta. Un ca­rác­ter sal­va­je, in­dó­cil, fie­ro. Has­ta in­do­ble­ga­ble, si se pue­de usar el tér­mino en un de­por­te don­de la de­rro­ta es par­te de las po­si­bi­li­da­des. Pe­ro, si es­te Pa­les­tino ha de caer, siem­pre lo ha­rá de pie, lu­chan­do, en­tre­gan­do to­do. Y así lo hi­zo, en Ba­ri­nas, don­de la revolución de Chá­vez se fra­guó.

En la pre­via, se du­da­ba del ren­di­mien­to de un equi­po que de­jó en Chile a su re­fe­ren­te ofen­si­vo, como Leo­nar­do Valencia. El DT lo de­jó en San­tia­go. Se­gún cuen­tan, la de­ci­sión de Gue­de só­lo pa­só por una lec­ción al vo­lan­te, pa­ra que se reali­nea­ra con los pre­cep­tos del es­tra­te­ga. Así, pa­re­cía al­go más di­fí­cil que los ára­bes re­cu­pe­ra­ran como fo­ras­te­ros los pun­tos re­sig­na­dos en ca­sa, an­te Bo­ca Ju­niors, en el arran­que de la fa­se.

En el primer tiem­po, en to­do ca­so, a ra­tos pa­re­ció que “Fue un par­ti­do com­pli­ca­do. Gra­cias a Dios pu­de con­ver­tir. Es un gran triun­fo”. iba a su­frir an­te un Zamora que sa­lió a la can­cha re­fle­jan­do un pro­fun­do co­no­ci­mien­to del sis­te­ma de los tri­co­lo­res. A ra­tos, el due­lo se veía bas­tan­te pa­re­ci­do, si no cal­ca­do, a lo ocu­rri­do en San­ta Laura cuan­do Pa­les­tino re­ci­bió a los ar­gen­ti­nos. In­clu­so, un pa­lo sal­va­ba a Da­río Me­lo, tras un ca­be­za­zo, cuan­do ape­nas iban 10 mi­nu­tos.

Re­cién pa­sa­da la me­dia ho­ra, Re­na­to Ra­mos re­tru­có, con una pa­lo­mi­ta que se fue cer­ca del pos­te de­re­cho del ar­co lo­cal. Anun­cia­ba así, ti­bia­men­te, que la apues­ta no era só­lo a bus­car un em­pa­te. Nun­ca lo es pa­ra es­te equi­po.

Así fue como, jus­to an­tes del des­can­so, Esteban Car­va­jal avan­zó por la de­re­cha, cen­tró y un ge­ne­ro­so Ti­bu­rón to­có ha­cia atrás, a la medialuna del área, don­de apa­re­ció un so­li­ta­rio y de­ter­mi­na­do Ale­jan­dro Már­quez, quien con un de­re­cha­zo se­co y ra­san­te pu­so el úni­co gol del en­cuen­tro.

En el se­gun­do tiem­po, el lo­cal bus­có re­ver­tir su suer­te. Otra vez un pa­lo ayu­dó a los ára­bes. Y, so­bre el fi­nal, una ma­la sa­li­da de Me­lo, fue­ra del área, ca­si ha­ce que Zamora lo­gre un em­pa­te que no era, pre­ci­sa­men­te, muy me­re­ci­do. Es cier­to que el lo­cal bus­có igua­lar y re­ver­tir el com­pro­mi­so. Pe­ro tam­po­co es­tu­vo tan cer­ca.

Al fi­nal, su­frien­do, pe­ro po­co, Pa­les­tino se tra­jo tres pun­tos des­de un re­duc­to que no era sen­ci­llo. Su­ma, pa­ra igua­lar en pun­tos a Mon­te­vi­deo Wan­de­rers, am­bos con tres uni­da­des lue­go de dos fe­chas, pe­ro con me­jor di­fe­ren­cia de gol pa­ra los uru­gua­yos, en el Gru­po 5 que li­de­ra Bo­ca, con 6. Zamora, en tan­to, que­da de co­lis­ta.

El es­ce­na­rio, en una zo­na ac­ce­si­ble, si­gue vién­do­se pro­mi­so­rio pa­ra un equi­po tri­co­lor que, aun­que su téc­ni­co lo nie­gue un po­co, tie­ne una ca­ra op­ti­mis­ta pa­ra lo que vie­ne en la Li­ber­ta­do­res. So­bre to­do mien­tras man­ten­ga el jue­go y el es­pí­ri­tu re­bel­de que lo lla­ma a ser con­tes­ta­ta­rio has­ta en te­rre­nos don­de la re­be­lión es ca­si un gen­ti­li­cio.

AGENCIAUNO/AR­CHI­VO

Los ju­ga­do­res de Pa­les­tino ce­le­bran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.