“Na­die es­tá acos­tum­bra­do a al­go de esa mag­ni­tud (...). Aho­ra vi­vo en ca­sa, no en de­par­ta­men­to”.

La Tercera - - DEPORTES - Cris­tián Mu­ñoz

En 2010, Pa­tri­cio Al­men­dra co­men­za­ba a es­cri­bir el epí­lo­go de su ca­rre­ra. Lle­va­ba de­fen­dien­do a De­por­tes Con­cep­ción un par de años y vi­vió el te­rre­mo­to en ca­sa, jun­to a sus hi­jas y es­po­sa. El ca­pi­tán li­la era uno de los que man­te­nía cons­tan­te co­mu­ni­ca­ción con los di­ri­gen­tes del Si­fup, en San­tia­go, quie­nes rea­li­za­ron una cam­pa­ña con Iván Za­mo­rano pa­ra ir en ayu­da de los fut­bo­lis­tas afec­ta­dos.

A la Re­gión del Bío Bío lle­gó Carlos So­to, pre­si­den­te del sin­di­ca­to, con un ca­mión lleno de ali­men­tos y ro­pa. Tu­vo pro­ble­mas pa­ra in­gre­sar, pues lo de­tu­vie­ron por ho­ras en el pea­je, pe­ro al fi­nal pu­do lle­gar con la car­ga.

“Ese día fui­mos a la Ra­dio Bío Bío pa­ra avi­sar­les a to­dos los fut­bo­lis­tas que ha­bía lle­ga­do ayu­da del Si­fup y to­dos fue­ron a bus­car­la”, re­cuer­da Al­men­dra. “Vi ju­ga­do­res que no veía ha­ce mu­cho tiem­po. Gen­te que nor­mal­men­te no tie­ne ma­yo­res ne­ce­si­da­des, pe­ro que sí se vie­ron muy afec­ta­das por el te­rre­mo­to”, ase­gu­ra.

Sin em­bar­go, a uno no vio: “El úni­co que no lle­gó fue Mi­chael Lepe”. Des­pués del te­rre­mo­to, el za­gue­ro de la U. de Con­cep­ción e hi­jo de pes­ca­dor par­tió jun­to a su se­ño­ra a la ca­le­ta Tum­bes, don­de es­ta­ba su fa­mi­lia.

Los en­con­tró en Los Ce­rros, don­de no lle­gó la ola del ma­re­mo­to que des­tru­yó más del 90% de la ca­le­ta, in­clui­da la ca­sa y el bo­te de sus pa­dres. Con ellos, acam­pan­do in­co­mu­ni­ca­do, sin luz ni agua po­ta­ble, es­tu­vo du­ran­te más de una se­ma­na.

Otro que que­dó sin ca­sa fue el ac­tual arie­te cru­za­do David Lla­nos. Esa tem­po­ra­da, el cho­re­ro ha­cía go­les por el León de Co­llao y vi­vía en el sec­tor Las Sa­li­nas, en Tal­cahuano. Sal­vó al­gu­nas per­te­nen­cias, su pre­cia­da me­da­lla del cam­peo­na­to pro­me­sas de Tou­lon y su au­to… Del res­to ni ha­blar. In­clu­so, tu­vo que to­mar­se el Li­ceo In­dus­trial de la co­mu­na puer­to pa­ra abri­gar­se jun­to a sus ve­ci­nos los días ve­ni­de­ros.

El te­mor de los ar­gen­ti­nos

Co­no­ci­da es la his­to­ria del ar­que­ro Cris­tián Mu­ñoz. El Ti­gre, que en 2010 de­fen­día los tres tu­bos de Hua­chi­pa­to, vi­vía en un pi­so 17 en el sec­tor de Huer­tos Fa­mi­lia­res, en San Pe­dro de la Paz.

Su ho­gar no su­frió da­ños, pe­ro el te­mor de otro mo­vi­mien­to fuer­te lo tu­vo acam­pan­do con su fa­mi­lia y ve­ci­nos afue­ra del con­do­mi­nio. “Fue un mo­men­to de mu­cho mie­do. Na­die es­tá acos­tum­bra­do a al­go de esa mag­ni­tud”, re­cuer­da el ar­que­ro de la U. de Con­cep­ción, quien in­clu­so pen­só en vol­ver a Ar­gen­ti­na.

Si al­go sa­có en lim­pio es que es­ta ex­pe­rien­cia le ayu­dó a en­ten­der qué ha­cer en ca­so de emer­gen­cias. Ade­más, se cam­bió de ho­gar: “Aho­ra vi­vo en ca­sa, no en de­par­ta­men­to”, con­fie­sa.

Los que no so­por­ta­ron el ho­rror fue­ron los trans­an­di­nos Fe­de­ri­co Lo­za, Eze­quiel Eche­ve­rría, Jor­ge De­to­na y An­drés Na­va­rro. Al mo­men­to del te­rre­mo­to, los en ese mo­men­to ju­ga­do­res na­va­li­nos se en­con­tra­ban en su ho­gar, en el edi­fi­cio Prat de Tal­cahuano. Los ar­gen­ti­nos vie­ron la ca­ra más cru­da del 27F. A los días fir­ma­ron sus fi­ni­qui­tos con los del An­cla, adu­cien­do pro­ble­mas fa­mi­lia­res.

Hoy se cum­plen cin­co años del te­rre­mo­to y las con­clu­sio­nes aún no lle­gan. Fue­ron (fui­mos) tes­ti­gos del pi­lla­je y el caos, de dor­mir fue­ra de ca­sa abra­za­dos a un pa­lo por te­mor a los ro­bos, vi­vie­ron es­ca­sez y ne­ce­si­dad: pe­ro aquí si­guen, in­mu­ta­bles, dan­do vuel­ta a la pá­gi­na.

De to­das las lec­cio­nes, la que más in­vi­ta a la re­fle­xión es la de He­rre­ra. Di­ce El Ju­rel: jus­ti­fi­có los sa­queos, pues la in­cer­ti­dum­bre por la ayu­da fue mu­cha, y dio gra­cias a Dios por­que en su nú­cleo fa­mi­liar no la­men­tó pér­di­das. Su crí­ti­ca con­mue­ve: “Lo peor fue que no se avi­só a tiem­po que ve­nía el tsu­na­mi. Oja­lá que nun­ca más se re­pi­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.