¿No hay o no se atre­ven a sa­lir?

La Tercera - - DEPORTES - Ro­lan­do Ji­mé­nez Cris­tián Al­fa­ro Jai­me Pa­ra­da Ma­rialy Ri­vas Ja­vie­ra Me­na Florencia Es­pi­ñei­ra

Esteban Pa­re­des, de­lan­te­ro de Col o Co­lo, com­pa­re­ció en con­fe­ren­cia de pren­sa un lu­nes de mar­zo del año 2011. Un trá­mi­te co­ti­diano pa­ra cual­quier fut­bo­lis­ta de éli­te. Sin em­bar­go, una de las cues­tio­nes f o r mu­la­das aquel día al ju­ga­dor, se sa­lió li­ge­ra­men­te del guión. Al ata­can­te al­bo se le plan­teó un su­pues­to tan sen­ci­llo que no in­vir­tió de­ma­sia­do tiem­po en me­di­tar su res­pues­ta. “Yo creo que hay que echar­lo”, ma­ni­fes­tó con con­tun­den­cia. Lo que se le ha­bía con­sul­ta­do era có­mo reac­cio­na­ría si tu­vie­ra que com­par­tir ca­ma­rín con un fut­bo­lis­ta ho­mo­se­xual.

“Sin nin­gu­na du­da esa fra­se ex­pre­sa el sen­tir ge­ne­ral. Los de­por­tis­tas de éli­te pro­ba­ble­men­te es­tén dis­pues­tos a ser po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos, a no ver­ba­li­zar­lo, pe­ro en el fon­do com­par­ten lo que se­ña­ló Pa­re­des. Hay de­por­tis­tas en es­tos de­por­tes, hom­bres y mu­je­res, que me cons­ta que son gays o les­bia­nas, pe­ro es­tán den­tro del clo­set por­que el cos­to que pa­ga­rían en su dis­ci­pli­na es com­ple­jo to­da­vía”. Así es como con­den­sa Ro­lan­do Ji­mé­nez, lí­der del Mo­vi­mien­to de In­te­gra­ción y Li­be­ra­ción Ho­mo­se­xual (Mo­vilh), el sen­tir ge­ne­ral de los de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les en ma­te­ria de acep­ta­ción de la di­ver­si­dad se­xual.

“De he­cho hay un gran de­por­tis­ta chi­leno, que ha ga­na­do mu­chas me­da­llas y que es ho­mo­se­xual. Su círcu­lo ín­ti­mo, sus ami­gos, yo creo que in­clu­so sus com­pa­ñe­ros de dis­ci­pli­na, sa­ben que es ho­mo­se­xual, pe­ro no se atre­ven a se­ña­lar­lo ni se atre­ven a re­co­no­cer­lo”, pro­si­gue el pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­ción, con­ven­ci­do de que el mie­do al re­cha­zo se tra­du­ce ca­si siem­pre en si­len­cio.

“Me pa­re­ce­ría sor­pren­den­te que un de­por­tis­ta pro­fe­sio­nal re­co­no­cie­se su ho­mo­se­xua­li­dad pú­bli­ca­men­te, p e r o so­bre to­do creo que es no­ci­vo que no lo ha­gan, por­que son lí­de­res de opi­nión, y el ha­cer­lo po­dría ayu­dar mu­cho a avan­zar en es­te sen­ti­do”, ma­ni­fies­ta al res­pec­to Jai­me Pa­ra­da, ac­ti­vis­ta po­lí­ti­co en la lu­cha por los de­re­chos de la co­mu­ni­dad LGTB y con­ce­jal por la co­mu­na san­tia­gui­na de Pro­vi­den­cia.

Una opi­nión que sus­cri­be la can­tan­te y com­po­si­to­ra chi­le­na Ja­vie­ra Me­na. “Hay de­por­tes como el fút­bol que son to­da­vía de­ma­sia­do ho­mó­fo­bos, so­bre to­do en el ám­bi­to de las barras, pe­ro si un fut­bo­lis­ta se de­cla­ra­se pú­bli­ca­men­te ho­mo­se­xual, se­ría al­go re­vo­lu­cio­na­rio. Por­que los fut­bo­lis­tas aquí son hé­roes del país y po­drían cam­biar la opi­nión del pue­blo”, sos­tie­ne la ar­tis­ta, quien re­cien­te­men­te con­fe­só su ho­mo­se­xua­li­dad y quien afir­ma sen­tir­se or­gu­llo­sa de “ser la pri- “Hay un gran de­por­tis­ta chi­leno, que ha ga­na­do mu­chas me­da­llas y que es ho­mo­se­xual” “Sa­bien­do lo que era, en­tre ju­gar a fút­bol y vi­vir tran­qui­lo, ele­gí vi­vir tran­qui­lo” “Creo que es no­ci­vo que los de­por­tis­tas no re­co­noz­can su ho­mo­se­xua­li­dad” “La neu­ro­sis que na­ce del he­cho de te­ner que com­par­tir ca­ma­rín es ri­dí­cu­la, pe­ro exis­te” “Si un fut­bo­lis­ta se de­cla­ra­se ho­mo­se­xual se­ría al­go re­vo­lu­cio­na­rio” “Re­co­noz­co que soy gay pa­ra que to­dos lo ha­gan y de­je de ser no­ti­cia” me­ra mu­jer en de­cir­lo pú­bli­ca­men­te aquí en Chile”.

Me­nos op­ti­mis­ta que Me­na y Pa­ra­da se mues­tra la ci­neas­ta crio­lla Ma­rialy Ri­vas, quien ta­cha la ho­mo­fo­bia im­pe­ran­te en la so­cie­dad chi­le­na de “gran im­be­ci­li­dad”, pe­ro quien no au­gu­ra gran­des avan­ces en ma­te­ria de to­le­ran­cia den­tro del ám­bi­to de­por­ti­vo: “En el de­por­te, fun­da­men­tal­men­te en el mas­cu­lino, la cues­tión gay es­tá bien ta­pa­da. Es­ta neu­ro­sis que na­ce del he­cho de te­ner que com­par­tir ca­ma­rín es ri­dí­cu­la, pe­ro exis­te. En Chile se es­tá to­da­vía de­ma­sia­do le­jos de po­der ha­blar de es­te te­ma. Si los de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les no sa­len del clo­set es por­que sa­ben que si lo ha­cen, los van a ha­cer pol­vo”, ma­ni­fies­ta la rea­li­za­do­ra.

El ca­so Fas­ha­nu

El ca­so de ho­mo­fo­bia más te­rri­ble acon­te­ci­do en el mun­do del de­por­te, tu­vo lu­gar en el Reino Uni­do. Na­ci­do en 1961, el fut­bo­lis­ta de as­cen­den­cia ni­ger i a na Jus­tin Fas­ha­nu se con­vir­tió en el primer ju­ga­dor ne­gro de la his­to­ria de la Pre­mier Lea­gue en ser tras­pa­sa­do por un mi­llón de li­bras es­ter­li­nas. Pe­ro Jus­tin, que lle­gó a ser en su ju­ven­tud cam­peón ama­teur de bo­xeo en In­gla­te­rra –pro­ba­ble­men­te cons­cien­te de los gol­pes que ha­bría de de­pa­rar­le la vida- fue tam­bién un pio­ne­ro, un hom­bre ade­lan­ta­do a su tiem­po, por otro mo­ti­vo.

Brian Clough, his­tó­ri­co téc­ni­co de Not­ting­ham Fo­rest en la épo­ca de la lle­ga­da al club de Fas­ha­nu, de­jó es­cri­to en un li­bro au­to­bio­grá­fi­co el si­guien­te epi­so­dio; una aca­lo­ra­da dis­cu­sión en la que el DT tra­ta­ba de “a l e c c i o na r ” a su pu­pi­lo: “¿A dón­de vas si quie­res una re­ba­na­da de pan?, le pre­gun­té. ‘Al pa­na­de­ro, su­pon­go’. ¿A dón­de vas si quie­res una pa­ta de cor­de­ro? ‘ Al c a r ni c e r o’ . ¿En­ton­ces por qué si­gues yen­do a ese mal­di­to club de ma­ri­co­nes?”.

En 1990, Jus­tin Fas­ha­nu se con­vir­tió en el primer fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal en ac­ti­vo en re­co­no­cer pú­bli­ca­men­te su ho­mo­se­xua­li­dad. En mar­zo de 1998, mar­gi­na­do ya por la ma­yo­ría de los clu­bes en los que ha­bía tra­ta­do de re­lan­zar su ca­rre­ra, fue acu­sa­do de agre­dir se­xual­men­te a un me­nor. El 3 de ma­yo de ese mis­mo año, se qui­tó la vida en un ga­ra­je aban­do­na­do del mu­ni­ci­pio lon­di­nen­se de Sho­re­dicht. “Me he da­do cuen­ta de que ya he si­do con­de­na­do cul­pa­ble”, co­men­za­ba la no­ta de sui­ci­dio ha­lla­da jun­to al ca­dá­ver del ju­ga­dor. Las in­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res con­clu­ye­ron, sin em­bar­go, que no exis­tía prue­ba al­gu­na ca­paz de vin­cu­lar a Fas­ha­nu con el de­li­to que se le impu­taba. A Fas­ha­nu no lo ma­tó la apre­ta­da so­ga que dis­pu­so al­re­de­dor de su cue­llo, sino la afi­la­da len­gua de una so­cie­dad in­to­le­ran­te y dis­cri­mi­na­to­ria.

El ori­gen del mie­do

Cris­tián Al­fa­ro tie­ne 39 años y tra­ba­ja como co­mer­cial en una em­pre­sa de compu­tacio­nes. No co­no­ce la his­to­ria de Fas­ha­nu, pe­ro siem­pre qui­so ser fut­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal. Y a pun­to es­tu­vo de lo­grar­lo: “Yo ju­gué en Pa­les­tino en los 80, en to­das las ca­te­go­rías in­fe­rio­res, y lle­gué a en­tre­nar con el primer plan­tel. Pe­ro con lo que yo sa­bía, sa­bien­do lo que yo era, pen­sé que no po­dría se­guir. Me fa­lló la ca­be­za por­que no sa­bía có­mo iba a reac­cio­nar la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.