Po­lans­ki re­tor­na a Po­lo­nia pa­ra fil­mar cin­ta que abor­da el an­ti­se­mi­tis­mo

El di­rec­tor arries­ga ser ex­tra­di­ta­do a EE.UU. al ro­dar en Cra­co­via fil­me so­bre el ca­so Drey­fus. Es la his­to­ria de un mi­li­tar ju­dío con­de­na­do in­jus­ta­men­te a ca­de­na per­pe­tua en 1894.

La Tercera - - SOCIEDAD CULTURA - Ro­dri­go González M.

Seis días des­pués de cum­plir 35 años, en la ma­ña­na del 15 de oc­tu­bre de 1894, el ofi­cial de ar­ti­lle­ría fran­cés Al­fred Drey­fus fue arres­ta­do por car­gos de al­ta trai­ción en su do­mi­ci­lio de París. Tras un mes y me­dio de un jui­cio que en prin­ci­pio le pa­re­cía fa­vo­ra­ble, el in­ge­nie­ro mi­li­tar de ori­gen ju­dío fue con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua en la lla­ma­da Is­la del Dia­blo, in­hós­pi­ta lo­ca­li­dad ubi­ca­da a 12 ki­ló­me­tros de la Gu­ya­na fran­ce­sa. Mien­tras se le qui­ta­ban pú­bli­ca­men­te sus in­ves­ti­du­ras en el Champ-deMars , la tur­ba, los mi­li­ta­res y al­gu­nos pe­rio­dis­tas lo aco­rra­la­ban a gri­tos: “¡Muer­te al ju­dío!, ¡Muer­te a Ju­das!”.

El dic­ta­men, un ejer­ci­cio de nu­la ri­gu­ro­si­dad, co­men­za­ría a ser ob­je­to de sospechas des­de un prin­ci­pio y ya en enero de 1896 el je­fe de in­te­li­gen­cia Georges Pic­quart en­con­tró nue­va evi­den­cia que ex­cul­pa­ba a Drey­fus de los car­gos de es­pio­na­je pa­ra Ale­ma­nia. La jus­ti­cia fran­ce­sa, pre­sio­na­da por las al­tas au­to­ri­da­des, tar­da­ría de­ma­sia­do en re­co­no­cer su error. Pa­ra ese en­ton­ces, el ex ofi­cial ya ha­bía pa­sa­do 11 años in­jus­ta­men­te con­de­na­do.

El es­cán­da­lo ju­di­cial di­vi­dió li­te­ral­men­te en dos a la so­cie­dad fran­ce­sa. Mien­tras a fa­vor de Drey­fus se ubi­ca­ron las fuer­zas re­pu­bli­ca­nas y gran par­te de la in­te­lec­tua­li­dad, en con­tra del ex ofi­cial se ali­nea­ron los al­tos man­dos mi­li­ta­res, los mo­nár­qui­cos y un gran por­cen­ta­je de po­bla­ción an­ti- se­mi­ta del país. El lla­ma­do ca­so Drey­fus, mues­tra fla­gran­te de in­to­le­ran­cia y ra­cis­mo en la Eu­ro­pa mo­der­na, es el tó­pi­co que tra­ta­rá la nue­va pe­lí­cu­la de Ro­man Po­lans­ki, quien no ha es­con­di­do su iden­ti­fi­ca­ción con el pro­ta­go­nis­ta del tris­te­men­te cé­le­bre epi­so­dio.

La pe­lí­cu­la, cu­yo nom­bre es D., se ba­sa en la no­ve­la An of­fi­cer and a spy del es­cri­tor su­per­ven­tas bri­tá­ni­co Robert Ha­rris, un vie­jo ami­go de Po­lans­ki des­de los tiem­pos de la pe­lí­cu­la El es­cri­tor ocul­to (2010), ba­sa­da en uno de sus bes­tse­llers. Sin ir más le­jos, An of­fi­cer and a spy na­ció tras una con­ver­sa­ción en­tre Po­lans­ki y Ha­rris. Fue el rea­li­za­dor quien alen­tó al au­tor pa­ra que pri­me­ro es­cri­bie­ra una na­rra­ción y lue­go la trans­for­ma­ra en guión. El ca­so Drey­fus es un fan­tas­ma que se ha des­pla­za­do por años en la con­cien­cia de Po­lans­ki, quien en su ni­ñez su­frió pri­me­ro la per­se­cu­sión de los na­zis (so­bre­vi­vió es­con­di­do en ca­sa de unos ve­ci­nos) y ya en su vida adul­ta ha si­do car­ne de ca­ñón de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y del sis­te­ma ju­di­cial de EE.UU.

Acu­sa­do de abu­so se­xual con­tra una me­nor de edad por los tri­bu­na­les es­ta­dou­ni­den­ses, Po­lans­ki se re­fu­gió en Fran­cia los úl­ti­mos 37 años. A pe­sar de que ha­ce cua­tro años la víc­ti­ma, Sa­mant­ha Gei­mer (ac­tual­men­te de 52 años), per­do­nó pú­bli­ca­men­te al di­rec­tor, la jus­ti­cia de EE.UU. aca­ba de le­van­tar una nue­va so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción en Po­lo­nia, don­de Po­lans­ki se pro­po­ne ro­dar su fil­me so­bre el ca­so Drey­fus. La pri­me­ra com­pa­res­cen­cia an­te tri­bu­na­les fue es­te miér­co­les, pe­ro el juez apla­zó la vis­ta del ca­so has­ta abril.

El di­rec­tor, que es­te año cum­pli­rá 82 años, tie­ne un de­par­ta­men­to en la ciu­dad de Cra­co­via y pre­ten­de que sus hi­jos crez­can en la mis­ma ur­be del sur de Po­lo­nia don­de él vio la ju­ven­tud. Ya en la oc­ta­va dé-

FO­TO:: ALLOCINE.FR

Ro­man Po­lans­ki, de 81 años y de ori­gen ju­dío, cre­ció en Cra­co­via (Po­lo­nia) y lo­gró es­ca­par de los na­zis, re­fu­gián­do­se en la ca­sa de unos ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.