El hac­ker más bus­ca­do por el FBI

No es la re­com­pen­sa más gran­de del FBI, pe­ro los US$3 mi­llo­nes que pa­ga­rá por in­for­ma­ción que per­mi­ta la cap­tu­ra de Ev­ge­niy Bo­ga­chev es la más al­ta ofre­ci­da por EE.UU. por un hac­ker.

La Tercera - - SOCIEDAD - Por BBC Mun­do

Ev­ge­niy Bo­ga­chev que usa los alias de “lucky12345” y “sla­vik”- es, se­gún el FBI, el res­pon­sa­ble de ro­bar a tra­vés del hac­keo de mi­les de compu­tado­res, una ci­fra cer­ca­na a los US$100 mi­llo­nes y por lo que es­tá ofre­cien­do una re­com­pen­sa de US$3 mi­llo­nes.

“Es bus­ca­do por es­tar in­vo­lu­cra­do en una am­plia red de cri­men or­ga­ni­za­do que ins­ta­la­ba, sin au­to­ri­za­ción, el soft­wa­re ma­li­cio­so Ga­meO­ver Zeus (GOZ) que cap­tu­ra­ba nú­me­ros de cuen­tas ban­ca­rias, con­tra­se­ñas y nú­me­ros de iden­ti- fi­ca­ción per­so­nal”, des­cri­be el FBI en su web de los más bus­ca­dos. Y aña­de que Bo­ga­chev era el ad­mi­nis­tra­dor de la red.

Mien­tras sus cóm­pli­ces dis­tri­buían co­rreos co­no­ci­dos como spam o phis­hing pa­ra in­fec­tar los compu­tado­res, el ru­so apro­ve­cha­ba la in­for­ma­ción re­co­lec­ta­da por GOZ pa­ra va­ciar las cuen­tas de sus víc­ti­mas.

Uno de los ca­sos de hac­keo más re­co­no­ci­dos su­ce­dió con una tri­bu in­dí­ge­na que po­see un ca­sino en Was­hing­ton, a la que le ro­bó cer­ca de US$277.000.

La red li­de­ra­da por Bo­ga­chev en­via­ba a las per­so­nas que ad­mi­nis- tra­ban el ca­sino co­rreos elec­tró­ni­cos que con­du­cían a una pá­gi­na de in­ter­net, don­de ob­te­nía to­da la in­for­ma­ción clave pa­ra ro­bar el di­ne­ro de sus cuen­tas.

Des­pués el di­ne­ro ro­ba­do cir­cu­la­ba por una red co­no­ci­da como bot­net, don­de prác­ti­ca­men­te se per­día el ras­tro, pa­ra des­pués lle­gar a las cuen­tas de la red cri­mi­nal. Se­gún el FBI, con es­te sis­te­ma GOZ lo­gró co­lar­se en al me­nos un mi­llón de compu­tado­res al­re­de­dor del mun­do.

Sin em­bar­go, es­te no era el úni­co mé­to­do pa­ra ob­te­ner re­cur­sos. El otro fun­cio­na­ba de un mo­do más per­ver­so: se­cues­tra­ba los com­put a do­res y e xi g í a un res­ca­te. “Lucky12345” lo­gra­ba ins­ta­lar, de for­ma ile­gal, otro vi­rus ma­li­cio­so lla­ma­do Cry­ptoloc­ker, que blo­quea­ba el ac­ce­so a los ar­chi­vos que es­ta­ban en el compu­tador de la víc­ti­ma. Al me­nos 234.000 per­so­nas fue­ron víc­ti­mas. Se es­ti­ma que ca­da uno te­nía que pa­gar US$700 pa­ra re­cu­pe­rar el con­trol de su equi­po.

Sin em­bar­go, que­da un te­ma pen­dien­te: su cap­tu­ra y ex­tra­di­ción. La úl­ti­ma vez fue vis­to en la ciu­dad de Ana­pa, en el sur de Ru­sia, país con el que EE.UU. no tie­ne tra­ta­do de ex­tra­di­ción.

A pe­sar de que no exis­te un acuer­do de ex­tra­di­ción, va­rios hac­kers ru­sos han si­do cap­tu­ra­dos en paí­ses ex­tran­je­ros y pro­ce­sa­dos en tri­bu­na­les es­ta­dou­ni­den­ses.

FO­TO: FBI

Afi­che del FBI en que se ofre­ce una re­com­pen­sa de US$3 mi­llo­nes por Ev­ge­niy Bo­ga­chev.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.