“Es­tar ahí fue te­rri­ble”

La Tercera - - DEPORTES -

Los r e c uer dos que vuel­ven aho­ra sa­cu­die­ron a to­dos los pen­quis­tas, a quien es­cri­be es­te re­por­ta­je y tam­bién a los fut­bo­lis­tas de la Oc­ta­va Re­gión. En­tre ellos, Ós­car He­rre­ra, le­gen­da­rio ata­can­te de Na­val de Tal­cahuano. El ale­ro de­re­cho ase­gu­ra que pa­ra el 27F tu­vo suer­te. Car­la, su hi­ja ma­yor, se en­con­tra­ba en una des­pe­di­da de sol­te­ra y, como ha­bían acor­da­do, pa­sa­ría a bus­car­la pa­sa­das las tres de la ma­ña­na.

To­do bien, pe­ro cuan­do re­gre­sa- ban co­men­zó a sa­cu­dir­se la tie­rra con ellos sa­lien­do, por for­tu­na, del puen­te Lla­co­lén (que une las co­mu­nas de Con­cep­ción y San Pe­dro de La Paz). “Fue te­rri­ble. Tra­ta­ba de cal­mar a mi hi­ja y el au­to se mo­vía de un la­do a otro. Fue al­go muy fuer­te”, re­cuer­da Ju­rel, apo­da­do así por su ha­bi­li­dad, si­mi­lar al es­cu­rri­di­zo pez.

El 27 en el día fue a ver la in­du­men­ta­ria de su club. En esa épo­ca, Na­val guar­da­ba sus ma­te­ria­les en el es­ta­dio El Mo­rro, al la­do del mar. Ós­car aún no bo­rra de su ca­be­za el su­rrea­lis­ta pai­sa­je que en­con­tró: “Es­tar ahí fue al­go im­pre­sio­nan­te. Ver lan­chas en las ca­lles, pe­ces in­men­sos so­bre la can­cha... Fue te­rri­ble. Gra­cias a Dios que a nues­tras co­sas no les pa­só na­da”. Por suer­te la ola só­lo ba­ñó el con­tei­ner que guar­da­ba la hu­mil­de in­du­men­ta­ria de Los del An­cla, no así gran par­te de la ciu­dad.

En aque­lla épo­ca, Leo­nel Me­na de­fen­día a Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca. Se afir­ma­ba en el me­dio­cam­po y se ilu­sio­na­ba con dispu­tar ese se­mes­tre la Co­pa Li­ber­ta­do­res jun­to a los cru­za­dos. El fin de se­ma­na del 27F, Mar­co An­to­nio Fi­gue­roa –DT en esa tem­po­ra­da- de­ci­dió dar­le li­bre, lo que Me­na apro­ve­chó pa­ra vi­si­tar a su fa­mi­lia en Bo­ca Sur, San Pe­dro de La Paz.

“Esa no­che sa­li­mos a co­mer al ca­sino con mi se­ño­ra y ami­gos, allí nos en­con­tró el te­rre­mo­to. Fue al­go te­rri­ble, las má­qui­nas del ca­sino se le caían en­ci­ma a la gen­te, ha­bía mu­cho caos, per­so­nas san­gran­do. Fue ho­rri­ble”.

El ca­sino Ma­ri­na del Sol se en­cuen­tra en la en­tra­da su­r­es­te de la co­mu­na puer­to, por lo que el éxo­do del ex Pa­les­tino has­ta el ho­gar de s us p a d r e s f ue d ur í s i mo. “Arran­ca­mos en au­to has­ta la al­tu­ra del edi­fi­cio que se ca­yó (Al­to Río) y ahí tu­ve que de­jar­lo, por­que to­dos los puen­tes se ha­bían caí­do, la úni­ca ma­ne­ra de cru­zar era a pie”. A pie y so­por­tan­do so­bre un mal­tre­cho puen­te las fuer­tes ré­pli- cas, se le ol­vi­dó aco­tar. Del re­gre­so a su ca­sa, re­cuer­da: “En­con­tré to­do en el sue­lo. Una pa­red se agrie­tó y la gen­te ha­bía arran­ca­do al ce­rro por te­mor al tsu­na­mi”.

Allí, jun­to a sus pa­dres, es­tu­vo du­ran­te dos se­ma­nas. Bus­có co­mi­da, de­fen­dió su ca­sa de la te­mi­da “tur­ba enar­de­ci­da” (con fie­rro en mano in­clui­do) y bus­có la ma­ne­ra de re­gre­sar a San­tia­go.

“Iba a bus­car ben­ci­na to­dos los días y no ha­bía; es­ta­ban aban­do­na­das, lle­gué a de­jar mi au­to en el ser­vi­cen­tro. Un día con­se­gui­mos y tu­ve que to­mar­la no más, sin pa­gar, pa­ra via­jar a San­tia­go. Sa­lí a las 6 de la tar­de de Con­cep­ción y lle­gué ca­si a las 6 de la ma­ña­na a San­tia­go”, con­fie­sa.

A cin­co años de la ca­tás­tro­fe, el aho­ra la­te­ral de De­por­tes Con­cep­ción só­lo agra­de­ce a quie­nes le ten­die­ron una mano: “En Ca­tó­li­ca se por­ta­ron muy bien con­mi­go. Le agra­dez­co a Jor­ge Or­me­ño, al pro­fe Fan­tas­ma que siem­pre es­tu­vie­ron preo­cu­pa­dos”.

In­clu­so re­cuer­da que la UC le ofre­ció traer a su fa­mi­lia a San­tia­go pa­ra que es­tu­vie­se más tran­qui­lo: “Era traer­los a una ca­sa to­tal­men­te gratis. No los tra­je só­lo por­que mis pa­pás no qui­sie­ron”.

PAU­LA CAM­POS

El es­ta­dio El Mo­rro, tras el tsu­na­mi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.