Otra fies­ta en las gra­das

Hin­chas de Pa­les­tino vi­vie­ron con in­ten­si­dad y ner­vio­sis­mo el triun­fo en Ba­ri­nas.

La Tercera - - DEPORTES COPA LIBERTADORES - Fer­nan­do Con­tre­ras Ba­ri­nas

El par­ti­do c o men­zó tem­prano pa­ra los hin­chas de Pa­les­tino en Ba­ri­nas. Al me­nos cua­tro ho­ras an­tes del par­ti­do, va­rios ya se de­ja­ban ver en l as in­me­dia­cio­nes del ho­tel de con­cen­tra­ción del equi­po ára­be. Ni el in­ce­san­te ca­lor, ni los al­tos ni­ve­les de hu­me­dad fue­ron im­pe­di­men­to pa­ra que co­men­za­ran a en­to­nar los primer o s cán­ti­cos de alien­to a su equi­po. La tó­ni­ca era la ale­gría, la mú­si­ca y el bai­le.

No eran mu­chos. Me­nos de cien. Pe­ro se hi­cie­ron no­tar. Los po­cos que via­ja­ron des­de San­tia­go fue­ron apo­ya­dos por miem­bros de la co­mu­ni­dad pa­les­ti­na en Ve­ne­zue­la, en­ca­be­za­dos por la em­ba­ja­do­ra de la co­mu­ni­dad en el país l l ane­ro, Lin­da So­beh, quien no es­con­dió su emo­ción por te­ner “en Ve­ne­zue­la a un pe­da­ci­to de nues­tra tie­rra”.

El re­loj avan­za­ba len­to pa­ra los fa­ná­ti­cos tri­co­lo­res y la ten­sión y el ner­vio­sis­mo au­men­ta­ron con el co­rrer de los mi­nu­tos. De he­cho, ya ins­ta­la­dos en un le­jano co­do en el es­ta­dio La Ca­ro­li­na, los ner­vios in­clu­so au­men­ta­ron con el pi­ta­zo ini­cial. A los diez mi­nu­tos, to­dos ce­rra­ron los ojos, ca­si re­sig­na­dos, con el re­ma­te al pa­lo de un jo­ven So­tel­do. Lue­go, a los 29’, el ade­man se re­pi­tió, pe­ro Da­río Me­lo con­tu­vo de bue­na ma­ne­ra un fuer­te dis­pa­ro de Johan Mo­reno.

Con el equi­po sin en­con­trar res­pues­tas, re­na­ció el alien­to. El gol de Ale­jan­dro Már­quez só­lo au­men­tó la al­ga­ra­bía pro­pia de los fa­ná­ti­cos ára­bes y les de­vol­vió por al­gu­nos mi­nu­tos el pro­ta­go­nis­mo fren­te al res­to de los asis­ten­tes al es­ta­dio.

El se­gun­do t i e mpo man­tu­vo la tó­ni­ca de dien­tes apre­ta­dos. Zamora se fue al fren­te en los pri­me­ros mi­nu­tos y ge­ne­ró des­or­den en el blo­que de­fen­si­vo chi­leno, lo que in­quie­tó no só­lo a Pablo Gue­de, sino tam­bién a los afi­cio­na­dos, que mi­ra­ron sus re­lo­jes in­can­sa­ble­men­te du­ran­te los se­gun­dos 45 mi­nu­tos.

Al fi­nal, eso sí, pe­se a va­rias lle­ga­das de ries­go del cua­dro due­ño de ca­sa (una in­me­jo­ra­ble a po­cos mi­nu­tos del fi­nal, con Da­río Me­lo a 20 me­tros de su ar­co), en la par­cia­li­dad san­tia­gui­na só­lo hu­bo son­ri­sas, ade­más de abra­zos y ros­tros emo­cio­na­dos. Los can­tos y la fies­ta si­guie­ron y se ex­ten­die­ron por lar­go ra­to. Afue­ra del es­ta­dio in­clu­so, en el ca­mino de vuel­ta al ho­tel; lue­go ha­cia al ae­ro­puer­to y tam­bién arri­ba del avión de re­gre­so a Chile. La ban­de­ra pa­les­ti­na fla­meó más al­to que nun­ca en Ba­ri­nas.

La gra­da de hin­chas de Pa­les­tino en Ba­ri­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.