Be­ne­dic­to XVI y sus dos años de si­len­cio­so re­ti­ro

La Tercera - - MUNDO -

Dos años des­pués de su his­tó­ri­ca re­nun­cia, Be­ne­dic­to XVI pa­re­ce ha­ber si­do ol­vi­da­do de­bi­do a la per­so­na­li­dad de su su­ce­sor, el Papa Francisco, aun­que si­gue sien­do año­ra­do por un sec­tor del Va­ti­cano que desea un ma­yor res­pe­to de la tra­di­ción. Las pos­ta­les con el ros­tro aus­te­ro del Papa ale­mán des­apa­re­cie­ron de las tien­das de los al­re­de­do­res del Va­ti­cano y se han mul­ti­pli­ca­do las del ar­gen­tino, con sus son­ri­sas, ges­tos y abra­zos es­pon­tá­neos.

El 28 de fe­bre­ro de 2013, cuan­do un he­li­cóp­te­ro des­pe­gó del Va­ti­cano pa­ra tras­la­dar a Be­ne­dic­to XVI a la re­si­den­cia pon­ti­fi­cia de Cas­tel­gan­dol­fo, tras ha­ber re­nun­cia­do al trono de Pe­dro en una de­ci­sión iné­di­ta en sie­te si­glos, se abrió una pá­gi­na nue­va pa­ra la Igle­sia.

La sor­pren­den­te re­nun­cia po­nía fin a un pa­pa­do mar­ca­do in­tri­gas in­ter­nas e in­clu­si­ve la fil­tra­ción de do­cu­men­tos re­ser­va­dos ro­ba­dos de su pro­pio es­cri­to­rio. Esa de­ci­sión, to­ma­da a los 85 años, ofi­cial­men­te por­que le fal­ta­ban “fuer­zas” pa­ra en­ca­rar los desafíos del mun­do mo­derno, no fue en­ten­di­da por mu­chos pre­la­dos. Des­pués de ocho años di­fí­ci­les que des­gas­ta­ron al lla­ma­do “guardián del dog­ma”, como era co­no­ci­do en los pa­la­cios apos­tó­li­cos Jo­seph Rat­zin­ger, el Pon­tí­fi­ce teó­lo­go se con­vir­tió en “Papa emé­ri­to”.

Aho­ra se de­di­ca a la ora­ción y la lec­tu­ra, to­ca piano y re­ci­be vi­si­tas en el mo­nas­te­rio don­de re­si­de den­tro del Va­ti­cano.

La elec­ción el 13 de mar­zo de 2013 del primer Papa del sur del pla­ne­ta cau­só sen­sa­ción en to­do el mun­do gra­cias tam­bién a su ca­pa­ci­dad de rom­per con los ges­tos pom­po­sos del Va­ti­cano.

En es­tos dos años Be­ne­dic­to XVI ha res­pe­ta­do con el mis­mo ce­lo la pro­me­sa de no ser in­tru­si­vo. Pa­ra re­cal­car que no es más el Pon­tí­fi­ce pi­dió a sus co­la­bo­ra­do­res y alle­ga­dos que lo lla­men “pa­dre Be­ne­dic­to” y aban- do­nen el so­lem­ne “Su San­ti­dad”.

Leal, co­rrec­to, el Papa emé­ri­to ja­más ha cri­ti­ca­do a su su­ce­sor a pe­sar de que son muy dis­tin­tos. El Papa Francisco sue­le lla­mar­lo por te­lé­fono, lo con­sul­ta, lo in­vi­ta a ce­re­mo­nias im­por­tan­tes, como la pro­cla­ma­ción de nuevos car­de­na­les y lo con­si­de­ra un “abue­lo sa­bio que vi­ve en ca­sa”.

El he­cho de vi­vir en el Va­ti­cano, a po­cos me­tros de la re­si­den­cia don­de se alo­ja el Papa Francisco, era con­si­de­ra­do por al­gu­nos como una po­si­ble fuen­te de pro­ble­mas.

Sec­to­res con­ser­va­do­res han in­ten­ta­do in­vo­lu­crar­lo en la ba­ta­lla in­ter­na que tie­ne lu­gar a fa­vor y en con­tra de las re­for­mas del ac­tual Pon­tí­fi­ce. “Be­ne­dic­to XVI es una per­so­na dis­cre­ta y cuan­do apa­re­ce en pú­bli­co lo ha­ce a pe­di­do de Francisco”, sub­ra­yó el va­ti­ca­nis­ta An­drea Tor­nie­lli.

El si­len­cio del Papa emé­ri­to pre­va­le­ce cuan­do re­ci­be a aque­llos que se opo­nen a Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, aún si co­no­cen sus po­si­cio­nes. Va- rios car­de­na­les con­ser­va­do­res han in­ten­ta­do uti­li­zar al Rat­zin­ger pa­ra sus crí­ti­cas a la re­for­ma del ac­tual Papa y jó­ve­nes re­li­gio­sos lo con­sul­tan, des­orien­ta­dos por lo que con­si­de­ran la con­fu­sión doc­tri­nal del Pon­tí­fi­ce ar­gen­tino.

Las con­tro­ver­ti­das de­cla­ra­cio­nes del Papa Francisco so­bre va­rios te­mas sus­ci­tan in­te­rro­gan­tes y has­ta ma­les­tar en­tre lí­de­res ca­tó­li­cos de va­rios paí­ses de Afri­ca y en Es­ta­dos Uni­dos, quie­nes ci­tan los tex­tos y do­cu­men­tos de Rat­zin­ger y año­ran su fir­me­za doc­tri­nal. Las crí­ti­cas del ac­tual Papa Francisco a la Cu­ria, acu­sa­da de pa­de­cer “Alzheimer es­pi­ri­tual”, y de es­tar en­fer­ma de arri­bis­mo y ape­ti­to de po­der, ha si­do me­jor aco­gi­da fue­ra de la Igle­sia que den­tro.

Se­gún el va­ti­ca­nis­ta del dia­rio fran­cés Le Fi­ga­ro, Jean-Ma­rie Gué­nois, “la re­nun­cia de Be­ne­dic­to XVI no ha si­do di­ge­ri­da com­ple­ta­men­te en al­gu­nos me­dios ca­tó­li­cos”, que no­tan las di­fe­ren­cias en­tre Be­ne­dic­to XVI y Francisco.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.