Más au­to­no­mía pa­ra el SII

La Tercera - - NEGOCIOS -

La re­for­ma tri­bu­ta­ria apro­ba­da el año pa­sa­do in­cor­po­ró al mar­co le­gal vi­gen­te un con­jun­to de nor­mas que cons­ti­tu­yen un sis­te­ma an­ti­elu­si­vo, en el que se es­ta­ble­cen las fa­cul­ta­des del Ser­vi­cio de Im­pues­tos In­ter­nos (SII) pa­ra ca­li­fi­car con­tra­tos, ac­tos o ne­go­cios como cons­ti­tu­ti­vos de abu­so o si­mu­la­ción. Asi­mis­mo, se au­to­ri­za al SII a ve­ri­fi­car la exac­ti­tud de las de­cla­ra­cio­nes por me­dio del ac­ce­so y co­ne­xión di­rec­ta a los me­dios in­for­má­ti­cos y tec­no­ló­gi­cos que usa el pro­pio con­tri­bu­yen­te, al tiem­po que otras en­ti­da­des pú­bli­cas que re­ci­ben in­for­ma­ción de los con­tri­bu­yen­tes, como las su­pe­rin­ten­den­cias de Ban­cos y de Va­lo­res, pro­por­cio­na­rán esos da­tos al Ser­vi­cio. Es­tas nue­vas fa­cul­ta­des se su­ma­rán, a par­tir de fi­nes de sep­tiem­bre pró­xi­mo, a las ya am­plias atri­bu­cio­nes con que cuen­ta el SII pa­ra re­ca­bar in­for­ma­ción y fis­ca­li­zar a per­so­nas na­tu­ra­les y ju­rí­di­cas.

El pro­pó­si­to de es­tas in­no­va­cio­nes, es muy en­ten­di­ble y has­ta loa­ble que los con­tri­bu­yen­tes pa­gue­mos, to­dos por igual, lo que de ver­dad es­tá con­te­ni­do en la ley y que re­pre­sen­ta el es­pí­ri­tu del le­gis­la­dor. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te tam­bién te­ner en cuen­ta que se ha agre­ga­do po­der dis­cre­cio­nal, en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, a una au­to­ri­dad ad­mi­nis­tra­ti­va que even­tual­men­te pue­de usar­lo de mo­do dis­cri­mi­na­to­rio o ar­bi­tra­rio. Es cier­to que exis­ten los tri­bu­na­les tri­bu­ta­rios, a los que pue­den acu­dir los con­tri­bu­yen­tes acu­sa­dos por el SII de in­cum­pli­mien­to, abu­so o si­mu­la­ción y se­rán esos tri­bu­na­les los que di­ri­man (en pri­me­ra ins­tan­cia). Pe­ro la ini­cia­ti­va de ini­ciar (o no ini­ciar) una que­re­lla por un in­cum­pli­mien­to, o un even­tual ilí­ci­to, es del SII, que tie­ne un es­pa­cio de ma­nio­bra re­le­van­te pa­ra dis­cri­mi­nar cuán­do un ac­to, con­tra­to o ne­go­cio tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas de abu­so o si­mu­la­ción. Es­to pue­de te­ner con­se­cuen­cias repu­tacio­na­les im­por­tan­tes pa­ra el con­tri­bu­yen­te acu­sa­do, en la me­di­da en que la opi­nión pú­bli­ca pue­de lle­gar a un ve­re­dic­to de cul­pa­bi­li­dad mu­cho an­tes que los tri­bu­na­les. Y tam­bién el SII pue­de de­jar de acu­sar, mo­ti­va­do por ra­zo­nes de otra ín­do­le, a un con­tri­bu­yen­te que sí pue­de ha­ber abu­sa­do o si­mu­la­do, o in­clu­so ha­ber co­me­ti­do frau­de tri­bu­ta­rio. He­mos vis­to en se­ma­nas re­cien­tes có­mo el SII se que­re­lló con­tra quie­nes re­sul­ten res­pon­sa­bles de los ilí­ci­tos de­nun­cia­dos en el ca­so Pen­ta, cu­brien­do un pe­río­do de va­rios años, en tan­to, en el ca­so de la ex­ten­sión de es­te ca­so a SQM lo hi­zo só­lo pa­ra un mes de 2009. Los mal pen­sa­dos sos­tie­nen que ac­tuó así por una dis­cri­mi­na­ción po­lí­ti­ca: en el ca­so Pen­ta, los más afec­ta­dos, repu­tacio­nal­men­te al me­nos, son par­la­men­ta­rios y di­ri­gen­tes de la UDI, en tan­to en SQM los afec­ta­dos in­clu­yen a per­so­ne­ros vin­cu­la­dos a “Lo im­por­tan­te es te­ner una ins­ti­tu­ción cu­yo po­der, a ojos de la opi­nión pú­bli­ca, no sea usa­do en for­ma ar­bi­tra­ria”. la Nue­va Ma­yo­ría. Pue­de ser el ca­so que es­te ra­cio­ci­nio es­té equi­vo­ca­do y el SII no es­té ac­tuan­do dis­cri­mi­na­to­ria­men­te. Pe­ro en el am­bien­te ac­tual de des­cré­di­to de la po­lí­ti­ca -y más en ge­ne­ral de va­rias ins­ti­tu­cio­nes- la opi­nión pú­bli­ca tie­ne el de­re­cho a du­dar.

Por es­ta ra­zón, no se­ría una ma­la idea dar­le al SII un ma­yor gra­do de au­to­no­mía del Po­der Eje­cu­ti­vo, de mo­do que el uso que ha­ga de la dis­cre­ción que le per­mi­ten sus gran­des atri­bu­cio­nes no sean sospechosas de ar­bi­tra­rie­dad po­lí­ti­ca ni de otro ti­po. Se po­dría cam­biar la ac­tual fi­gu­ra le­gal del SII, des­de un ser­vi­cio pú­bli­co de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, y cu­yo di­rec­tor es nom­bra­do a dis­cre­ción por el Eje­cu­ti­vo, a una fi­gu­ra si­mi­lar a la que tie­ne la Fis­ca­lía Na­cio­nal Eco­nó­mi­ca (por ejem­plo), don­de el di­rec­tor es de­sig­na­do de una ter­na pro­pues­ta por el sis­te­ma de Al­ta Di­rec­ción Pú­bli­ca, du­ran­do cua­tro años en su car­go pu­dien­do ser re­no­va­do por una so­la vez. Es­te di­rec­tor pue­de ser ce­sa­do en sus fun­cio­nes só­lo por cau­sa­les muy pre­ci­sas es­ta- ble­ci­das por ley y no a dis­cre­ción del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. El SII pa­sa­ría a ser, en es­te ca­so, un ser­vi­cio pú­bli­co des­cen­tra­li­za­do, con per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca y pa­tri­mo­nio pro­pio, in­de­pen­dien­te de to­do or- ga­nis­mo o ser­vi­cio, y so­me­ti­do só­lo a la su­per­vi­gi­lan­cia del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da.

Una op­ción más ra­di­cal se­ría que el SII to­ma­ra una fi­gu­ra como la de la Fis­ca­lía Na­cio­nal, en cu­yo ca­so su di­rec­tor es ra­ti­fi­ca­do por las dos ter­ce­ras par­tes del Se­na­do. En cual­quier ca­so, lo im­por­tan­te es te­ner una ins­ti­tu­ción cu­yo po­der, a ojos de la opi­nión pú­bli­ca, no sea usa­do en for­ma ar­bi­tra­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.