¿Se­ña­les de reac­ti­va­ción de la eco­no­mía chi­le­na? Las re­cien­tes cifras sec­to­ria­les en­tre­ga­das por el INE, sal­vo los in­di­ca­do­res de pro­duc­ción mi­ne­ra, mues­tran que la eco­no­mía con­ti­núa de­bi­li­ta­da.

La Tercera - - OPINIÓN -

DES­DE me­dia­dos de 2011 vie­nen ocu­rrien­do ajus­tes ne­ga­ti­vos en pre­cios ex­ter­nos y en las con­di­cio­nes fi­nan­cie­ras glo­ba­les, que afec­ta­ron la in­ver­sión y el con­su­mo en nues­tro país. Du­ran­te 2014, el im­pac­to de esos fac­to­res fue agra­va­do por un de­te­rio­ro de l a s e xpec­ta­ti vas de in­ver­sio­nis­tas y con­su­mi­do­res, a par­tir del pro­fun­do cam­bio en las re­glas del jue­go que im­pul­sa el go­bierno: más im­pues­tos, re­vi­sión de re­gu­la­cio­nes pa­ra po­ten­ciar a los sin­di­ca­tos, sus­ti­tu­ción de in­cen­ti­vos eco­nó­mi­cos y em­pre­sa pri­va­da por ges­tión bu­ro­crá­ti­ca y más Es­ta­do en sec­to­res cla­ves. To­do ello agu­di­zó la des­ace­le­ra­ción du­ran­te 2014, al pun­to de lo­grar­se caí­das ré­cord de de­man­da agre­ga­da, que re­du­je­ron la ta­sa de cre­ci­mien­to anual del PIB al 1,8%, mien­tras se asen­ta­ba a lo lar­go del año la ex­pec­ta­ti­va de una re­cu­pe­ra­ción len­ta y de un de­te­rio­ro per­ma­nen­te en la ta­sa de cre­ci­mien­to po­ten­cial del país.

Un cam­bio im­por­tan­te de per­cep­ción ocu­rrió a par­tir de la ci­fra de Ima­cec de di­ciem­bre 2014, que mos­tró cre­ci­mien­to en do­ce me­ses de 2,9%, un re­pun­te sig­ni­fi­ca­ti­vo res­pec­to del cre­ci­mien­to pro­me­dio de 1,1% (en do­ce me­ses) en los seis me­ses pre­vios. Des­de en­ton­ces sur­gió la ex­pec­ta­ti­va de que es­tos fue­ran “bro­tes ver­des” in­di­ca­ti­vos de un re­pun­te de la eco­no­mía, lo que pre­su­mi­ble­men­te se­ría con­fir­ma­do por cifras pos­te­rio­res.

Las re­cien­tes cifras del INE dan im­por­tan­tes lu­ces a es­te res­pec­to. Nue­va­men­te hay cifras po­si­ti­vas que apun­tan a un Ima­cec de enero po­si­ble­men­te cer­cano al de di­ciem­bre, gra­cias, bá­si­ca­men­te, a un in­cre­men­to muy re­le­van­te de 5,8% en do­ce me­ses, en el Ín­di­ce de Pro­duc­ción In­dus­trial. Sin em­bar­go, de es­te in­cre­men­to, ca­si to­do (5,08%) es ex­pli­ca­do por un com­po­nen­te: el In­di­ce de Pro­duc­ción Mi­ne­ra, que cre­ció 10,1% en do­ce me­ses, y que re­fle­ja un fuer­te cre­ci­mien­to en la pro­duc­ción de co­bre (13,2% en do­ce me­ses) mien­tras el res­to de la mi­ne­ría se con­tra­jo en 6,7% en do­ce me­ses. Más allá del co­bre, las cifras del INE no in­di­can que en otros sec­to­res (Ma­nu­fac­tu­ra, Elec­tri­ci­dad Gas y Agua, Co­mer­cio Mi­no­ris­ta, Cons­truc­ción) las cifras de di­ciem­bre y enero re­pre­sen­ten un quie­bre sig­ni­fi­ca­ti­vo de las ten­den­cias que mar­ca­ron 2014.

Era pre­de­ci­ble que lue­go de un pe­río­do de fuer­te in­ver­sión en la mi­ne­ría del co­bre, tras la ma­du­ra­ción que re­quie­ren los pro­yec­tos, iba a re­pun­tar la pro­duc­ción, y que ello se­gui­rá ocu­rrien­do mien­tras los pro­yec­tos en­tran en pro­duc­ción. Pe­ro es ob­vio que es­te fe­nó­meno re­sul­ta de de­ci­sio­nes an­te­rio­res y que no al­te­ra el diag­nós­ti­co de una eco­no­mía sin ener­gías. Así, a par­tir de las cifras de enero, el mis­mo INE con­sig­na: “El cre­ci­mien­to en el con­su­mo pri­va­do se man­tie­ne ba­jo y la in­ver­sión ha con­ti­nua­do su ten­den­cia ne­ga­ti­va”. “Por el la­do de los bie­nes du­ra­bles, se ob­ser­vó una caí­da en las ven­tas no­mi­na­les (-9,8%) y reales (-7,9%), sien­do la ma­yor con­trac­ción pre­sen­ta­da por es­te ti­po de bie­nes en el ín­di­ce ba­se 2009. En el mis­mo con­tex­to, las im­por­ta­cio­nes de bie­nes du­ra­bles han vuel­to a de­cre­cer in­ter­anual­men­te, lue­go del re­pun­te que ha­bían pre­sen­ta­do en di­ciem­bre de 2014”.

El ener­va­mien­to de la eco­no­mía per­sis­te, y si­gue sien­do prio­ri­ta­rio co­rre­gir la es­tra­te­gia es­ta­tis­ta que afec­ta las po­si­bi­li­da­des de bie­nes­tar en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.