No es efec­ti­vo que la re­cons­truc­ción es­tu­vie­se ca­si ter­mi­na­da. Que­da un buen tre­cho y es­to es ló­gi­co si con­si­de­ra­mos la mag­ni­tud de la ca­tás­tro­fe y los pla­zos que han to­ma­do paí­ses desa­rro­lla­dos.

La Tercera - - CORREO -

LA RECONSTRUCCION del 27/F ha ex­pe­ri­men­ta­do avan­ces re­le­van­tes, aun­que to­do in­di­ca que res­tan va­rios años pa­ra ter­mi­nar la ta­rea que se su­po­ne te­nía un 97% de avan­ce en Mar­zo de 2014. Es­ta si­tua­ción ha ge­ne­ra­do crí­ti­cas des­de la opo­si­ción, se­ña­lan­do que se per­dió di­na­mis­mo y al­gu­nos co­la­bo­ra­do­res del ex Pre­si­den­te Pi­ñe­ra han ido más allá, dan­do a en­ten­der que es­te atra­so só­lo bus­ca da­ñar su le­ga­do.

¿Tie­nen asi­de­ro es­tas crí­ti­cas? An­tes de con­tes­tar es per­ti­nen­te pre­ci­sar el avan­ce real del pro­ce­so de re­cons­truc­ción. De acuer­do a cifras ofi­cia­les pu­bli­ca­das en Fe­bre­ro de 2014, el Es­ta­do gas­tó US$4.000 mi­llo­nes en re­pa­rar lo da­ña­do, lo que equi­va­le al 47% de los US$8.400 mi­llo­nes pre­vis­tos en el plan de re­cons­truc­ción del go­bierno an­te­rior.

So­la­men­te en Vi­vien­da se al­can­zó la me­ta, con US$2.490 mi­llo­nes eje­cu­ta­dos, mien­tras que en Sa­lud y Educación los por­cen­ta­jes de cum­pli­mien­to fue­ron muy ba­jos, con 7% y 26% res­pec­ti­va­men­te.

En in­fra­es­truc­tu­ra una par­te im­por­tan­te del da­ño fue re­pa­ra­do por las em­pre­sas con­ce­sio­na­rias, y el Es­ta­do gas­tó la mi­tad de los US$1.200 mi­llo­nes pre­vis­tos en el plan, de­jan­do pen­dien­tes obras im­por­tan­tes como los puen­tes del Gran Con­cep­ción.

El ca­so de Sa­lud es uno de los más crí­ti­cos, ya que de­ben re­cons­truir­se va­rios hos­pi­ta­les de en­ver­ga­du­ra, que pre­sen­tan atra­sos im­por­tan­tes como ocu­rre con Cu­ri­có o el Fé­lix Bul­nes. Tam­bién fal­ta en­tre­gar 12.000 vi­vien­das, re­sol­ver la re­cep­ción fi­nal de otras 38.000 y ter­mi­nar el 42% de las obras ur­ba­nas, que siem­pre son las más len­tas y com­ple­jas.

Como ve­mos, no es efec­ti­vo que la re­cons­truc­ción es­tu­vie­se prác­ti­ca­men­te ter­mi­na­da. Que­da un buen tre­cho y es­to es ló­gi­co si con­si­de­ra­mos la mag­ni­tud de la ca­tás­tro­fe y los pla­zos que han to­ma­do paí­ses desa­rro­lla­dos, que sue­len ser de 10 años.

Chile qui­so rom­per un ré­cord mun­dial ha­cien­do cal­zar la re­cons­truc­ción con un pe­río­do de go­bierno, pe­ro ese ob­je­ti­vo nun­ca es­tu­vo res­pal­da­do en los he­chos, lo que no em­pa­ña los lo­gros ob­ser­va­dos y des­ta­ca­dos por or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les.

Es­pe­cial­men­te re­le­van­te ha si­do la re­cu­pe­ra­ción de las lo­ca­li­da­des cos­te­ras del Bio­Bío (Tal­cahuano, Di­cha­to), la re­po­si­ción de de­ce­nas de mi­les de ca­sas en si­tio pro­pio o la re­vi­ta­li­za­ción de eco­no­mías lo­ca­les de­vas­ta­das por la tragedia.

Hay otras lec­cio­nes que de­be­mos sa­car de es­te ca­so. Par­ta­mos por la que ori­gi­na es­ta dis­cu­sión y que es la po­li­ti­za­ción del desas­tre, que de­be evi­tar­se a to­da cos­ta. En el 27/F vi­mos có­mo las cifras ofi­cia­les se ajus­ta­ban pa­ra mag­ni­fi­car los lo­gros o res­pal­dar crí­ti­cas, y pre­sen­cia­mos un tris­te es­pec­tácu­lo cuan­do par­la­men­ta­rios exigían pla­zos in­via­bles en me­diá­ti­cas in­ter­pe­la­cio­nes mi­nis­te­ria­les sin nin­gún re­sul­ta­do con­cre­to.

Una se­gun­da lec­ción es re­for­zar las ins­ti­tu­cio­nes re­gio­na­les, lo que de pa­so, apo­ya las es­tra­te­gias de des­cen­tra­li­za­ción en cur­so. El me­jor res­guar­do an­te fu­tu­ras emer­gen­cias se­rá con­tar con go­bier­nos re­gio­na­les que cuen­ten con re­cur­sos y equi­pos ca­pa­ci­ta­dos.

La an­tí­te­sis son los “de­le­ga­dos pre­si­den­cia­les”, que no exis­ten for­mal­men­te en el Es­ta­do y que no pue­den es­tar a car­go de coor­di­nar ni me­nos de pla­ni­fi­car pro­ce­sos de re­cons­truc­ción, como ocu­rre hoy en Val­pa­raí­so.

La re­cons­truc­ción tam­bién hi­zo pa­ten­te la ne­ce­si­dad de mo­der­ni­zar los ins­tru­men­tos que guían el cre­ci­mien­to de nues­tras ciu­da­des, y que hoy se li­mi­tan ca­si ex­clu­si­va­men­te a un plan re­gu­la­dor que tar­da años en apro­bar­se, que no pue­de de­fi­nir in­ver­sio­nes, ni coor­di­nar pro­gra­mas de vi­vien­da, obras pú­bli­cas y trans­por­tes.

Si que­re­mos dis­cu­tir en se­rio so­bre la re­cons­truc­ción, de­bié­ra­mos re­sol­ver es­tos as­pec­tos pen­dien­tes, evi­tan­do po­li­ti­zar una dis­cu­sión que re­quie­re al­tu­ra de mi­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.