Aní­bal Fernández, el co­mo­dín más fiel de Cris­ti­na Kirch­ner

El fun­cio­na­rio ju­ró como el nue­vo je­fe de Ga­bi­ne­te, car­go que ya ha­bía ejer­ci­do an­te­rior­men­te en el go­bierno de la man­da­ta­ria. Sos­tu­vo ayer que quie­re com­pe­tir por la Pre­si­den­cia ar­gen­ti­na, por lo que par­ti­ci­pa­rá en las pri­ma­rias ofi­cia­lis­tas de agos­to.

La Tercera - - MUNDO - Ma­ría Paz Sa­las

En la rec­ta fi­nal de su ges­tión y afec­ta­da por el es­cán­da­lo de la muer­te del fis­cal Al­ber­to Nis­man, la Pre­si­den­ta ar­gen­ti­na, Cris­ti­na Fernández de Kirch­ner, reali­zó es­te jue­ves, im­por­tan­tes cam­bios den­tro de su su ga­bi­ne­te,

Uno de los más sig­ni­fi­ca­ti­vos, sin em­bar­go, fue la sus­ti­tu­ción de su je­fe de Ga­bi­ne­te, Jor­ge Ca­pi­ta­nich, por Aní­bal Fernández, quien se es­ta­ba desem­pe­ñan­do has­ta ese mo­men­to como se­cre­ta­rio de la Pre­si­den­cia.

De es­ta for­ma, Fernández se trans­for­ma en uno de los fun­cio­na­rios más fie­les de la man­da­ta­ria y dis­pues­to a asu­mir el car­go opues­to que su je­fa de­ci­da.

De he­cho, Aní­bal Fernández, de 58 años, ya es­tu­vo an­te­rior­men­te a car­go de la je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te de 2009 a 2011, du­ran­te el primer go­bierno de la man­da­ta­ria. Sin em­bar­go, aban­do­nó ese pues­to pa­ra en­ca­be­zar la lis­ta de se­na­do­res del ofi­cia­lis­mo por la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res.

Fue jus­ta­men­te su ex­pe­rien­cia en el car­go lo que des­ta­có en es­te nue­vo nom­bra­mien­to. “La ven­ta­ja es que uno no vie­ne a apren­der. Es lo que creo po­si­ti­vo de ve­nir con la ex­pe­rien­cia de dos años y me­dio de ha­ber ejer­ci­do la je­fa­tu­ra de Ga­bi­ne­te”, se­ña­ló.

Pe­ro no se que­dó ahí. Fernández, co­men­zó su primer día en el pues­to ase­gu­ran­do que tie­ne “to­da la vo­ca­ción” de ser pre­si­den­te, con­fir­man­do así su pre­can­di­da­tu­ra por el kirch­ne­ris­mo, en unas elec­cio­nes en las que la ac­tual man­da­ta­ria no pue­de bus­car un ter­cer man­da­to.

El je­fe de Ga­bi­ne­te se su­ma así una ex­ten­sa lis­ta de pre­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les del ofi­cia­lis­ta Fren­te pa­ra la Vic­to­ria (FpV), quie­nes de­be­rán com­pe­tir en las pri­ma­rias en agos­to. “Yo soy pre­can­di­da­to y ten­go to­da la vo­ca­ción de ser­lo”, di­jo ayer Fernández.

El cam­bio de ga­bi­ne­te dio nue­vas se­ña­les de la de­ci­sión de la Pre­si­den­ta de acu­dir a sus co­la­bo­ra­do­res más lea­les y de in­fluen­cia, se­gún la agen­cia DPA.

El fla­man­te je­fe de Ga­bi­ne­te lle­va una ex­ten­sa ca­rre­ra den­tro de los círcu­los de po­der del kirch­ne­ris­mo, por lo que siem­pre ha si­do un alia­do in­con­di­cio­nal pa­ra la man­da­ta­ria. Co­men­zó su ca­rre­ra en enero de 2002 como se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia, du­ran­te el go­bierno del Pre­si­den­te pe­ro­nis­ta Eduar­do Duhal­de.

En oc­tu­bre de ese año ju­ró Cris­ti­na K acu­dió a es­te fun­cio­na­rio leal en

mo­men­tos de tur­bu­len­cias tras la muer­te del fis­cal

Nis­man. Aní­bal Fernández di­jo que tie­ne am­bi­cio­nes pre­si­den­cia­les, con lo que se su­mó a la lis­ta de pre­can­di­da­tos pa­ra lle­gar a la Ca­sa Ro­sa­da. como mi­nis­tro de la Pro­duc­ción pa­ra el mis­mo go­bierno, don­de per­ma­ne­ció has­ta el fin del man­da­to.

En 2003, fue con­vo­ca­do por Nés­tor Kirch­ner pa­ra ocu­par el car­go de mi­nis­tro del In­te­rior y fue en ese mo­men­to en que co­men­zó el acer­ca­mien­to ha­cia los Kirch­ner. A Cris­ti­na Fernández, es­pe­cí­fi­ca­men­te, ha es­ta­do acom­pa­ñán­do­la des­de el co­mien­zo de su man­da­to, en 2007, cuan­do asu­mió la car­te­ra de Jus­ti­cia, Se­gu­ri­dad y De­re­chos Hu­ma­nos.

En ju­nio de 2009 y lue­go de la de­rro­ta del ofi­cia­lis­mo en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, re­em­pla­zó a Ser­gio Mas­sa como je­fe de Ga­bi­ne­te. Dos años des­pués de­jó el car­go pa­ra asu­mir como se­na­dor.

A fi­nes de 2014, la Pre­si­den­ta lo de­sig­nó se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia al anun­ciar, tam­bién, cam­bios en la di­rec­ción de la Se­cre­ta­ría de In­te­li­gen­cia.

Es­te jue­ves vol­vió a ju­rar como mi­nis­tro. Se­gún el dia­rio ar­gen­tino La Na­ción, Fernández acu­mu­la al me­nos nue­ve años y dos me­ses a car­go de una car­te­ra como mi­nis­tro y su úl­ti­ma ju­ra en el go­bierno de Cris­ti­na K es su oc­ta­va en una fun­ción pú­bli­ca na­cio­nal.

En la oca­sión an­te­rior que ejer­ció como je­fe de Ga­bi­ne­te, Fernández le pu­so un se­llo per­so­nal, car­ga­do de res­pues­tas áci­das que vol­vie­ron en su ju­ra­men­to del jue­ves. “Tiem­blan los pre­si­den­cia­les con­mi­go acá”, ase­gu­ró y de­jó cla­ro que su ges­tión se­ría di­fe­ren­te a la de su an­te­ce­sor Ca­pi­ta­nich. “Voy a ha­blar a las 6.40 to­dos los días en la puer­ta”, di­jo y acla­ró que ya no da­rá las ha­bi­tua­les con­fe­ren­cias que en­ca­be­za­ba su an­te­ce­sor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.