Ma­dre hay una so­la

La Tercera - - OPINIÓN - An­drés Be­ní­tez

NO HA si­do fá­cil. Des­de que es­ta­lló el es­cán­da­lo, la Pre­si­den­ta ha in­ten­ta­do na­ve­gar en­tre los sen­ti­mien­tos y el de­ber ser. Pe­ro al fi­nal ha si­do más ma­dre que otra co­sa. Es cier­to, sa­có al hi­jo de La Mo­ne­da –al­go inevi­ta­ble-, pe­ro nun­ca se re­fi­rió di­rec­ta­men­te a su ac­tua­ción. Ha­bló de igual­dad, equi­dad, de pri­vi­le­gios, pe­ro bri­lló por su au­sen­cia una crí­ti­ca es­pe­cí­fi­ca. Como se pi­dió res­pe­to en las pre­gun­tas, al mo­men­to de abor­dar la reunión de Dá­va­los con Luk­sic, no le plan­tea­ron si pen­sa­ba si era un abu­so de po­der, o trá­fi­co de in­fluen­cias; sim­ple­men­te le pi­die­ron si la con­si­de­ra­ba im­pru­den­te. Ella no con­tes­tó.

El ser más ma­dre que Pre­si­den­ta pue­de res­pon­der a va­rias ra­zo­nes. Es­tá la na­tu­ral, que va en la san­gre y que la lle­va a pro­te­ger al hi­jo caí­do. Pe­ro no hay que per­der­se. Tam­bién es­tá la co­sa po­lí­ti­ca, esa que siem­pre ha bus­ca­do mos­trar a Ba­che­let como la ma­dre de to­dos los chi­le­nos. Qui­zás por ello, La Mo­ne­da pen­só que pre­sen­tar a una man­da­ta­ria do­li­da, era su­fi­cien­te. Se equi­vo­ca­ron. La gen­te es­pe­ra­ba otra co­sa. Me­nos ca­ri­ño y más fir­me­za. Y se lo de­mos­tra­ron con fuer­za. La en­cues­ta Ca­dem re­gis­tró un des­plo­me en su apro­ba­ción y un jui­cio la­pi­da­rio so­bre su hi­jo. La gran ma­yo­ría de la gen­te di­ce des­con­fiar de Sebastián Dá­va­los, que usó in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da y su con­di­ción pa­ra ob­te­ner fa­vo­res y be­ne­fi­cios per­so­na­les. El ma­les­tar que­dó tam­bién en evi­den­cia en las pifias que se es­cu­cha­ron en el Fes­ti­val de Vi­ña ca­da vez que se men­cio­na­ba su nom­bre.

Ma­dre hay una so­la, pa­re­ce ser la con­clu­sión. Al pro­te­ger a su hi­jo bio­ló­gi­co, se ale­ja del mi­to de ser la ma­dre de Chile. Se quie­bra la fa­mi­lia po­lí­ti­ca. Y, de pa­so, que­da des­nu­da como Pre­si­den­ta, por­que en ese plano ha si­do dé­bil. Y si La Mo­ne­da se en­cuen­tra atra­pa­da de ma­nos en es­to, sus so­cios de la Nue­va Ma­yo­ría pa­re­cen no es­tar dis­pues­tos a hun­dir­se en la es­tra­te­gia del ca­ri­ño. Las crí­ti­cas se han acen­tua­do y los so­cia­lis­tas quie­ren a Dá­va­los y su mu­jer fue­ra de sus fi­las.

Y la co­sa pue­de po­ner­se aún más di­fí­cil si se con­si­de­ra la aris­ta ju­di­cial que es­tá in­ves­ti­gan­do la fis­ca­lía. Sin ir más le­jos, es­ta se­ma­na fue­ron alla­na­das las ofi­ci­nas de Ca­val, don­de se in­cau­tó una se­rie de do­cu­men­ta­ción con mi­ras a es­cla­re­cer a si en es­tos he­chos exis­tió al­gún ti­po de de­li­to. Si se lle­ga­ra a com­pro­bar aque­llo, se­ría el ti­ro de gra­cia que fal­ta.

La co­sa ju­di­cial abre otra pre­gun­ta so­bre Ba­che­let. ¿Sa­bía ella de la ope­ra­ción en cues­tión? Ella di­ce que no, que se en­te­ró por la pren­sa, igual que to­dos no­so­tros. Pue­de que sea así, pe­ro en es­to la es­tra­te­gia de ma­dre su­pre­ma se des­plo­ma. Por­que se en­tien­de que, en esa con­di­ción, ten­dría que te­ner cer­ca­nía con el hi­jo. Se con­ta­rán sus co­sas, sus pro­ble­mas, pe­ro al de­cir que no sa­bía na­da, que se sor­pren­dió como to­dos, que­da como una suer­te de ma­dre au­sen­te. No co­no­ce al hi­jo ni me­nos a la nue­ra, que su­pues­ta­men­te a sus es­pal­das pla­ni­fi­ca­ron un ne­go­cio que tie­ne a su go­bierno pa­tas pa­ra arri­ba. En de­fi­ni­ti­va, la co­sa no cua­dra. O es ma­dre o es Pre­si­den­ta, pe­ro apa­re­cer como nin­gu­na de las an­te­rio­res es ex­tra­ño, por de­cir lo me­nos. Al pro­te­ger a su hi­jo, Ba­che­let se ale­ja del mi­to de ser la ma­dre de Chile. Y, de pa­so, que­da des­nu­da como Pre­si­den­ta, por­que en ese plano ha si­do dé­bil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.