Cien­tí­fi­co ita­liano ase­gu­ra que pue­de rea­li­zar un tras­plan­te de ca­be­za en 2017

Neu­ro­ci­ru­jano ita­liano Ser­gio Ca­na­ve­ro di­ce que desa­rro­lló una téc­ni­ca que per­mi­te evi­tar el re­cha­zo del cuer­po. Pro­ce­di­mien­to in­clu­ye el uso de po­li­eti­len­gli­col, un quí­mi­co que po­si­bi­li­ta la co­ne­xión de la mé­du­la es­pi­nal . Pro­pues­ta di­ri­gi­da a te­tra­plé­ji

La Tercera - - SOCIEDAD - Pa­tri­cio Laz­cano Ser­gio Ca­na­ve­ro Ri­chard Bor­gens Pa­tri­cia Scrip­ko

El primer tras­plan­te de ca­be­za se­ría po­si­ble, se­gún su pro­mo­tor, el doc­tor ita­liano Ser­gio Ca­na­ve­ro,

gra­cias a un quí­mi­co que per­mi­ti­ría la unión de la mé­du­la es­pi­nal evi­tan­do el re­cha­zo. Cuan­do el si­mio des­per­tó, in­ten­tó mor­der­le la mano, lo que desató los es­pon­tá­neos aplau­sos de sus asis­ten­tes. En 1970, el doc­tor Robert J. Whi­te, neu­ro­ci­ru­jano de la U. de Ca­se Wes­tern Re­ser­ve en Cle­ve­land (EE.UU.), lo­gró tras­plan­tar exi­to­sa­men­te la ca­be­za de un si­mio al cuer­po de otro mono. Aun­que el ani­mal só­lo so­bre­vi­vió nue­ve días, igual fue con­si­de­ra­do un éxi­to, pues el si­mio lo­gró oler, oír y ver en la po­ca más de una se­ma­na que so­bre­vi­vió.

El doc­tor Whi­te no vol­vió a rea­li­zar una ope­ra­ción de es­te ti­po, y pa­só sus úl­ti­mos años como cien­tí­fi­co tra­tan­do de sa­cur­dir­se el es­tig­ma éti­co de su in­ter­ven­ción, ade­más de tra­ba­jar como ase­sor bio­éti­co del Papa Juan Pablo II. “Ima­gi­ne los be­ne­fi­cios de un tras­plan­te así pa­ra una per­so­na te­tra­plé­ji­ca que ni si­quie­ra pue­de ir al ba­ño so­lo”, es­gri­mió a mo­do de de­fen­sa en una en­tre­vis­ta en 1999.

Whi­te, que se ba­só en el tra­ba­jo de co­le­gas so­vié­ti­cos y chi­nos, que dé­ca­das an­tes ha­bían desa­rro­lla­do al­gu­nas ope­ra­cio­nes si­mi­la­res en pe­rros ( ver re­cua­dro), aho­ra es la fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra un nue­vo in­ten­to: el neu­ro­ci­ru­jano ita­liano Ser­gio Ca­na­ve­ro, di- “Creo que aho­ra es­ta­mos en un mo­men­to en que los as­pec­tos téc­ni­cos son via­bles”. rec­tor del Gru­po de Neu­ro­mo­du­la­ción Avan­za­do de Tu­rín, quien ayer pu­bli­có un ar­tícu­lo en la re­vis­ta Sur­gi­cal Neu­ro­logy In­ter­na­tio­nal, ase­gu­ran­do que la téc­ni­ca es po­si­ble y que po­dría ser aplicada en 2017 ( ver in­fo­gra­fía). El pro­ce­di­mien­to es­tá pen­san­do pa­ra per­so­nas te­tra­plé­ji­cas o con en­fer­me­da­des como cán­cer.

Mo­men­to jus­to

Tras diez años de investigación, Ca­na­ve­ro pre­sen­ta­rá sus con­clu­sio­nes en ju­nio en la Con­fe­ren­cia Anual de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Ci­ru­ja­nos Or­to­pé­di­cos y Neu­ro­ci­ru­ja­nos en An­na­po­lis, Mary­land (EE.UU.).

“Creo que aho­ra es­ta­mos en un mo­men­to en que los as­pec­tos téc­ni­cos son via- “No hay evi­den­cia de que la co­nec­ti­vi­dad de la mé­du­la es­pi­nal y el ce­re­bro con­duz­ca a una fun­ción sen­si­ti­va”. bles”, di­jo a New Scien­tist, res­pec­to a los re­pa­ros téc­ni­cos que po­dría oca­sio­nar una ci­ru­gía de es­te ti­po.

Pe­ro an­tes de las ob­ser­va­cio­nes qui­rúr­gi­cas, la pro­pues­ta ya ha desata­do una ola de re­pa­ros éti­cos en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Es­pe­cial­men­te por­que el do­nan­te, téc­ni­ca­men­te tie­ne que es­tar vi­vo, por ejem­plo, en e s t a do v e g e t a t i v o o c on muer­te ce­re­bral.

“No hay evi­den­cia de que la co­nec­ti­vi­dad de la mé­du­la es­pi­nal y el ce­re­bro po­dría con­du­cir a una fun­ción sen­si­ti­va o mo­to­ra útil des­pués del tras­plan­te de ca­be­za”, di­jo a New Scien­tist Ri­chard Bor­gens, di­rec­tor del Cen­tro de Investigación de la Pa­rál i s i s de la U. de Pur­due (EE.UU.). “Es­te es un pro- “Mu­chas cul­tu­ras no apro­ba­rían la ci­ru­gía por su creen­cia de que el al­ma no es­tá só­lo en el ce­re­bro”.

Los pri­me­ros in­ten­tos de un cien­tí­fi­co ru­so

El primer in­ten­to de un tras­plan­te de ca­be­za fue rea­li­za­do por el ci­ru­jano so­vié­ti­co Vla­di­mir De­mik­hov en 1954. La ca­be­za de un ca­cho­rro y pa­tas de­lan­te­ras se tras­plan­ta­ron en la par­te tra­se­ra de un pe­rro gran­de. De­mik­hov reali­zó va­rios in­ten­tos más, pe­ro los pe­rros só­lo so­bre­vi­vie­ron en­tre dos y seis días. yec­to tan abru­ma­dor, que es muy po­co pro­ba­ble que ocu­rra”, di­jo al mis­mo me­dio Harry Golds­mith, pro­fe­sor clí­ni­co de Ci­ru­gía Neu­ro­ló­gi­ca en la U. de Ca­li­for­nia, en Da­vis (EE.UU.) Al­gu­nos ex­per­tos ni si­quie­ra han que­ri­do opi­nar del te­ma por con­si­de­rar­lo es­ca­bro­so. La Ter­ce­ra in­ten­tó co­no­cer la opi­nión de al­gu­nos ex­per­tos en Chile, pe­ro to­dos, ba­jo el mis­mo ar­gu­men­to, se ex­cu­sa­ron de opi­nar.

Mé­du­la es­pi­nal

El prin­ci­pal es­co­llo de una in­ter­ven­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, ade­más de los re­pa­ros éti­cos, es la co­ne­xión de la mé­du­la es­pi­nal. En la ma­yo­ría de los ex­pe­ri­men­tos en ani­ma­les es­tos que­dan pa­ra­lí­ti­cos, y mue­ren a los po­cos días de la ope­ra­ción des­pués que el cuer­po del do­nan­te re­cha­ce su nue­va ca­be­za. De he­cho, en el ca­so del tras­plan­te del doc­tor Whi­te, la mé­du­la es­pi­nal ni si­quie­ra fue co­nec­ta­da. El ani­mal de­bió ser asis­ti­do en la res­pi­ra­ción y no po­día mo­ver su cuer­po.

Sin em­bar­go, el neu­ro­ci­ru­jano ita­liano di­ce te­ner la fór­mu­la: po­li­eti­len­gli­col, o ma­cro­gol, un po­lí­me­ro de uso in­dus­trial que ha­rá que am­bas es­pi­nas se fun­dan como si fue­ran dos fi­deos en agua hir­vien­do.

Se ha de­mos­tra­do que el po­li­eti­len­gli­col es ca­paz de im­pul­sar el cre­ci­mien­to de los ner­vios de la mé­du­la es­pi­nal en ani­ma­les.

Y no to­dos los cien­tí­fi­cos es­tán en desacuer­do en la apli­ca­ción de la téc­ni­ca.

Wi­lliam Mat­hews, pre­si­den­te de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Ci­ru­ja­nos Or­to­pé­di­cos y Neu­ro­ci­ru­ja­nos di­ce que los ac­tua­les avan­ces cin­tí­fi­cos evi­ta­rían el re­cha­zo in­mu­no­ló­gi­co.

Xiao-Ping Ren, ex­per­to de la U. Mé­di­ca Har­bin en China, ya de­mos­tró que es po­si­ble lle­var a ca­bo un tras­plan­te de ca­be­za bá­si­co en un ra­tón.

Pe­ro Pa­tri­cia Scrip­ko, neu­ró­lo­go y ex­per­ta en bioética en el Me­mo­rial Health­ca­re Sys­tem Sa­li­nas Va­lley en Ca­li­for­nia, di­ce que mu­chas cul­tu­ras no apro­ba­rían la ci­ru­gía por su creen­cia de que el al­ma hu­ma­na no es­tá con­fi­na­da só­lo al ce­re­bro.

Ca­na­ve­ro di­ce que si la so­cie­dad no quie­re, no va a ha­cer­lo. “Pe­ro si la gen­te no qui e r e que se ha­ga en EE.UU. o Eu­ro­pa, eso no sig­ni­fi­ca que no se lle­va­rá a ca­bo en otro lu­gar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.