El hé­roe de Ba­ri­nas

La Tercera - - DEPORTES - Ale­jan­dro Már­quez

Ale­jan­dro Már­quez se ro­bó to­das las mi­ra­das. Se ju­ga­ban trein­ta mi­nu­tos del p r i mer tiem­po. Zamora y Pa­les­tino em­pa­ta­ban sin go­les en el es­ta­dio La Ca­ro­li­na, en Ba­ri­nas. El equi­po lo­cal no dis­mi­nuía la in­ten­si­dad y Pa­les­tino se de­fen­día como po­día.

No es fá­cil ju­gar fút­bol en la ciu­dad lla­ne­ra. El ca­lor in­ce­san­te y la al­ta hu­me­dad di­fi­cul­ta to­do. El equi­po ára­be sin­tió la pre­sión, pe­ro no ba­jó los bra­zos y, aun­que en ese mo­men­to del par­ti­do no te­nía la pe­lo­ta, nun­ca de­jó de co­rrer.

Los lo­ca­les es­ta­ban más cer­ca de abrir la cuen­ta y Pablo Gue­de, ha­cien­do una bue­na lec­tu­ra del par­ti­do, or­de­nó el re­tro­ce­so de su equi­po. Fue­ron só­lo diez o quin­ce me­tros, pe­ro la apues­ta de vol­ver a con­tro­lar la pe­lo­ta re­sul­tó. Acier­to del téc­ni­co, que en­con­tró gran res­pues­ta de sus fut­bo­lis­tas, so­bre to­do de Már­quez, quien se plan­tó con au­to­ri­dad en la mi­tad de la can­cha y le de­vol­vió el ai­re a su es­cua­dra.

El re­po­si­cio­na­mien­to del cua­dro chi­leno le va­lió el con­trol del jue­go y, so­bre el fi­nal del primer tiem­po, le otor­gó la ven­ta­ja. Una ju­ga­da por la de­re­cha, ba­lón al cen­tro que de­ja muer­to Ti­bu­rón y Már­quez, lle­gan­do des­de atrás, re­ma­ta des­de la fron­tal a un rincón con la pier­na de­re­cha. Gol. Eu­fo­ria co­lec­ti­va. El mi­nu­to de glo­ria.

El gol só­lo po­día ano­tar­lo el me­dio­cam­pis­ta, quien em­pu­jó sin des­can­so a su equi­po ha­cia el ar­co con­tra­rio, ha­cien­do ga­la de mu­cho co­ra­je y pier­na fuer­te, pe­ro tam­bién de mu­cho cri­te­rio y cla­ri­dad pa­ra ad­mi­nis­trar el jue­go y ayu­dar a Ja­son Silva en la ge­ne­ra­ción de fút­bol.

“El pro­fe siem­pre me pi­de que lle­gue por el cen­tro e in­ten­te ter­mi­nar la ju­ga­da. Por suer­te sa­lió un buen gol y qué me­jor que ha­ya ser­vi­do pa­ra ob­te­ner nues­tros pri­me­ros tres pun­tos en la Co­pa Li­ber­ta­do­res”, di­ce, hu­mil­de, el me­jor ju­ga­dor de la can­cha en Ve­ne­zue­la.

Se­gún el vo­lan­te, lo más im­por­tan­te, más que el gol, el triun­fo o in­clu­so la fi­gu­ra­ción como ar­tí­fi­ce del “Un triun­fo, so­bre to­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal, au­men­ta la mo­ral y nos da una in­yec­ción aními­ca”. “El ca­mino to­da­vía es lar­go; no pue­do ma­rear­me por un gol. Es lin­do to­do, pe­ro no se pue­de per­der el fo­co”. primer tan­to del cua­dro de co­lo­nia en la fa­se gru­pal de Co­pa Li­ber­ta­do­res des­pués de 37 años, es que “el equi­po, en ge­ne­ral, re­to­mó la in­ten­si­dad de par­ti­dos an­te­rio­res”. Y aña­de: “Ve­nía­mos tris­tes por no ha­ber con­se­gui­do los re­sul­ta­dos que que­ría­mos en los úl­ti­mos par­ti­dos. Por lo mis­mo, un triun­fo, y so­bre to­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal, au­men­ta la mo­ral y nos da una in­yec­ción aními­ca pa­ra en­fren­tar los pró­xi­mos desafíos, aun­que tam­bién nos de­ja la va­ra al­ta. Si ga­na­mos en Co­pa Li­ber­ta­do­res y fui­mos el equi­po que sa­có la ca­ra por el país, no po­de­mos dar ven­ta­ja en el tor­neo lo­cal. Se­gu­ro que ha­ber ga­na­do en Ve­ne­zue­la nos ayu­da­rá un mon­tón”.

Sin mi­rar atrás

El na­ci­do en Lon­co­che ha­ce ape­nas 23 años pa­re­ce de­ci­di­do a no mi­rar nun­ca atrás. An­tes de lle­gar a Pa­les­tino, tu­vo pa­sos de es­ca­so bri­llo por Unión Te­mu­co -club due­ño de su pa­se- y Uni­ver­si­dad de Chile, no obs­tan­te, re­co­no­ce que “el ca­mino to­da­vía es lar­go”. “No pue­do ma­rear­me por un gol”, di­ce; “es muy lin­do to­do, pe­ro no se pue­de per­der el fo­co. En Pa­les­tino tam­po­co la he te­ni­do fá­cil, pe­ro Pablo Gue­de me ha da­do mu­cha con­fian­za. Ha si­do fun­da­men­tal en el al­za de mi jue­go. De a po­co me ha ido dan­do opor­tu­ni­da­des y me di­ce que las es­toy apro­ve­chan­do, que me ha vis­to bien. Yo só­lo es­pe­ro po­der se­guir ra­ti­fi­can­do eso, pe­ro siem­pre pen­san­do en el bien del equi­po. Si me to­ca se­guir bai­lan­do con la bo­ni­ta, como se di­ce, se­rá aún me­jor, pe­ro lo fun­da­men­tal es que el equi­po se re­en­cuen­tre y po­da­mos se­guir ob­te­nien­do bue­nos re­sul­ta­dos”, sen­ten­cia el vo­lan­te. Y aña­de: “Siem­pre cuan­do al­guien jue­ga bien se le des­ta­ca en de­ma­sía, pe­ro na­da se­ría po­si­ble si no fue­ra por el cuer­po téc­ni­co y los com­pa­ñe­ros. Eso lo ten­go más cla­ro que nun­ca en Pa­les­tino”.

Ayer só­lo hu­bo tiem­po pa­ra el des­can­so, pe­ro des­de hoy Már­quez, y to­do el plan­tel de­ben se­guir pen­san­do en el fu­tu­ro. “El domingo con­tra Iqui­que es una nue­va ba­ta­lla”, di­ce el hé­roe de Ba­ri­nas. “Lo de Zamora y el gol ya es só­lo una lin­da anéc­do­ta”, cul­mi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.