En­mu­de­cer

La Tercera - - OPINIÓN -

NO ES ra­ro en Ba­che­let es­to de ca­llar o su, a ve­ces, pe­cu­liar va­rian­te: ha­blar pe­ro sin de­cir na­da, ha­blar pe­ro como si hu­bie­se si­do igual que no ha­bla­ra. Sus de­cla­ra­cio­nes del otro día si­guie­ron el mis­mo li­bre­to que le co­no­ce­mos.

En la cam­pa­ña del 2005 se de­cía que era una can­di­da­ta “es­con­di­da”, que “nun­ca el país ha­bía sa­bi­do tan po­co de al­guien que pue­de ser Pre­si­den­te”, que era “muy re­ser­va­da acer­ca de ca­pí­tu­los en­te­ros de su pa­sa­do”. “Opa­ci­dad del pa­sa­do”, lo lla­ma­ba As­ca­nio Ca­va­llo (to­da­vía hoy hay cues­tio­nes que no se des­pe­jan). Javier Or­te­ga y An­drea In­sun­za, sus bió­gra­fos, in­sis­ten en su her­me­tis­mo, en la des­con­fian­za -su “se­llo”-, por efec­to de años en la clan­des­ti­ni­dad (en ese mun­do ha­blar es de­la­tar­se). De ahí que un ma­tu­tino pu­sie­ra la pre­gun­ta so­bre la me­sa: “Mi­che­lle Ba­che­let, ¿quién es real­men­te us­ted?”. Si in­clu­so has­ta La­gos tu­vo que sa­lir di­cien­do, an­tes de que asu­mie­ra, que ella iba a ha­blar pe­ro “cuan­do quie­ra ha­blar”, no cuan­do a los pe­rio­dis­tas les die­ra por­que ha­ble.

Se co­no­ce tam­bién su dis­cur­so de la victimización, al que en más de una oca­sión ha re­cu­rri­do como es­cu­do (el pro­ble­ma no se­ría ella sino los otros, los que la ata­can), y eso que al­gu­na vez di­je­ra “sí, soy du­ra”; i.e., a ve­ces du­ra, otras, dan­do la im­pre­sión de ser al­guien frá­gil ape­lan­do a la emo­ción (“pa­ra mí, como ma­dre y Pre­si­den­ta, han si­do mo­men­tos di­fí­ci­les y do­lo­ro­sos”). Su “ins­tin­to” tar­dío tie­ne mu­cho tam­bién de mu­dez; nos ve­ni­mos a en­te­rar de sus co­ra­zo­na­das (so­bre el Tran­san­tia­go por ejem­plo) des­pués de un tiem­po, cuan­do ya es al­go tar­de. Con ra­zón The Eco­no­mist sen­ten­ció en uno de sus ar­tícu­los: “Ba­che­let es un enig­ma”. Héctor So­to sue­le reite­rar el pun­to: “ella es mis­te­rio­sa”. Con to­do, hay co­men­ta­ris­tas que alu­den a un su­pues­to “ca­pi­tal de cre­di­bi­li­dad” que la blin­da­ría. ¿Qué se­rá ello? ¿Un fon­do o cré­di­to me­diá­ti­co con­tra el cual se gi­ra has­ta que se aca­be? No lo mis­mo que ser ve­raz, ello lo pro­pia­men­te éti­co.

“Yo soy la úni­ca que ha­bla por mí”, se­ña­ló en otra oca­sión. Sin em­bar­go, nun­ca un go­bierno ha te­ni­do tan­tos vo­ce­ros como su se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción (cua­tro a la fe­cha). Le en­cuen­tro ra­zón a Edi­son Ortiz, el “mé­to­do Ba­che­let” es siem­pre el mis­mo. Di­ce na­da (“Pa­so”), o muy po­co, re­co­ge sen­sa­cio­nes, mi­de efec­tos, y sue­le des­de­cir­se (más de lo nor­mal en­tre po­lí­ti­cos). Lo su­yo es “un ca­rác­ter cá­li­do en primer abor­da­je pe­ro en de­fi­ni­ti­va frío y dis­tan­te”. Ella es bá­si­ca­men­te tác­ti­ca, no es­tra­té­gi­ca; ade­más que una sobreviviente. No con una, sino con va­rias vi­das en el cuer­po. Inau­di­to, pe­ro no muy ní­ti­do, tam­po­co elo­cuen­te.

Es que me per­do­na­rán, pe­ro ella es cla­ra has­ta por ahí no­más. Ha­bla en es­ló­ga­nes y fra­ses he­chas (“Chile cam­bió”, “es­ta Pre­si­den­ta se la va a ju­gar por…”, “yo quie­ro ser muy cla­ra en es­to”, “no lo ten­go en mi pro­gra­ma”, “gra­cias Chile”). Di­ce que quie­re en­fren­tar es­tos mo­men­tos do­lo­ro­sos con no­so­tros, “con cla­ri­dad y de­ci­sión”. Lo di­ce, no lo ha­ce. Si se de­ja­ra de am­pa­rar en el pu­ro so­ba­jeo emo­cio­nal con su pú­bli­co qui­zá po­dría con­ven­cer­nos. No es ra­ro en Ba­che­let es­to de ca­llar o su pe­cu­liar va­rian­te: ha­blar pe­ro sin de­cir na­da, ha­blar pe­ro como si hu­bie­se si­do igual que no ha­bla­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.